Cinco razones para creer en un gran 2013.

Ahora que ya hemos cruzado el ecuador de la temporada, en el horizonte de los Padres se presenta la temporada 2013 como una realidad no muy lejana. Y ciertamente hay motivos para pensar que el 2013 puede ser un gran año para los Padres. No solo un año mejor que el que estamos viviendo ahora, sino un año importante, en el que podamos volver a codearnos con los puestos de privilegio de nuestra división, coqueteando con la cima y alentando nuestros sueños de alcanzar la postemporada, del mismo modo en que lo hicimos en el 2010.

Varias motivos hay sobre la mesa para creer en ello, pero por encima de todos ellos, yo destacaría cinco que no se me van de la cabeza a la hora de pensar en positivo, de cara al año que viene. Cinco razones que en buena medida vienen radicadas en lo que ocurra de aquí al final del 2012 en el seno de nuestra organización.

1.- Los Padres tendrán nuevo dueño antes de final de año: Será una de los acontecimientos más determinantes de nuestra historia reciente. Después de mucho tiempo podremos tener un nuevo dueño que de por fin, el impulso económico que los Padres necesitan para poder dar el salto de calidad que el equipo necesita. Y no solo por el tema estrictamente económico, sino que la situación actual, de no saber quien finalmente se hará con las riendas del equipo y las decisiones que deseen tomar en cuestiones como canjes o extensiones de contrato, hace que actualmente se actúe con mucha cautela en estos aspecto. Algo que se resolverá con la compra que parece será inminente. Además hay que tener en cuenta que unos nuevos dueños, en su primer año de “mandato” de seguro que querrán darle a fanaticada la dosis oportuno de optimismo para que el PETCO Park se empiece a llenar y se empiece a creer en un muy próximo gran éxito para la organización.

2.- Las vallas del PETCO Pak podrían ser modificadas: Los fans de los Padres parecen tenerlo claro y la directiva parece que ya se ha pronunciado en el sentido que las actuales dimensiones del PETCO Park, podrían verse alteradas para potenciar una ofensiva que sea más eficaz que la actual. Este tema deberá ser debatido por los nuevos dueños, pero a nadie se le escapa que acercar las vallas parece tan inminente como la finalización de la compra del equipo. Es debatible si es preferible basarnos fuertemente en la loma con las vallas como están o no, pero lo que está claro es que el espectáculo en el PETCO Park mejoraría notablemente si se acercan las vallas. Además, la racha actual que el equipo ha vivido en los últimos juegos se ha producido fundamentalmente fuera del PETCO Park y con resultados ofensivos más notables que los que se pueden ver en casa. Pareciese que nuestros chicos sacan mejores registros estadísticos fuera que dentro. Este factor podría ser un factor positivo a tener en cuenta, sobre todo si se tiene una loma fuerte, sin tantas lesiones, que con las vallas más cerca seguiría siendo un puntal básico en las aspiraciones de los Padres, por encima de la ofensiva (claramente por encima).

3.- La plaga brutal de lesiones que hemos padecido es difícil que se repita: La brutal plaga de lesiones, de la loma principalmente, ha sido bestial. Es difícil que se repita otra temporada en donde se tenga tanta mala suerte como en esta (toquemos madera). Lo que está claro es que este tema ha sido determinante en el desarrollo de esta temporada y si en el 2013 tenemos algo de suerte en este asunto, las opciones de los Padres subirían como la espuma. Por cierto, esa suerte sucedió en el 2010 y eso determinó que los peloteros de San Diego tuviesen la continuidad y confianza necesarias para llegar a donde llegamos. ¿Respetarán las lesiones a los Padres en el próximo año y eso ayudará a crear la química necesaria para fabricar otro 2010? Veremos.

4.- Algunos peloteros importantes de la granja ya empiezan a llegar con fuerza: Amaraista (que no es un producto de nuestra granja, pero que vino de la mano de un canje de un elemento de la misma) y Grandal están dejando claro que la llegada de jóvenes talentos al equipo es un hecho. Por ellos mismos no se va lograr un 2013 soberbio, pero su llegada será clave para que con refuerzos necesarios, se empiece a ver el gran potencial de futuro que tienen los Padres en la recámara. Lo previsible de este 2012 no sea un año de postemporada, hará que más jóvenes talentos lleguen al equipo grande y puedan demostrar tener un hueco cada vez mayor en el roster de un futuro muy próximo.

5.- Nuestra división es el auténtico Wild Wild West, con dos comodines en la recámara: El Salvaje Oeste es verdaderamente imprevisible. De un año para otro, cualquier equipo puede pasar de estar arriba a estar abajo o viceversa. E incluso sin cambiar en exceso su roster. Lo loco de esta división es un factor positivo para nosotros, porque se abren de un modo inmenso nuestras opciones de un nuevo amanecer. Sobre todo teniendo en cuenta los dos comodines en juego en la Nacional, a parte del título divisional al que en los últimos años todos los equipos han aspirado a él, e incluso  en casi todos los casos conquistado.

Cinco motivos que me mueven hacia el optimismo cuando miro al futuro, pero que han de ser sembrados en el presente, como he mencionado anteriormente. Y es que hoy más que nunca, en esta encrucijada de tantas cosas en la que se encuentran los Padres, lo que hoy sembremos, será lo que mañana recojamos.

Y una de las cosas más importantes que hemos de sembrar en este final de temporada es hacer un excelente final de campaña 2012.

Pienso que es fundamental poder terminar con buenos resultados en cuanto a juego y en cuanto a las pruebas que se hagan a los peloteros que vayan a tener importancia en el roster del 2013, sean o no jóvenes peloteros de la granja, todo ello para forjar un roster lo más fuerte posible, en referencia a los peloteros que ya tengamos en casa (sin olvidar que habrán de llegar refuerzos que nos ayuden a dar el salto de calidad que necesitamos). Pero no solo por esto, sino que además existe un factor cíclico cada tres temporadas que se repite desde el 2007,  justo después de que se ganaran los dos banderines consecutivos en la pasada década, y que hace que se antoje fundamental terminar bien el año en el que estamos. Un factor cíclico que de volver a repetirse, nos indica que el 2013 nos deparará muchas más alegrías que los dos anteriores años (juntos).

Cuando en el 2007 vivimos uno de nuestros últimos grandes años, nadie podía pensar que nos tocaría vivir dos años de pura travesía por el desierto que comenzó en las Rocosas con la derrota en el juego 163 del 2007 y que nos alejaba de la postemporada de manera definitiva. En definitiva un buen año, con un final muy malo, en el que cedimos una gran ventaja a los Rockies nos condenaron a dos años infernales.

Pero no fueron infernales del todo, ya que el final de temporada del 2009 (un año en general malo, en el que no estuvimos cerca de las 80 victorias) nos dejó un excelente sabor de boca que nos hizo esperar el 2010, con auténtica avidez. El parcial de los últimos 62 juegos de aquel año fueron sensacionales con un balance positivo de 37-25, lo que nos hacía pensar que los dos años de travesía podrían tener su final en el 2010… y así fue.

El 2010 fue sensacional con un balance de 60-40 en los primeros cien juegos de la temporada (lo que sumado a la recta final del año anterior hubiesen sumado una temporada de 97 victorias). Pero a partir del 25 de Agosto las cosas se torcieron enormemente y la malísima racha en la que caímos nos privó de lograr la sexta aparición en la postemporada de los Padres.

De nuevo un final de temporada deprimente nos condujo a dos años malos. Pero ahora volvemos a estar en el final de ese ciclo de dos años malos, y con ello el final de esta temporada se plantea a mi juicio, como un examen muy importante que tenemos que aprobar. Tenemos que terminar, no solo con la cabeza alta, sino con buenas sensaciones y con la ilusión de haber visto a peloteros de futuro cuajar buenas actuaciones como son los casos de Grandal y Amarista. Y que esas buenas vibraciones se transmitan a la fanaticada y al grupo de peloteros para el 2013. Para que sea el gran año que los Padres se merecen tener después de tanta travesía por el desierto. Más aun si tenemos presente que hay motivos para ir a por todas en la próxima temporada.

Y a mi parecer, ya es hora de recoger buenos frutos, después de tanta siembra (apuesta por la granja) que tantos sacrificios nos ha reportado (la marcha de tantos peloteros de calidad que nos se han podido retener en la órbita de San Diego).

El 2013 parece un excelente año para empezar una dulce recolecta… ¿Nos les parece?

Hasta muy pronto desde España.

1 Comentario

Saludos, amigo. Espero que el descanso que significó el ASG te haya sentado de maravillas, para así poder enfrentar esta segunda mitad de temporada con las pilas bien cargas. Qué duda cabe que ahora el camino se pone más complicado para todas las franquicias -y muy en especial para las nuestras, que andan más o menos en la cola de sus respectivas divisiones-. Estos últimos 77 juegos que se nos vienen serán sin duda emocionantes. Pero creo que también será época de cambios a granel…

Muchos saludos desde Santiago de Chile.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: