El “Grupo Padres” trae el equilibrio a San Diego.

Por fin el equilibrio que los Padres tanto necesitaban, ha llegado esta semana. Un equilibrio llegado desde Denver a San Diego tras la aprobación por parte del resto de propietarios de Las Mayores, de la venta de nuestro querido equipo por el “Grupo Padres”.

Así se hace llamar el grupo formado por miembros de la familia O´Malley, el golfista profesional Phil Mickelson y Ron Fowler, director ejecutivo de Liquid Investments y que se convertirá en el propietario controlador y presidente ejecutivo. Este grupo ha sido el encargado de devolver la estabilidad a una organización que viajaba desde 2009 sin un rumbo demasiado fijo en lo que a la cúpula de poder se refiere, ya que desde que Moorad tratase de hacerse con el equipo en esas fechas hasta ahora, nada se pudo concretar, con lo que se hipotecaba cada vez más nuestro futuro. Tres años después y 300 millones más de diferencia entre los 500 que habría pagado en teoría Moorad y los 800 que el nuevo grupo va a pagar, San Diego por fin puede ver su futuro con bastante más claridad lo que podíamos verlo a comienzos de año.

Un grupo que pronto se ha apresurado en dar un voto de confianza a los que hasta ahora manejan el timón de esta nave, como son el caso del director ejecutivo Tom Garfinkel y del director general Josh Byrnes, como nuestra de estabilidad de la sociedad.

Pero el trabajo que le espera al grupo de nuevos dueños será inmenso, si se pretende devolver a San Diego al lugar donde llegó a estar en 1984 y 1998. Es cierto que Kevin y Brian O’Malley, hijos del ex propietario de los Dodgers de Los Angeles Peter O’Malley, y Peter y Tom Seidler, sobrinos de Peter O’Malley, tienen experiencia de sobra en esto como para saber lo que hace falta para devolver la ilusión a la fanaticada de San Diego, a base de buenos resultados.

Unos buenos resultados que habran de venir dando un giro de 180 grados a la política de austeridad económica que hasta esta temporada había imperado en el equipo, a la hora de contratar a peloteros que nos brinden momentos de gloria para el equipo. Siempre he comentado que en el deporte ha habido en sobradas ocasiones la demostración de que el dinero no lo es todo, pero a veces para contratar determinadas piezas que te den el salto de calidad necesario, o para retener algunas que te han dado el salto de calidad, hace falta tener un bolsillo algo profundo.

Pero sobre la mesa también habrá otros temas que no solo serán la cuestión de invertir e invertir en peloteros de relumbrón, sino que habrá otros factores importantes a la hora de poder diseñar un equipo competitivo de verdad en un 2013 que cada vez se presenta como mayores garantías para los Padres.

En primer lugar las vallas del PETCO y su modificación será unos de los primeros puntos a tener encima de la mesa de los nuevos propietarios de cara a confeccionar un roster de garantías para el 2013 y el futuro. Los fans de los Padres parecen tenerlo claro y la directiva parece que ya se ha pronunciado en el sentido que las actuales dimensiones del PETCO Park, podrían verse alteradas para potenciar una ofensiva que sea más eficaz que la actual. Este tema deberá ser debatido por los nuevos dueños, pero a nadie se le escapa que acercar las vallas parece tan inminente como la finalización de la compra del equipo.

Es debatible si es preferible basarnos fuertemente en la loma con las vallas como están o no, pero lo que está claro es que el espectáculo en el PETCO Park mejoraría notablemente si se acercan las vallas. Además, la racha actual que el equipo ha vivido en los últimos juegos se ha producido fundamentalmente fuera del PETCO Park y con resultados ofensivos más notables que los que se pueden ver en casa. Pareciese que nuestros chicos sacan mejores registros estadísticos fuera que dentro. Este factor podría ser un factor positivo a tener en cuenta, sobre todo si se tiene una loma fuerte, sin tantas lesiones, que con las vallas más cerca seguiría siendo un puntal básico en las aspiraciones de los Padres, por encima de la ofensiva (claramente por encima).

Otro tema de relevancia será como se combina la contratación de peloterios de garantías con la llegada de jóvenes talentos al equipo de Las Mayores. Amaraista (que no es un producto de nuestra granja, pero que vino de la mano de un canje de un elemento de la misma) y Grandal están dejando claro que la llegada de jóvenes talentos al equipo es un hecho. Por ellos mismos no se va lograr un 2013 soberbio, pero su llegada será clave para que con refuerzos necesarios, se empiece a ver el gran potencial de futuro que tienen los Padres en la recámara.

Lo previsible de este 2012 no sea un año de postemporada, hará que más jóvenes talentos lleguen al equipo grande y puedan demostrar tener un hueco cada vez mayor en el roster de un futuro muy próximo. Por otro lado se está haciendo mucho bien al equipo con las extensiones de contrato de Quentin y Street, al tiempo que no canjear a Headley este verano ha dejado claro que no nos vamos a desprender así como así de las joyas que tenemos en nuestro roster (algo de lo que estábamos bastante acostumbrados en estos lares).

Todo esto determinará el payroll del próximo año, lo que es algo que todos anhelamos saber lo antes posible para empezar a hacernos una idea como serán las contrataciones de cara a la próxima temporada y que como he comentado estarán influenciadas por la granja y el potencial actual del roster que ha visto subir como la espuma su nivel competitivo de un tiempo a esta parte ( y teniendo en cuenta que la loma no cesa de sufrir contratiempos en forma de lesiones desde el comienzo de la temporada 2012).

Otro facto para ser optimista de cara al próximo año es que nuestra división es inpredecible y con dos comodines para la Nacional más todavía. De un año para otro, cualquier equipo puede pasar de estar arriba a estar abajo o viceversa. E incluso sin cambiar en exceso su roster. Lo loco de esta división es un factor positivo para nosotros, porque se abren de un modo inmenso nuestras opciones de un nuevo amanecer. Sobre todo teniendo en cuenta los dos comodines en juego en la Nacional, a parte del título divisional al que en los últimos años todos los equipos han aspirado a él, e incluso  en casi todos los casos conquistado.

Así pues el equilibrio de saber realmente que comandará el destino de los Padres en la siguiente era y la esperanza de que esta era sea gloriosa, son dos sentimientos que se han instalado en San Diego. Todo ello en una semana en la que hemos visto como tras vencer la serie frente a los Piratas y comenzar venciendo a los Bravos de Atlanta, ni la serie frente a estos ni frente a San Francisco se pudo vencer (aunque sin caer barridos).

Lo mejor de todo fueron los dobles dígitos en el casillero de victorias que por fin llegó para un lanzador de los Padres en este año (Richard logró la décima victoria de la temporada en el juego que cerraba la serie frene a los Giants y cerraba la semana).

Bueno, eso y por supuesto el equilibrio que llega a San Diego en forma de esperanza en el futuro, incluso en el más cercano.

Hasta muy pronto desde España.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: