En el buen camino para terminar bien el año.

Por fin llegó el intermedio del Juego de las Estrellas, en donde toca una reflexión de cómo está transcurriendo la temporada y de cómo creemos que se plantean las cosas de cara a la segunda parte de la misma.

En términos generales hay que reconocer que el año 2012 para los Padres está siendo especialmente duro en muchos aspectos. Los resultados, las lesiones que no permiten dar continuidad a la loma sobre todo y por si fuese poco, algunos aspectos que todavía no están del todo determinados como la venta del equipo y quien será quien se haga cargo de las riendas de los Padres y el tema de las vallas del PETCO Park, son aspectos que han conferido a este año la categoría de “especial”.

Sin embargo hemos llegado a este punto de la temporada con una sonrisa especial en nuestro rostro, que poco tiene que ver con el balance de 34-53 que lucen los Padres en la clasificación. Esta sonrisa en nuestro rostro se debe al repunte en el último medio mes, en donde los Padres han mostrado un rostro bien distinto en cuanto a juego y a resultados de lo mostrado en el resto de temporada. Si a esto le añadimos que están empezando a destacar jóvenes peloteros de la granja, eso acentúa nuestro optimismo.

Y es que siempre recurrimos al futuro como la tirita perfecta para tapar las “heridas” del presente. Yo soy uno de los mejores valedores de esta perfecta tirita curalotodo. Si, me confieso un “adicto” a ese futuro al que numerosas recurro para dar fe y esperanza, ante tanto desazón de lo que estamos viviendo en esta temporada.

Pero es que los resultados de este último medio mes no solo ha sido “fruto de la casualidad”… se vislumbra algo más, algo de fondo que ni las tres derrotas consecutivas ante los Reds han podido ocultar. No solo se ha ganado, sino que los Padres juegan con mayor confianza en sí mismos y parece que el objetivo de terminar con buenos resultados y que de este modo se catapulte al 2013, las buenas sensaciones para el equipo, se ha convertido en un propósito que no están dispuestos a dejar escapar.

Además, el estar lejos de los puestos de cabeza hará que ese futuro del que tanto hablamos empiece a llegar al PETCO Park, en forma de oportunidades de debutar en el quipo grande. Y los primeros intentos de hacer que el futuro llegue ya están dando muchas alegrías a la fananticada de los Padres. Uno de los ejemplos más claros de esto es sin ningún lugar a dudas Yasmani Grandal.

Un excelente ejemplo y que empezamos a vivir nada más llegar al equipo en la pasada serie que nos enfrentó a los Rockies y que sirvió para empezar a pensar en abandonar el sótano del Oeste de la Nacional. En la victoria frente a Colorado por 8-4, pegó dos jonrones que hicieron las delicias de los fans de los Padres. El receptor habanero, que tuvo un turno al bate en su estreno hace cuatro semanas, pegó un jonrón solitario en el cuarto capítulo al lanzador Christian Friedrich y después, conectó a Jeremy Guthrie otro HR, en esta ocasión de dos carreras en la séptima que salió hacia las gradas del jardín izquierdo.

Con este gran debut, se convirtió en el primer pelotero en la historia de Grandes Ligas en conectar sus primeros dos hits de cuadrangular desde ambos lados del plato en el mismo partido. Además Grandal es el sexto jugador desde 1974 con un juego con dos o más jonrones en su debut en la Gran carpa y el cuarto pelotero en la historia de los Padres en volarse la barda desde ambos lados del plato en el mismo encuentro, y el noveno en conectar de cuadrangular para su primer hit en Grandes Ligas.

Todo un ejemplo de excelente receptor de 23 años, que procedente del canje de Latos a los Reds, es uno de los prospectos en quienes más confianza depositamos todos los que amamos los Padres, por sus cualidades tanto ofensivas como defensivas. Finalmente ha atesorado unos números de nueve juegos disputados, 34 turnos de bateo, 7 carreras anotadas, 10 hits (cuatro de ellos HRs) y 6 carreras impulsadas con un porcentaje de bateo de .294, justamente el mismo porcentaje que tiene de colocarse en base

Pero no ha sido él, el único joven jugador que ha destacado en este final de campaña, antes del Juego de las Estrellas.

Amarista no ha sido un pelotero que se haya criado en la granja de los Padres, pero procedente de los Angels en el canje por Frieri, se ha convertido en una apuesta firme por él, para que ocupe una posición que a los Padres le había estado dando quebraderos de cabeza en los últimos tiempos.

En el último mes, Amarista ha disputado 23 juegos, con 65 turnos de bateo, 11 carreras anotadas y 16 impulsadas, gracias a 23 hits (cuatro HRs) y un porcentaje de bateo de .354 y en base de .382 que ha puesto de manifiesto que desea ser un pilar de futuro para los Padres como ese segunda base4 que buscábamos.

Si a estos síntomas de mejoría le añadimos la noticia de que dos peloteros de la granja como son el caso de Rymer Liriano y de Ali Solis tomaron parte de la fiesta de las futuras estrellas, con el combinado mundial que se enfrentó al de USA como parte de las festivales de estos días, el ánimo se incrementa poco a poco.

Pero no solo de jóvenes se nutren los peloteros de los Padres que dan alegrías y confianza al equipo. Otro signo de fortaleza de los Padres, es que al margen de Quentin , Headley y Alonso, a los que se les presupone potencial para generar riqueza ofensiva para San Diego, ha emergido en el último mes una figura que siempre termina resultando clave para el equipo, como es el caso de Denorfia, que con 64 turnos de bateo en los últimos 23 juegos disputados, ha logrado 25 hits, anotar 12 carreras e impulsar 6, con un porcentaje de bateo de .391 y en base de .418, lo que ha sido clave para los buenos resultados que los ^Padres han cosechado recientemente.

La loma también ha dado síntomas de mejora con un Street que se ha terminado ganando con merecimiento se nombramiento como All-Star. Ha conseguido en los últimos 14 compromisos una victoria y 9 rescates, con una ERA de 1.35, siendo esta la más baja del equipo en el último mes. Pero él no ha estado solo, en cuanto a buenos resultados cosechados en estos últimos días, ya que Volquez ha logrado cosechar un balance de 3-1 con una ERA de 2.59, mientras que Richard ha logrado una ERA de 2.72 para un balance de 4-2 en el último mes.

Solo un detalle a tener en cuenta y que no deja de ser cierto, la racha victoriosa terminó justo con el vuelta al PETCO Park, viendo como el potencial ofensivo de los Padres bajado, respecto de lo cosechado al bate lejos de casa. ¿El tema de las vallas de nuevo? Ya se tomarán las medidas que se consideren más oportunas en su momento.

Entre la opción de no ser optimista de cara a lo queda de tempora y serlo, prefiero quedarme con el grupo de los optimistas, porque lo que se va a forjar en esta segunda parte de la temporada es mucho más que un balance del 2012 más decente del que tenemos ahora. Se va a forjar el roster y el carácter del equipo del 2013 y en ese tema soy optimista, porque creo que hay razones para pensar que el 2013 va a ser para nosotros un buen año.

Hasta muy pronto desde España.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: