En las Rocosas se perdió la magia… por muy poco.

Habían pasado dos semanas desde que los Giants nos ganasen en la última serie que nos enfrentó a ellos. Ahora los Rockies nos vuelven a infringir una derrota en un serie. En aquella ocasión, los Padres vencieron en el último juego para evitar la barrida y ahora tras vencer en el primer juego de la serie, los Rockies se rehicieron y lograron imponerse en casa a los de San Diego.

Pero la clave de este comentario no es que se ha vuelto a perder en una serie, mi mucho menos. La clave de todo esto, es que han pasado dos semanas increíbles en donde la derrota no era más que un vano recuerdo del comienzo de temporada y se llegó a cosechar una racha de 10 victorias en 11 juegos. Y por supuesto, las series caían de nuestro lado, una tras otra.

Formidable pues la racha final de los Padres en el mes de Agosto que provoca que San Diego haya acumulado 18 juegos triunfales, que más los 15 del mes de Julio son un indicativo más de lo positivo de los Padres en esta recta final de temporada y de la buena pinta que podría tener el 2013 a poco que las lesiones respeten a los nuestros.

Septiembre no ha comenzado tan bien como habíamos terminado el mes de Agosto y después de caer con estrépito frente a los locales, en el juego del pasado sábado, el domingo las cosas fueron bastante diferentes y se pudo disfrutar de un maravilloso juego, a pesar de la derrota.

Los HRs hicieron acto de presencia, sobre todo del lado de los Rockies. Pero del lado de los Padres, a pesar de quedarnos muy cortos de cara a la victoria, hay que destacar, y mucho, el buen hacer de Headley y Amarista, que lograron batir incluso marcas personales.

Amarista lograba su record personal con cinco hits, convirtiéndose en uno de los más destacados del juego, aunque su compañero Headley le superaría al lograr impulsar seis carreras con cuatro hits, lo que supone un nuevo tope en su carrera profesional y que de paso le confirma como un pelotero que será fundamental en el esquema de los Padres en el futuro, ya que con 10 HRs y 31 carreras impulsadas en el pasado mes de Agosto se ha convertido en un máximo exponente ofensivo, no solo de los Padres, sino de las Mayores, en este excelente mes que ya nos ha abandonado.

Pero ahora hay que mirar hacia el futuro y sin duda hay dos cosas que destacan sobre manera en lo que ha de venir de inmediato. Lo primero es la primera confrontación entre Gonzo y los Padres, después del mega-cambio entre Boston y L.A. y por otro lado el retorno de Andrew Cashner a la rotación, lo que propiciará, muy posiblemente, una rotación de seis hombres.

En lo que se refiere a lo de Gonzo, bueno es normal que nos lo encontrásemos en el camino de los Padres (ya nos enfrentamos a Boston la temporada pasada), pero verlo del eterno rival y peleando contra los Padres tan seguido será sin duda un shock. Shock que durará tan solo la primera serie frente a ellos en L.A. y la primera en la que rinda visita al PETCO Park. Pero si los Padres arman un equipo que contienda el año que viene, no importará si está Gonzo u otro enfrente nuestra. Habrá que apretar los dientes y luchar por cada triunfo como si nos fuera la vida en ello (es que el año que viene se plantea la división tremenda) y sin demasiados miramientos por el rival que tengamos enfrente.

Obviamente a la prensa le encantarán los titulares del tipo “Gonzo vs Padres”, pero lo cierto es que por encima de ver a Adrian Gonzalez con el uniforme azul, me inclino a preferir fijarme en el uniforme de los Padres que espero que luzca Headley el año que viene, junto con Quentin, Street, Alonso, Grandal y compañía.

Los nuestros son los que realmente importan e importarán en el futuro, por mucho que les tengamos mucho cariño (y les deseemos lo mejor) a tantos peloteros que se marcharon de esta casa y ahora nos los encontramos por el camino.

Respecto a la rotación de seis, bueno… Me encanta saber que Cashner está de vuelta. Es un pelotero que me encanta y que deseo enormemente que pueda llegar a demostrar su enorme valía como lanzador, y por supuesto que llegue a ser una de las piezas clave en el futuro éxito de los Padres.

Una muy interesante incorporación que a la que le se une a de Anthony Bass, en esta semana en L.A. Otro pelotero al que le tengo y cariño especial, ya que tuve el inmenso honor de entrevistar este año, justo antes del comienzo de la temporada.

Con todo ello lo que tenemos servida en la mesa, es la lucha de los lanzadores de los Padres, de cara a la rotación del 2013 y del roster de la próxima temporada, ni más ni menos. Y es que si tenemos en cuenta que llevarán refuerzos y que desde la lista de lesionados llegarán una marea de lanzadores dispuestos a recuperar el tiempo perdido, lanzar para los Padres en el tramo final de la temporada será mucho más fácil que lanzar para los Padres en el 2013.

¡Y todavía habrá quien piensa, que el tramo final de la temporada para un equipo sin aspiraciones a la postemporada es aburrido!

¡Ni mucho menos, oiga!

Hasta muy pronto desde España.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: