El primer mes de competición, maltrata a los Padres.

Ya terminado el mes de Abril, echamos una mirada hacia atrás para comprobar nuestro caminar en el comienzo de la temporada y lo que vemos no nos gusta, y además no es nada halagüeño de cara a lo que resta de 2012.

No hemos vencido ninguna serie y tan solo hemos podido empatar una de las disputadas, perdiendo algunos juegos en la recta final, aunque también en la recta final algún rally nos ha conducido a la victoria. Pero en general la suerte nos ha sido más esquiva que otra cosa a la hora de remontar. Y precisamente esa es la palabra que más ha sonado en nuestro vocabulario en este primer mes, remontar. Remontar porque casi siempre hemos ido a remolque y hemos tenido que apelar a la heroica con más pena que gloria hasta el momento.

Un pésimo balance de 7-17, con apenas un .292 de porcentaje de victorias y derrotas (empeorando el registro obtenido en estas fechas del año pasado, cuando teníamos un balance de 10-17 y un porcentaje de victorias de .370), una ofensiva que se ve incapaz de hacer frente a los planteamientos defensivos de los lanzadores rivales y una loma plagada de lesiones que no le han permitido rendir al nivel de otros años, son las pautas principales de un comienzo de campaña un tanto desalentador para la fanaticada y para los propios jugadores.

Pero por encima de la loma y las lesiones que han azotado a los Padres en los estos albores del 2012 (que nos han impedido ver el debut de Stauffer en la loma y de Quentin en el jardín, en lo que llevamos de temporada), lo que más ha encendido el debate de quien es responsable de lo que le ocurre a estos Padres, es principalmente la ofensiva. Una ofensiva que ha generado unos pobres números que sitúan al equipo, en el apartado global, y a nuestros peloteros, en el apartado individual, en los últimos lugares de cualquiera de las estadísticas ofensivas que podamos consultar.

A nivel de equipo, los Padres ocupan el antepenúltimo puesto en las Mayores, en cuanto a carreras por partido, con un porcentaje de .312 (solo superando a Oakland y a Pittsburg y bajando el promedio logrado en el 2011, con 3.66). Algo bastante obvio, teniendo que ocupamos el último puesto en cuanto a la estadística de hits por encuentro, con una media de tan solo 6,92, mientras que el año pasado llegamos a terminar la temporada con una media de 7.93.

Los HRs tampoco han sido nuestro fuerte en mes de Abril, con 0.46 cuadrangulares por juego (0.56 en el 2011), solo superando el registro de los Cubs, mientras que nuestra media de bateo se ha situado en .216 (descendiendo nuestro rendimiento una vez más respecto del 2011 que terminó con un .237), superando tan solo a lo conseguido por los Atléticos de Oakland, con un.209 de media.

En lo que si hemos sido aplicados en lo que llevamos de temporada es en la paciencia al bate, habiendo logrado una media de 3.75 pasaportes a primera (lo que es la cuarta mejor marca de la competición, mejorando los 3.09 del 2011), algo que ha ayudado a situar el porcentaje en base en .299 (vigésimo tercera posición de las Mayores, mientras que en el 2011 teníamos un promedio de .305). Pero el aumento de probabilidades de anotar, por los pasaportes a primera que hemos logrado, no ha sido del todo aprovechado por los Padres, que son el sexto peor equipo en dejar corredores en base, con una media de 13 (algo inferior al año pasado).

Puede que en esto último, haya tenido mucho que ver otro factor que es importante a tener en cuenta, para analizar la baja producción ofensiva de nuestro equipo, y que es que también hemos descendido en el promedio de robos de base por juego, teniendo un promedio de 0.62 al finalizar este mes, mientras que en 2011, terminábamos con un promedio de 1.05.  Incluso en la mentalidad de este robo de bases hemos de haber cambiado algo, que intentamos en bastantes menos ocasiones el robo de bases este año (un robo de base por juego, mientras que en el 2011 teníamos una media de 1.32 intentos). Aunque hay que reconocer en este aspecto del juego, los Padres no se encuentran entre los últimos equipos de las mayores, estando en la mitad de la tabla de los equipos de las Grandes Ligas en intentos de robos de bases y en robos obtenidos.

En el aspecto individual, destaca sin duda, Headley, que es líder del equipo en carreras impulsadas con 14, en hits con 21, en HRs con 4 y en turnos de bateo con 84, además de en pasaportes a primera con 19, que por cierto es el único aspecto de la estadística ofensiva en que Headley continua estando en los primeros puestos (segundo de la Nacional, tras Joey Votto), tras haber destacado en la Liga Nacional al bate, hasta muy poco tiempo.

Denorfia, con casi la mitad de los turnos de bateo de Headley, es otro de los destacados al bate de los Padres, con un porcentaje de bateo de .326, siendo el único de los peloteros de San Diego que supera la marca de los .300 y en porcentaje en base con .426 (superando el registro de Headley de .388, que se sitúa en segundo lugar);

Otros peloteros que han destacado en la ofensiva de los Padres, han sido Hundley con 11 carreras impulsadas, Alonso con 19 hits y Venable con 18 hits. El resto se ha mostrado en un discreto segundo plano, no aportando demasiado a San Diego, en busca de las victorias que tanto necesitamos.

La loma no atesora unos números tan pobres como la ofensiva, pero ha demostrado que su actuación no es suficiente para sostener al equipo. Su ERA se sitúa en 3.53 (algo superior a los 3.42 con lo que se terminó el 2011) ocupando el duodécimo lugar de las Mayores, cediendo una media de 7.43 hits por cada nueve entradas (lo que nos sitúa como el quinto mejor equipo en esta lid, mejorando los 8.22 del 2011). En HRs la media ha aumentado respecto del 2011, de un0.78 aun 0.92. En donde no hemos estado nada acertados en la concesión de bases por bolas, siendo penúltimo equipo de las Mayores con 3.95 por juego (mientras que en el 2011 teníamos una media de 3.24). También hemos subido la media de strikeouts por encuentro de 7.07 en el2011 a7.94 en este 2012, siendo el octavo equipo de las Mayores.

La conclusión a la que llegamos tras ver las cifras y las sensaciones transmitidas por el equipo es que la loma no es tan buena como otros años y que cualquiera diría que la ofensiva no tiene remedio (… al menos con este presupuesto), por lo que el caminar por el desierto se prevee que será nuestro sino en este 2012.

Pero una reflexión. Las temporadas son muy largas y el año pasado por estas fechas, San Diego estaba en la cola del Oeste de la Nacional y Arizona tan solo tenía un triunfo más que nosotros bastante lejos de la cabeza de la clasificación. Finalmente Arizona se alzó con el título de la División Oeste de la Nacional y nadie recordaba que al comenzar Mayo estaban muy lejos de lograr lo que alcanzaron en Septiembre.

Nunca hay que tirar la toalla. Nunca se sabe donde puede estar el punto de inflexión que cambie el rumbo de una temporada, como nos sucediese afortunadamente en el 2009, en los 62 últimos juegos de la temporada, con un balance a nuestro favor de 37-25 que inició una tendencia positiva en el equipo.

Hasta muy pronto desde España.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: