agosto 2012

Los Padres se asoman al futuro con la llegada de Casey Kelly.

Semana de escobas, recuerdos del pasado y miradas al futuro.

Los Padres de San Diego están tan en racha que parece que estuviésemos al rojo vivo. Dos barridas consecutivas nos colocan en una situación casi inmejorable para poder alcanzar a los D-Backs, a pesar de la tremenda ventaja que los del desierto todavía nos tienen. Pero con más de un mes por delante, los Padres bien parece que aspirarán a la tercera plaza del Oeste en la recta final del campeonato y sentarán las bases para que en el 2013 podamos aspirar a posiciones aún más altas.

Todo esto nos coloca con un balance de 59-70 lo que incluso nos hace plantearnos si incluso se podrán alcanzar las 81 victorias en los 33 que restan de temporada. Y es que hemos pasado de ser el peor equipo de las Mayores en los dos primeros meses, acumulando un balance de 19-40, a acumular un balance positivo de 40-30 en los siguientes 70 juegos (un porcentaje de victorias/derrotas de 0,572).

Es complicado salvar la temporada, para que esta no sea un año con balance por debajo del .500, pero las bases que se están asentando en San Diego para el año que viene recuerda tanto al 2009 y lo que posteriormente vivimos en el 2010, que toda la fanaticada está más que ilusionada. Nuevos dueños, posible cambios de las dimensiones del PETCO Park (acercando las vallas), extensión de peloteros de postín y efectividad y llegada de tremendo talento desde la granja, son ingredientes que hace que las expectativas suban como la espuma para aquellos que llevamos a los Padres en la sangre.

Y en lo que se refiere a la llegada de talentos procedentes de la granja al equipo grande, hay que decir que esto no se ciñe exclusivamente a Grandal y su tremendo impacto de su llegada al equipo de las Mayores. En lo loma ya se está dejando ver cosas tremendas y beneficiosas para nuestro futuro, como fue el caso de Werner que frente a los Piratas logró su primera victoria en las Mayores, cediendo tan solo dos carreras en seis entradas. El martes le volveremos a ver frente a los Bravos de Atlanta con Kris Medlen en frente suya. Aunque esta semana no será el gran protagonista de la loma de los Padres, ya que Casey Kelly debutará el lunes (también frente a los Bravos) y eso es una noticia que la fanaticada estaba esperando darla a bombo y platillo.

Un Casey Kelly que fue la pieza clave de Adrian Gonzalez a los Medias Rojas. Ahora es el momento de que Kelly demuestre quien salió ganando realmente del canje que San Diego y Boston efectuaron un su día, ahora que el Titán ha recalado en nuestro rival.  Un canje que viene a demostrar la tremenda debacle de los de Massachusetts y el empuje económico que los nuevos Dodgers poseen en la recta final de la temporada.

No se puede catalogar el canje con otro apelativo que no sea el de Impresionante.

Adrián González, Josh Beckett y Carl Crawford pasan a nuestro vecino del norte, dejando en Boston a James Loney, el pitcher Allen Webster y el infielder puertorriqueño Iván De Jesús Jr., además de un par de jugadores que serán anunciados después, lo que supone el canje más grande en la historia de los Dodgers.

Esto coloca la división del Oeste para el año que viene de color de hormiga, ya que el canje no solo que les refuerza enormemente de cara a la lucha que están teniendo con San Francisco por el cetro del Oeste, sino que convierte al Oeste de la Nacional en un auténtico infierno si los Padres se refuerzan convenientemente para la lucha (y créanme que lo haremos).

“Ladies and gentleman… welcome to the west jungle”. Sin lugar a dudas ese será el titular del blog que el año que viene escribiré cuando empecemos a repasar la división a comienzos de temporada. O tal vez lo titule “el mundo al revés”, por que Adrian Gonzalez en Los Angles y la familia O´Malley en San Diego…

Este mundo no para de rodar y si antes en L.A. se celebraban títulos en casi todos los deportes, ¿por qué no celebrarlos ahora en S.D.?

Y el mundo que no para de rodar, jajajajaja. ¿Dónde iremos a parar?

Hasta pronto desde España.

Everth Cabrera: Otro factor más en la recuperación de S.D.

Pensar en Everth Cabrera es pensar en la velocidad y en el robo de bases. Y efectivamente ese es uno de los factores más importantes que el pelotero nicaragüense puede brindar a los Padres, factor que por cierto resulta determinante en el buen hacer de un equipo que no posee una demoledora ofensiva.

24 robos de base con un 100% de efectividad hablan por sí mismo (es el pelotero de los Padres con más número de robos en esta temporada, superando en un robo a Cameron Maybin). Además hay que tener en cuenta que se coloca como el séptimo pelotero que más carreras ha anotado con 32 carreras en su haber, pero con tan solo 83 juegos disputados mientras que los que le superan todos han disputado más de 100 juegos (a excepción del impresionante Carlos Quentin que con tan solo 67 juegos en su haber ha anotado 35 carreras e impulsado 39). Y no solo eso, sino que también es el sexto hombre en número de hits con 68, pero con la misma rémora de antes (tan solo 83 juegos disputados en esta temporada).

Una ayuda decisiva para unos Padres carente de una ofensiva brutal y que ve en su porcentaje de embasarse de .324 (con un porcentaje de bateo de tan solo .245, pero con 29 pasaportes a primera hasta ahora) y en su efectividad en el robo de base, una salida vital para anotar carreras y para luchar por victorias.

Evidentemente para nosotros colocar a hombres en posición de anotar es fundamental, cuando el bate flojea más de la cuenta. Y si un corredor hace 24 robos de bases en 24 intentos, bendita sea su presencia en el line-up. Ese el caso de uno de los peloteos hispanos más queridos para la faniticada de San Diego, que hasta ahora ha tenido un tortuoso caminar hasta la consolidación definitiva en las Mayores, que por fin parece que haberse producido en esta temporada en donde tanto talento oculto procedente de las Menores, ha salido a la luz para regocijo de los Padres.

Y en verdad que ha sido tortuoso su caminar hacia su objetivo de hacerse un hueco en las Mayores.

Ya el año pasado, Everth Cabrera estuvo a punto de comenzar la temporada en el equipo de la Gran Carpa, pero finalmente lo tuvo que hacer en Tucson. Trabajó durísimo en la pelota invernal del 2011, demostrando tenacidad, constancia y sacrificio, a pesar de que se le aconsejara descanso. Pero su incansable sueño de lograr afianzarse en las Mayores, le llevo a seguir preparándose en el inverno de cara a la temporada 2011, logrando junto con los Yaquis de Obregón hacer historia para México, al lograr ganar la Serie del Caribe.

Afrontaba su periplo mexicano, con muchas dudas e incertidumbre en como se desarrollarían las cosas en el 2011, después de haber irrumpido sorpresivamente en el roster de los Padres en un buen 2009 y de perdiese en las profundidades el abismo tras un negro 2010 para él. Pasó de batear .255, con un porcentaje de embasarse de .342, con 25 robos, 8 triples y 18 dobles en 103 juegos, a no recuperarse de un mal inicio de campaña al bate en el 2010, unido a una lesión que terminaría arruinando su temporada.

Y fue precisamente ese mal 2010, lo que hizo que Cabrera no quisiese bajar la guardia, ni rendirse ante la adversidad y tratar de lograr mejorar con un intenso invierno, en donde brilló al bate con Obregón, con promedio de .301 en 83 turnos, con porcentaje de embasarse de .404 y ocho bases robadas. Esto le condujo a una prometedora primavera con los Padres, en donde disputó 28 juegos, con un porcentaje de bateo de .237, con 59 turnos de bateo, logrando 14 hits (dos dobles y un triple), con cinco carreras impulsadas y habiéndose robado cuatro bases. Unos números que parecía que le darían la oportunidad que estaba buscando tan arduamente.

Pero justo en el último momento, el fichaje de Alberto González, para profundizar en el infiled de los Padres, le dejaba fuera del roster de los Padres y le forzaba a comenzar el año en las Menores. Un año 2011, en donde terminó disputando tan solo dos juegos en la Gran Carpa, defendiendo nuestros colores.

Sin embargo en el pasado invierno, la estrategia de Cabrera ha sido distinta a la del año pasado. En parte debido a sus circunstancias personales, ya que a pesar de haber tenido algo de pelota invernal con los Yaquis de Obregón, finalmente el nacimiento de su hijo le llevó a dejar el equipo en la recta final del año, para centrarse en ese momento tan especial para su familia y plantearse la preparación para el Spring Training de otra manera.

Como él mismo comentaba, los Yaquis estaban clasificados para los play offs de la Liga Mexicana del Pacífico, que arrancaban su postemporada el primero de enero, y no sería justo ir a México y luego devolverse a Estados Unidos para el nacimiento de su hijo. Esto no le daría muchos turnos de bateo y tampoco estaría el tiempo que necesita para tomar el ritmo necesario para rendir óptimamente para Obregón ni tampoco para tomar el ritmo que él desea alcanzar de cara al Spring Training.

Así pues, debido a su situación, con pocos turnos de bateo en el horizonte del mes de Enero, no habría mucha diferencia entre jugar con Obregón o descansar junto a su familia en el mes pasado, pensando en la preparación para pelear un puesto en el Spring Training y lograr el objetivo de quedarse en el equipo grande de los Padres de San Diego. La decisión de abandonar la pelota invernal y centrarse un poco en la familia, le condicionaba a tomar una estrategia para estos meses, distinta a la tomada en el 2011.

Finalmente las Menores le esperaban de nuevo para el 2012, y cuando las Mayores le esperaban porque en las Mayores su posición no hacía más que hacer aguas (con nueve errores acumulados hasta ese momento, además de estar bateando solo para .130), un nuevo revés se cernía sobre él al verse implicado en un caso de violencia domestica, por el que fue detenido y por el que tendría que responder judicialmente, algo que se solventó finalmente y que no distrajo en absoluto a nuestro querido nicaragüense en su lucha por su sueño.

Y es que su sueño es enorme y más enorme es su capacidad de sacrificio y su tesón para lograr sus objetivos. Y si esto lo vemos en un pelotero hispano de nuestro equipo, permítanme que diga: Mejor que mejor.

Esperemos que su progresión continúe como hasta ahora y que logre consolidar aun más su posición de pelotero de peso dentro del roster de los Padres. Sobre todo de cara a lo que ha de venir en el 2013, donde todavía no sabemos el payroll que tendrán los Padres ni las posibles incorporaciones que vendrán para incrementar el potencial del equipo y por tanto la competencia que podrá tener de cara al año que viene.

Por lo pronto este año la presencia de Cabrera en el line up de los Padres se antoja fundamental para aspirar a la victoria en cada juego. Su presencia por su velocidad y por sus robos de bases, por supuesto.

Hasta pronto desde España.

Abordaje Pirata de Headley y los Padres.

Sin duda en este mes, los Piratas han sido un plato de gusto para los Padres, quienes les han ganado dos series en un cortísimo espacio de tiempo. Y uno de los grandes protagonistas de estas series y del buen hacer de los Padres en los últimos compases de esta temporada está siendo Chase Headley.

A punto estuvo de marcharse de San Diego, quien sabe si camino de New York (como apuntaban muchos rumores), pero conforme se acercaba la fecha límite para los traspasos veraniegos, la política de no vender de los Padres (incluso realizando extensiones de contrato a peloteros importantes del roster) terminó afectando a nuestro tercera base. Finalmente se quedó y aunque no se sabe lo que ocurrirá con él en el mercado invernal, lo que si se sabe es la tremenda labor que está realizando esta temporada para la ofensiva de los Padres.

Frente a los Piratas, por ejemplo, en el segundo juego de la serie en el PETCO Park que terminó decidiendo la suerte de la serie, volvió a brillar a pesar de que su luz no pudo alumbrar el camino victorioso de los Padres hasta la décima entrada. En sus primeros cinco intentos de bateo, tan solo en una ocasión pudo lograr un hit (0-4 con compañeros en posición de anotar), pero al final su presencia se nota y su calidad en la ofensiva de los Padres se antoja fundamental para poder aspirar a grandes cosas. Lo que se escapó en la recta final del juego, al ver como con un HR de dos carreras de los Piratas ponían el empate a 5 en el marcador y al ver como Cabrera se quedaba corto de lograr un HR de 3 carreras que lo hubiese decidido todo, lo logró enmendar Headley con otro HR de dos carreras que brindaba un brillante triunfo sobre los visitantes por 7-5, mostrando que él siempre aparece. Su calidad está presente.

Y su presencia no solo se dejó notar en este encuentro, sino en las dos series disputadas entre Pittsburgh y San Diego, logrando impulsar cinco carreras en dos HRs estelares, en cuarto turnos de bateo en el primer juego de la serie disputada en territorio pirata, seguido otras tres carreras impulsadas (con un solitario HR incluido) en el siguiente juego. Por su fuera poco, cuando la serie se ha devuelto a la costa Oeste, sus números han bajado algo (solo un hit en el primer juego de la serie en el PETCO Park), pero su importancia no (con el mencionado HR victorioso).

Una importancia que se denota en unos números impresionantes, siendo el Padre que mejor situado en las estadísticas ofensivas de la Liga Nacional, en numerosas facetas del juego. Por ejemplo, se encuentra cuarto en pasaportes a primera conseguidos, con 64 justo antes del final de la serie frente a los Piratas. Algo que le ha ayudado enormemente para lograr ser uno de los mejores de la Liga Nacional en porcentaje en base, con .366 (el undécimo de la Liga Nacional), además de encontrarse entre los mejores en número total de lanzamientos a los que se ha enfrentado y entre los mejores en lanzamientos por turnos de bateo a los que se ha enfrentado (una media que tiene por encima de cuatro).

Todo ello es una muestra más del respeto que ha adquirido entre los pitchers rivales a la hora de enfrentarse con él y el miedo que tienen de padecer algo parecido a lo que sufrieron los Piratas en la décima entrada que sentenció su derrota por 7-5 en el segundo juego de la serie en el PETCO Park.

Un dato más para confirmar lo que ya sabemos. En lo que llevamos de temporada, en tan solo 14 ocasiones, Headley se ha quedado fuera de poner su pie en alguna almohadilla, ya fuese via hit, base por bolas o hit by pitch. Un dato sin duda demoledor para demostrar otra vez lo importante que Headley es para los Padres hoy por hoy.

Hubiese sido muy interesante comprobar como hubiese sido el duelo estadístico entre Carlos Quentin y Chase Headely, si nuestro jardinero no hubiese caído lesionado a comienzos del Spring Training y no se hubiese perdido los primeros 49 juegos de la temporada. No lo sabremos este año, pero será muy interesante de ver el año que viene, si finalmente los Padres retienen al tercera base de manera definitiva.

Habrá que estar muy atentos a este movimiento de los Padres en el invierno beisbolístico, porque esto definirá de manera determinante la cara que los Padres presentarán en las Mayores en el 2013.

Hasta pronto desde España.

Dobles dígitos llegan al casillero de victorias de la loma.

El “Grupo Padres” trae el equilibrio a San Diego.

Por fin el equilibrio que los Padres tanto necesitaban, ha llegado esta semana. Un equilibrio llegado desde Denver a San Diego tras la aprobación por parte del resto de propietarios de Las Mayores, de la venta de nuestro querido equipo por el “Grupo Padres”.

Así se hace llamar el grupo formado por miembros de la familia O´Malley, el golfista profesional Phil Mickelson y Ron Fowler, director ejecutivo de Liquid Investments y que se convertirá en el propietario controlador y presidente ejecutivo. Este grupo ha sido el encargado de devolver la estabilidad a una organización que viajaba desde 2009 sin un rumbo demasiado fijo en lo que a la cúpula de poder se refiere, ya que desde que Moorad tratase de hacerse con el equipo en esas fechas hasta ahora, nada se pudo concretar, con lo que se hipotecaba cada vez más nuestro futuro. Tres años después y 300 millones más de diferencia entre los 500 que habría pagado en teoría Moorad y los 800 que el nuevo grupo va a pagar, San Diego por fin puede ver su futuro con bastante más claridad lo que podíamos verlo a comienzos de año.

Un grupo que pronto se ha apresurado en dar un voto de confianza a los que hasta ahora manejan el timón de esta nave, como son el caso del director ejecutivo Tom Garfinkel y del director general Josh Byrnes, como nuestra de estabilidad de la sociedad.

Pero el trabajo que le espera al grupo de nuevos dueños será inmenso, si se pretende devolver a San Diego al lugar donde llegó a estar en 1984 y 1998. Es cierto que Kevin y Brian O’Malley, hijos del ex propietario de los Dodgers de Los Angeles Peter O’Malley, y Peter y Tom Seidler, sobrinos de Peter O’Malley, tienen experiencia de sobra en esto como para saber lo que hace falta para devolver la ilusión a la fanaticada de San Diego, a base de buenos resultados.

Unos buenos resultados que habran de venir dando un giro de 180 grados a la política de austeridad económica que hasta esta temporada había imperado en el equipo, a la hora de contratar a peloteros que nos brinden momentos de gloria para el equipo. Siempre he comentado que en el deporte ha habido en sobradas ocasiones la demostración de que el dinero no lo es todo, pero a veces para contratar determinadas piezas que te den el salto de calidad necesario, o para retener algunas que te han dado el salto de calidad, hace falta tener un bolsillo algo profundo.

Pero sobre la mesa también habrá otros temas que no solo serán la cuestión de invertir e invertir en peloteros de relumbrón, sino que habrá otros factores importantes a la hora de poder diseñar un equipo competitivo de verdad en un 2013 que cada vez se presenta como mayores garantías para los Padres.

En primer lugar las vallas del PETCO y su modificación será unos de los primeros puntos a tener encima de la mesa de los nuevos propietarios de cara a confeccionar un roster de garantías para el 2013 y el futuro. Los fans de los Padres parecen tenerlo claro y la directiva parece que ya se ha pronunciado en el sentido que las actuales dimensiones del PETCO Park, podrían verse alteradas para potenciar una ofensiva que sea más eficaz que la actual. Este tema deberá ser debatido por los nuevos dueños, pero a nadie se le escapa que acercar las vallas parece tan inminente como la finalización de la compra del equipo.

Es debatible si es preferible basarnos fuertemente en la loma con las vallas como están o no, pero lo que está claro es que el espectáculo en el PETCO Park mejoraría notablemente si se acercan las vallas. Además, la racha actual que el equipo ha vivido en los últimos juegos se ha producido fundamentalmente fuera del PETCO Park y con resultados ofensivos más notables que los que se pueden ver en casa. Pareciese que nuestros chicos sacan mejores registros estadísticos fuera que dentro. Este factor podría ser un factor positivo a tener en cuenta, sobre todo si se tiene una loma fuerte, sin tantas lesiones, que con las vallas más cerca seguiría siendo un puntal básico en las aspiraciones de los Padres, por encima de la ofensiva (claramente por encima).

Otro tema de relevancia será como se combina la contratación de peloterios de garantías con la llegada de jóvenes talentos al equipo de Las Mayores. Amaraista (que no es un producto de nuestra granja, pero que vino de la mano de un canje de un elemento de la misma) y Grandal están dejando claro que la llegada de jóvenes talentos al equipo es un hecho. Por ellos mismos no se va lograr un 2013 soberbio, pero su llegada será clave para que con refuerzos necesarios, se empiece a ver el gran potencial de futuro que tienen los Padres en la recámara.

Lo previsible de este 2012 no sea un año de postemporada, hará que más jóvenes talentos lleguen al equipo grande y puedan demostrar tener un hueco cada vez mayor en el roster de un futuro muy próximo. Por otro lado se está haciendo mucho bien al equipo con las extensiones de contrato de Quentin y Street, al tiempo que no canjear a Headley este verano ha dejado claro que no nos vamos a desprender así como así de las joyas que tenemos en nuestro roster (algo de lo que estábamos bastante acostumbrados en estos lares).

Todo esto determinará el payroll del próximo año, lo que es algo que todos anhelamos saber lo antes posible para empezar a hacernos una idea como serán las contrataciones de cara a la próxima temporada y que como he comentado estarán influenciadas por la granja y el potencial actual del roster que ha visto subir como la espuma su nivel competitivo de un tiempo a esta parte ( y teniendo en cuenta que la loma no cesa de sufrir contratiempos en forma de lesiones desde el comienzo de la temporada 2012).

Otro facto para ser optimista de cara al próximo año es que nuestra división es inpredecible y con dos comodines para la Nacional más todavía. De un año para otro, cualquier equipo puede pasar de estar arriba a estar abajo o viceversa. E incluso sin cambiar en exceso su roster. Lo loco de esta división es un factor positivo para nosotros, porque se abren de un modo inmenso nuestras opciones de un nuevo amanecer. Sobre todo teniendo en cuenta los dos comodines en juego en la Nacional, a parte del título divisional al que en los últimos años todos los equipos han aspirado a él, e incluso  en casi todos los casos conquistado.

Así pues el equilibrio de saber realmente que comandará el destino de los Padres en la siguiente era y la esperanza de que esta era sea gloriosa, son dos sentimientos que se han instalado en San Diego. Todo ello en una semana en la que hemos visto como tras vencer la serie frente a los Piratas y comenzar venciendo a los Bravos de Atlanta, ni la serie frente a estos ni frente a San Francisco se pudo vencer (aunque sin caer barridos).

Lo mejor de todo fueron los dobles dígitos en el casillero de victorias que por fin llegó para un lanzador de los Padres en este año (Richard logró la décima victoria de la temporada en el juego que cerraba la serie frene a los Giants y cerraba la semana).

Bueno, eso y por supuesto el equilibrio que llega a San Diego en forma de esperanza en el futuro, incluso en el más cercano.

Hasta muy pronto desde España.

El Béisbol y la añoranza olímpica.

Ahora que los Juegos Olímpicos de Londres 2012 ya son parte fundamental de la historia del mayor elenco deportivo del mundo, no puedo evitar el sentimiento de añoranza por haber sido esta cita, la primera en veinte años en donde el béisbol y el softball ya no han formado parte de esta bella historia del deporte.

Aun más rabia me da cuando repaso mentalmente todo lo que hemos llegado a vivir en esta cita olímpica, donde tantas y tantas cosas han sucedido que se han constituido como auténticos hitos del mundo del deporte.

Uno de estos prodigios del deporte que hemos logrado vivir en Londres ha sido Usain Bolt. Este rayo jamaicano se ha convertido en el primer atleta en lograr el hito de lograr el oro en 100 y 200 metros lisos en dos Juegos Olímpicos consecutivos.

La final de los 100 m de Londres, ha sido considerada posiblemente como la mejor de todos los tiempos. La carrera involucró a los cuatro velocistas que hasta ese momento ostentaban las mejores marcas de la prueba: Justin Gatlin, Asafa Powell, Yohan Blake y el mismo Bolt; además, siete de los finalistas habían tenido tiempos por debajo de los diez segundos en las semifinales.

Finalmente Bolt logró detener el crono en unos espectaculares 9.63, segundo mejor registro de la historia y mejor registro olímpico de la historia, lo que le convertía en el segundo atleta de la historia en repetir el oro en 100 m de dos JJ.OO. consecutivos tras el oro de Carl Lewis en Los Angeles 1984 y Seul 1988 (en la polémica final que le enfrentó a Ben Johnson).

Ya en la final de 200 m se convirtió en leyenda, si es que no lo era ya al vencer con una claridad meridiana con un registro de 19,32 s logrando poner su nombre con letras de oro en esta Olimpiada, a la misma altura de Michael Phelps, que sin duda ha sido el nombre propio de estos Juegos, por encina incluso del jamaicano.

Phepls se ha convertido, no solo en el nadador más grande la historia, sino que el de Baltimore ha logrado en estos Juegos la proeza de convertirse en el atleta que más medallas olímpicas ha acumulado en su haber con un total de 22 preseas (seis oros y dos bronces en Atenas 2004, ocho oros en Beijing 2008 y 4 medallas de oro y 2 de plata en Londres 2012). Con ello Phelps ha fijado dos nuevos record al conseguir ocho medallas de cualquier tipo en unos JJ.OO, conseguido por el gimnasta soviético Alexander Dityatin en los Juegos Olímpicos de Moscú 1980 y el de número de medallas totales en su haber, que ostentaba la gimnasta Larissa Latynina, quien consiguió un total de 18 en toda su carrera, siendo nueve de ellas de oro.

Pero no solo en los Juegos Olímpicos de Londres hemos visto como en los deportes individuales se ha podido ver hitos históricos.

También  los deportes de equipo, también se han vivido momentos que se recordarán por siempre en la memoria de las Olimpiadas con la mágica final del fútbol, teniendo de protagonista a México, que tras una brillante participación en Londres 2012 ha logrado su primera medalla en su historia del fútbol olímpico, y a Brasil y su eterna aspiración histórica de lograr el primer oro olímpico de su historia en esta disciplina.

Un momento histórico que también se ha podido ver en el baloncesto, en donde España y Estados Unidos han vuelto a verse las caras en una final olímpica, después de que lo hicieran en Beijing 2008, cuatro años antes. Lo que supone un hito histórico para el baloncesto olímpico, porque hacía 48 años que no se repetía una final olímpica en dos Juegos consecutivos. Habría que remontarse a los Juegos de Tokio 1964 y las míticas finales entre los estadounidenses y la extinta Unión Soviética (cuatro finales olímpicas protagonizaron de manera consecutiva entre Helsinki 1952 y Tokio 1964). Un granito de arena más para darle grandeza e historia magna para estos Juegos Olímpicos de Londres 2012.

Y el béisbol no ha sido invitado para ser partícipe de toda esta gloria. Porque si Londres ha marcado hechos históricos, también ha supuesto la ausencia de nuestro deporte por primera vez desde Barcelona 1992.

En momentos como este, la ausencia olímpica se ha un poco más dolorosa que de costumbre. Los argumentos en contra de la participación del béisbol en los Juegos cada vez se me hacen más ridículos, como por ejemplo la ausencia de los profesionales de Las Mayores en el evento, cuando el comisario de la NBA pretende limitar a 23 años la participación de sus jugadores en los Juegos, lo que la FIFA ya impuso a su deporte. O la larga duración de los partidos, cuando en Londres hemos visto interminables jornadas tenísticas que parecían no tener fin y lejos de ser criticadas han sido veneradas como record y como “algo lindo”.

Lo que si es cierto es que los Juegos fomentan el deporte y su difusión en todo el mundo (no solo para seguirlos, sino también para practicarlos) y si no de que íbamos a ver pabellones repletos de gente, disfrutando como en unas series mundiales para ver finales de badminton, taekondo, tiro con arco…

Y es que una medalla olímpica es una medalla olímpica y tiene el mismo valor la que se cuelga Bolt, Phelps, las chicas de Holanda en Hockey, Mariana Panjón (campeona en BMX), Yuri Cheban (oro en canoa C1 200 m), Jin  Hyek OH (campeón de tiro con arco), Bradley Wiggins (campeón, no solo del Tour de Francia sino ahora también del oro aolímpico), o las chicas estadounidenses del relevo del 4 x 100 m (record del mundo y olímpico). Esta es la grandeza de esta magnaa prueba, de la que hemos sido excluidos.

¿Acaso el béisbol no tiene tradición o promoción en competencia entre combinados nacionales? El Clásico Mundial, que en su fase previa comenzará este mismo año, es la prueba más clara que el béisbol a nivel de combinados nacionales es rentable y atrae a la fanaticada por este deporte. Es una competición en pleno ascenso, con una edición del 2013 que crece en número de participantes, respecto de la de años anteriores y que se globaliza cada vez más. Es cierto que aquí si participan las estrellas de la MLB pero los Juegos se darían a la competencia nacional de nuestro deporte una dimensión cada vez mayor y se convertiría en una de las grandes citas del béisbol, muy a tener en cuenta. Eso sin mencionar que la difusión de nuestro deporte (que cada vez sea más y más practicado por todo el mundo) sería lo más importante. Mucho más que saber si algún día se podrá ver a peloteros de las Mayores en una Olimpiada.

Siempre que hablo de este tema, menciono que la MLB no necesita al movimiento olímpico para su desarrollo en el futuro, pero el olimpismo es un ingrediente fundamental para el desarrollo de este deporte alrededor del mundo. Países en donde este deporte no es tradicional, apuestan por él para poder competir en una competición tan sumamente importante como son los JJ.OO., y de no estar en el movimiento olímpico, su apuesta no sería tan intensa.

Ahora la cita más importante para el regreso en el 2020 está Buenos Aires el próximo año, donde conoceremos quien organizará la trigésimo segunda olimpida. Los dirigentes de IBAF son optimistas, pero también lo eran hace tres años cuando las opciones de entran en los Juegos de Río parecían también claras. Se hicieron movimientos para lograrlo y ahora también se están haciendo, con el propósito de poder alcanzar el retorno soñado y esperado por mí y por muchos de los que amamos este deporte y el deporte en general.

Entre otros pasos está la reunificación del béisbol y el softball en una solo federación, con lo que un requisito del Comité Olímpico de que todas las federaciones tengan representación masculina y femenina se cumpliría.

En definitiva,  habrá que esperar. Primero a conocer si tantos esfuerzos obtienen el merecido premio del regreso a los Juegos y en segundo lugar, si este regreso lo puede protagonizar en Madrid, del mismo modo que su primera aparición tuvo lugar en Barcelona en 1992 y así convertir a mi país España, en un icono del béisbol olímpico por haberse escrito aquí tan importantes capítulos de nuestro deporte.

Fe olímpica habrá que tener.

Hasta muy pronto desde España.

San Diego continúa en franca mejoría.

Tras haber comenzado la temporada de un modo errático, con tan solo 19 victorias por 40 derrotas, ahora los Padres gozan de un momento muchísimo más dulce del que pudimos vivir en los primeros meses de competición.

Y es que tras este comienzo que hipoteco el 2012, San Diego ha visto el lado más amable de esta temporada con un balance favorable a nuestros intereses de 30-24, lo que nos ha llevado a pensar que este final de campaña pudiera significar mucho más que un lavado de cara de este 2012, sino el punto de partida hacia un 2013 que promete grandes cosas para los Padres: con nuevos dueños, con renovaciones de peloteros muy significativos para el roster de nuestro equipo y con la llegada de jóvenes talentos desde la granja que están dejando unas sensaciones magníficas en la fanaticada, como es el caso de Yasmani Grandal.

Buena parte de culpa de esta rehabilitación de los Padres en la temporada la ha tenido una revitalizada ofensiva que ha visto en la llegada de Carlos Quentin (que se había perdido los primeros 49 juegos del año) el exponente de ataque que necesitaba para reivindicarse a si misma. Su impacto en los buenos resultados fue inmediato, e incluso en la fe en la ofensiva que sus compañeros necesitaban para mejorar en esta faceta. Ahora, nuevamente frente a los Cachorros de Chicago (pero en casa) ha vuelto a ser determinante en la barrida que le hemos propinado a los chicos de la ciudad de viento. Sobre todo en el segundo juego de la serie, donde con un HR de tres carreras fue resolutivo al tiempo que determinante para el devenir de esta serie. Una muestra a fin de cuentas de lo importante de esta figura en el seno de los Padres de nuestro futuro más inmediato.

Pero en esta mejora ofensiva de los Padres (a pesar de que todavía no estamos a los niveles que desearíamos tener, sobre todo en los juegos en el PETCO Park), ha habido otros peloteros muy destacables, al margen de Headley que ya era referente de los Padres al bate desde hace tiempo. Y estos peloteros no son otros sino Alonso, Cabrera y Venable.

Alonso ha terminado demostrando que el movimiento que se realizó entre Cincinnati y San Diego tenía todo el sentido del mundo, mirando cara a cara a un futuro prometedor para nuestra franquicia. Bueno, no solo vino él, sino que Grandal y Volquez también estaban incluidos en el lote y aunque la pérdida de Latos no fue poca, lo que tenemos ahora entre manos será la base sobre la que se edificarán los futuros Padres. Unos Padres que prometen grandes cosas… Veremos a ver si se cumplen los pronósticos. Personalmente soy optimista en este sentido. Bueno, volviendo al tema de Alonso, este ha sido uno de los más destacados en la pasada serie, impulsando carreras importantes para la victoria final de los Padres, lo que viene a confirmar que se está convirtiendo en alguien en quien confiar cuando toma el bate. Se ha de mejorar, por supuesto, pero su relación Calidad/Juventud nos hace poner una sonrisa de satisfacción en rostro cuando pensamos en nuestra huérfana primera base. Huérfana desde que Gonzo abandonase el PETCO Park por Fenway Park. Huérfana hasta ahora.

La rehabilitación de Cabrera para las Mayores ha sido sensacional. Otro pelotero que ha sido muy importante para la serie que hemos vencido con contundencia a los Cachorros, demostrando que poco a poco se está haciendo valedor de un puesto en las Grandes Ligas, algo que ha venido tratando de lograr durante mucho tiempo, y no solo por lo hecho en ataque, sino también por lo logrado en defensa.

 

Atrás han quedado los momentos en los que hasta el último instante de anunciar el roster antes del juego inaugural, su presencia en el equipo grande estaba en el aire. Ahora, junto con Amarista (que llegó procedente de Anaheim como caído del cielo) han tomado el mando del centro del diamante con mejores sensaciones de las que mostraron los que estaban destinados a ser dueños del mismo (Bartlett y Hudson) y que no lo serán más… obviamente.

Venable ha sido otro estilete ofensivo de la mejoría de los Padres. La carrera impulsada por él en el último juego de los Padres y los Cubs y que ayudó sin lugar a dudas para que Richard completase su tremenda joya, es un ejemplo de una faceta de la ofensiva que lidera Venable y que es importantísima. Tiene un promedio de bateo de .364 con corredores en base (20 de 55), además de estar bateando .441 en sus últimas 34 oportunidades de bateo con corredores en posición de anotar.

Todo esto nos muestra que los valores seguros ya no solo se ciñen a uno o dos nombres, dentro de lo obvio de que hemos de mejorar todavía mucho para optar a cosas mucho más importantes de lo que estamos haciendo este año.

Pero es evidente de que no solo de ofensiva ha vivido la mejoría de los Padres en los últimos juegos. La loma ha dado un salto fundamental, en un año en que hemos sufrido lo más grande en lesiones. No hemos parado de mandar lanzadores a la enfermería y eso lo hemos notado mucho. Y tres nombres han destacado dentro de una loma que a pesar de todo está mejorando registros del año pasado.

Mientras que el año pasado tan solo un lanzador logró superar las diez victorias en la temporada (Harang logró 14 triunfos, mientras que Latos y Stauffer se quedaron en nueve), en esta temporada y quedando todavía mucho terreno que recorrer todavía, Richard gracias a su joyita frente a los Cubs logró su novena victoria, y no solo él las logrará, ya que Volquez también tiene visos de superar esta marca (antes de iniciar la serie frente a los Piratas ya tiene siete victorias).

Ambos además ya han podido cumplir otro objetivo importantes, como es el de poder terminar un juego. A Richard se le escapó este hecho frente a Seattle un día antes de que Volquez lo lograse, pero ahora frente a los Cubs Richard lo ha conseguido lanzando 110 lanzamientos, con 71 strikes, sin ceder carreras, solo cediendo cinco hits y dos pasaportes a primera.

Street, que al igual de Quentin ha renovado para ser un Padre en la próxima temporada, también ha sido fundamental para la mejora de los Padres. 20 rescates de 20 oportunidades y una participación en el Juego de las Estrellas son credenciales suficientes para demostrar que es un digno sucesor de un puesto (el de cerrajero) muy bien defendido en el pasado de esta institución (a pesar de estar todavía lejos de los 43 rescates de las 48 oportunidades que tuvo Bell el año pasado.

Ahora hay que esperar que en la serie frente a los Piratas, las cosas sigan por los mismo derroteros que han ido frente a los Cachorros y volvamos a vencer la serie (y si es una barrida, mejor). No vencer para maquillar el balance del 2012, sino para que se puedan acumular el mayor número de buenas sensaciones para que sirvan de plataforma de despegue para un sensacional 2013.

LIGA NACIONAL-DIVISION OESTE

Equipo G P PCT JA
S.Francisco 61 50 .550 -
LA Dodgers 60 52 .536 1.5
Arizona 56 55 .505 5.0
San Diego 49 64 .434 13.0
Colorado 40 69 .367 20.0

Hasta pronto desde España.

Una nueva era en San Diego a punto de comenzar.

La venta de los Padres ya es un hecho, a falta de la aprobación definitiva del resto de miembros de las Mayores, algo que podría suceder en Denver el próximo 16 de Agosto.

Y dentro de las distintas opciones de posibles dueños, que los Padres tenían, finalmente una opción de lujo es la que se ha terminado haciendo con el control de los Padres para el futuro por 800 millones de dólares. Esta opción es la que lidera el líder cívico y hombre de negaciones de la comunidad de San Diego Ron Fowler, y la familia O´Malley, lo que nos da una distinción enorme al contar con un dueño, una familia que se puede considerar de la aristocracia del béisbol, además del Hall of Fame del Golf Phil Mickelson.

Un nivel aristocrático conferido a la familia O´Malley gracias a que fue dueña de Los Angeles Dodgers desde 1950 hasta 1998. Una época increíble para nuestro vecino del norte, viviendo entre 1957 y 1958 la mudanza que determinó su historia, cuando aterrizaron en Los Angeles, sin contar que durante la fabulosa gerencia de esta aristocrática familia llegaron las seis coronas mundiales de los Dodgers (1955, 1959, 1963, 1965, 1981 y 1988).

Ahora la familia  O´Malley, liderando el grupo que se ha hecho con los Padres, pretende darnos, lo que lograron construir en Los Angeles. Tener a un dueño como los O´Malley en lo más alto de la directiva de San Diego, daría un prestigio a los Padres que necesitamos de cara a poder atraer a talentos beisbolísticos, que junto con nuestra excelsa granja, nos brinde el formidable futuro que yo creo que nos aguarda y que sin duda merecemos.

Peter O´Malley, hijo del célebre Walter O´Malley, estará presente en la organización colocando a su hijo Kevin O´Malley y su sobrino Tom Seidler en un lugar clave dentro de los Padres, dándonos toda su excelsa experiencia a un equipo de San Diego que anhelan poder tener toda esa magna presencia en su búsqueda de la gloria de antaño (1984 y 1998).

Peter O´Malley se graduó en la Universidad de Pennsylvania, donde fue presidente de su fraternidad Phi Gamma Delta, y de la Wharton School of Business en 1960. En 1962, Peter fue nombrado director de Dodgertown, sede del equipo de entrenamiento primaveral situado en Vero Beach, Florida. En 1965, se convirtió en gerente general de los indios de Spokane de la Liga de la Costa del Pacífico (Ligas Menores), donde muchas futuras estrellas de los Dodgers y sus entrenadores estaban en su lista.

Posteriormente se trasladó al equipo de las Grandes Ligas como director de operaciones del estadio y luego como vicepresidente ejecutivo. Y fue en 1970 que se hizo cargo de la presidencia de los Dodgers de su padre, convirtiéndose en propietario cuando su padre murió en 1979, hasta la venta del equipo a Rupert Murdoch y News Corporation en 1998 con el precio más alto jamás pagado por una franquicia de deportes de EE.UU. en ese momento. Peter O’Malley, renunció a la presidencia del club para convertirse en chairman y CEO, aunque renunció a esos puestos al final de la temporada de 1998.

Entre sus más destacadas aportaciones al mundo del béisbol está su profunda implicación en el programa en USA de Little League y su contribución a la introducción del béisbol como deporte olímpico (algo que personalmente defiendo a ultranza, como base para su mayor desarrollo e impacto a nivel mundial). También financió la construcción de varios campos de béisbol, lo que apoya su contribución al desarrollo de nuestro deporte a nivel mundial.

Ahora esta aristocrática familia logra su objetivo de extender aun más su relación con el béisbol de más alto nivel, teniendo la propiedad de uno de los equipos con mayores perspectivas de futuro de las Mayores… los Padres de San Diego.

Pero como es obvio, para poder confirmar ese brillante futuro, el grupo que lideran junto con el hombre de negocios de San Diego Ron Fowler y el Hall of Fame del Golf Phil Mickelson, deberán de dar un giro de 180 grados a la política de austeridad económica que hasta esta temporada había imperado en el equipo, a la hora de contratar a peloteros que nos brinden momentos de gloria para el equipo.

No se trata de derrochar, ni mecho menos. En el deporte, ha habido en sobradas ocasiones la  demostración de que el dinero no lo es todo. Pero a veces para contratar determinadas piezas que te den el salto de calidad necesario, o para retener algunas que te han dado el salto de calidad, hace falta tener un bolsillo algo profundo. No hace falta que se equipare al de los Yankees, porque los Padres no son eso, ni los fans de los Padres lo pretenden (porque si no, serían fans de los Yankees y ni de los Padres), pero al menos lo suficientemente profundo como para poder aspirar a competir como esta fanaticada y esta ciudad se merecen.

Pronto saldremos de dudas y podremos saber si O´Malley finalmente es el nuevo dueño de los Padres, de manera oficial (solo falta la aprobación del resto de propietarios de las Mayores). Desde luego, en esta ocasión John Moores contaría con la bendición de Bud Selig y de las Mayores para la venta de sus queridos Padres, lo que sin duda es un punto a favor de este grupo en su carrera por la compra del equipo.

En cualquier caso, lo más importante desde mi punto de vista, es que la venta (al margen de los aspectos económicos de la misma), se pueda realizar lo antes posible de manera definitiva y que el traspaso de poderes dea rápido, con el fin de que los nuevos dueños puedan tener todo el control rápidamente, para poder tomar las decisiones oportunas y que serán muy importante en este invierno (renovaciones, canjes, dimensiones del parque, contrataciones, etc).

Una nueva en San Diego ya ha llegado… por fin.

Hasta muy pronto desde España.

Un inicio contundente amarró la victoria frente a N.Y.

Dos carreras en la primera entrada, gracias a un HR de Headley y tres más en la tercera entrada, gracias a una carrera impulsada por un doble de Quentin y el posterior HR de Alonso, fueron un inicio lo suficientemente contundente como para los Padres amarrasen el triunfo en el juego y en la serie frente a los chicos de la gran manzana.

Un excelente resultado que nos reconduce por la senda de la victoria en lo que a series se refiere y nos permite cortar una mala racha de resultados que se había extendido ya por tres series consecutivas fuera de casa, antes de esta vuelta al calido hogar del PETCO Park.

NEW YORK METS 3 – SAN DIEGO 7 (8/05/12)

SIGUE EL ENLACE PARA VER EL PARTIDO CONDENSADO A TRAVES DE PADRES HISPANOS EN FACEBOOK & TWITTER

1 2 3 4 5 6 7 8 9 R H E
New York Mets 0 0 0 0 0 2 1 0 0   3 5 1
San Diego Padres 2 0 3 0 0 0 1 1 X   7 11 0

Y si un hombre se ha convertido en el jugador más destacado de la serie, ese ha sido Carlos Quentin, que sumó un solitario HR en la séptima entrada al doble productor de la tercera entrada y a la fabulosa actuación que tuvo en el primer encuentro, que sirvió de manera decisiva al triunfo en ese partido.

Pero no solo hemos tenido una contundente ofensiva en este final de serie, sino también una joya fabulosa procedente de la loma que protagonizó Marquis, que estuvo en ella 6.1 innings, cediendo cuatro hits y tres carreras entre la sexta y séptima entradas, que pusieron punto y final a su participación en el juego, pero que no le impidieron salir como el lanzador victorioso del partido.

Thayer que lanzó los dos últimos outs de la séptima entrada, Gregerson que lanzó en la octava y Street que lanzó en la novena, fueron los encargados de cerrar el choque, en lo que a la loma se refiere.

La ofensiva puso el broche de oro en la octava entrada, con un doble de Kotsay en un excelente hit hacia el jardín derecho, que permitió a Baker anotar, partiendo desde primera base, deslizándose magistralmente para evitar la eliminación en el home.

Con esto los Padres se la juegan frente a los Cachorros de Chicago, con el objetivo de poder mantener la buena racha adquirida en esta serie y que el final de temporada sea lo más propicio posible para nuestros intereses y que ello sirva de estimulo para un buen 2013.

LIGA NACIONAL-DIVISION OESTE

Equipo G P PCT JA
S.Francisco 58 49 .542 -
LA Dodgers 58 50 .537 0.5
Arizona 55 53 .509 3.5
San Diego 46 64 .418 13.5
Colorado 38 67 .362 19.0

Hasta muy pronto desde España.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.