El jardín de los Padres busca consolidarse.

En los primeros compases de la temporada, las lesiones han caracterizado al jardín de los Padres de manera muy significativa, así como la confección de este en el lineup de cada juego, buscando la mayor rentabilidad ofensiva posible para el equipo. Ahora, tras las cinco primeras series y a tan solo una semana para el final del primer mes de competición, el jardín presenta incógnitas que no se terminarán de resolver, hasta que este pueda brindar a la ofensiva de San Diego, la productividad que los Padres tanto necesitan para incrementar nuestra competitividad en el Oeste de la Nacional.

Y es que si las lesiones han caracterizado el inicio de la temporada para el jardín del PETCO Park, ahora nos encontramos con el cruce de caminos que supone ver como en un extremo, un pelotero como Kotsay ha vuelto de la lista de lesionados para ayudar al equipo (y Carlos Quentin esta a punto de hacerlo también), mientras que en el otro extremo, vemos como un pelotero como es el caso de Kyle Blanks, vuelve a decir adiós a otra temporada, merced a una operación quirúrgica a la que tendrá que ser sometido en las próximas fechas, para poder reconstruirle su hombro izquierdo, por culpa de una dolencia que arrastraba desde la primavera de este 2012.

Luces y sombras para los outfielders que no han terminado de encontrar la fórmula mágica de la productividad que los Padres necesitan en cada encuentro, así como la continuidad en la titularidad de tres jardineros que sean referencia en los tres puntos cardinales del jardín del PETCO Park. Las lesiones han tenido que ver en esto, pero la producción de carreras también ha tenido que ver y mucho. Tanto es así, que las lesiones han dejado lugar a probaturas de peloteros que hasta esta temporada, no habían lidiado con el jardín, al ser oriundos de otras posiciones. Como es el caso de Jesús Guzmán.

Guzmán comenzaba el año, con la incógnita de cómo podría ser utilizado el pelotero que mejor rendimiento dio a la ofensiva del equipo en la recta final de la pasada temporada. La llegada de Yonder Alonso y Mark Kotsay, podía la competencia en la primera base por las nubes y su bate se antojaba fundamental para los Padres de este año. No en vano, en el año 2011 tras 76 juegos y 247 turnos de bateo, lograba unos números que provocan impaciencia por ver si se trasladasen a una temporada completa. Logró un porcentaje de bateo de .312 y .369 de porcentaje en base, con 77 hits, 44 carreras impulsadas y 33 anotadas, además de hacer historia en los Padres y en el PETCO Park, al terminar con un porcentaje de bateo en casa de .346 (37 de 107), la mejor marca de un jugador de los Padres en el PETCO Park, en sus ocho temporadas de historia (con un mínimo de 100 turnos de bateo por campaña).

Las dudas de cómo Bud Black utilizaría a Guzmán se resolverían pronto como las lesiones de Kotsay y Quentin, dando la oportunidad de debutar en el jardín izquierdo a un pelotero que hasta ahora se había manejado en primera base (y en tercera en la pelota invernal). Sus números hasta ahora son de un porcentaje de bateo de tan solo .200, porcentaje en base de .259, 10 hits, ocho carreras impulsadas y cuatro anotadas (todo ello en 16 juegos y 50 turnos de bateo). No son los números del 2011, pero aun así ha sido un pelotero muy importante en la desvalida ofensiva de San Diego en este arranque de campeonato.

Y es sus números han destacado sobre la mayoría del resto de jardineros de los Padres. Aunque Maybin Venable y Denorfia, no se han quedado atrás a la hora de aportar su granito de arena de lo logrado hasta el momento por la ofensiva de los Padres.

Maybin, que es dueño indiscutible del centro del jardín, ha logrado 11 hits en 60 turnos de bateo, con lo que su porcentaje de bateo se sitúa en un pobre .183 (.275 de porcentaje en base, con 6 pasaportes a primera), con tan solo cuatro carreras impulsadas, pero eso sí, 10 carreras anotadas (la mejor marca de los jardineros de San Diego) y cuatro robos de bases.

En la derecha del jardín, Venable y Denorfia han compartido partido protagonismo, con números parecidos, pero destacando cada cual en alguna faceta de las estadísticas.

Venable es el jardinero que más hits ha logrado con 13 en sus 49 turnos de bateo, con tres pasaportes a primera y un porcentaje de bateo de .265 y en base de .321, dos carrea impulsadas, seis anotadas y un HR. Mientras que Denorfia, es el jardinera con el mejor porcentaje de bateo, con .300 y en base, con .400, habiendo logrado 9 hits en 30 turnos de bateo, cuatro pasaportes a primera, cuatro carreras impulsadas, cinco anotadas y un HR (el cual fue de dos carreras y concedió a los Padres la segunda victoria del año, al lograrlo en la parte baja de octava entrada en el segundo juego frente a los D-Backs).

Del resto de jardineros, hay que destacar los cinco hits en 20 turnos de bateo de Hermida (.250 de porcentaje de bateo y .348 de porcentaje en base) y poco más, porque el regreso de Kotsay al lineup no produjo el aumento de productividad ofensiva que se esperaba (.182 de porcentaje de bateo con tan solo dos hits en 11 turnos de bateo) y Blanks se desvanece del panorama de los Padres un año más, justo cuando buscaba su reivindicación definitiva dentro de las Mayores.

¿Será el retorno de Quentin la panacea que los Padres buscan? Quentin, vino a San Diego precisamente para aportar músculo al bate de los Padres, teniendo entre sus logros el hecho de haber conectado al menos 21 HRs en cada una de las últimas cuatro temporadas para Chicago. Pero el vasto PETCO Park y la lesión que le ha impedido iniciar la temporada,… ¿le permitirán igualar los números cosechados por él en la ciudad del viento?

En la pasada temporada, logró promediar .254 de bateo, .340 de porcentaje en base, con 107 hits, 24 HRS, 31 dobles, 53 carreras anotadas y 77 carreras impulsadas, todo ello en los 118 juegos que disputó. A esto hay que añadir que su slugging PCT se situó en .499. Esto en lo que se refiere al 2011, puesto que en su estancia en Chicago acumuló un porcentaje de bateo de .257, con un porcentaje en base de .352 y un slugging PCT de .505, además de los mencionados 21 HRs como mínimo, por temporada. En el acumulado de su carrera, atesora 125 dobles, 6 triples, 121 HRs, 383 carreras impulsadas, 321 carreras anotadas, 214 pasaportes a primera, .252 de porcentaje de bateo, .346 de porcentaje en base y .490 de slugging PCT.

Los números que pueda atesorar en San Diego son una incógnita y todos estamos ansiosos por saber si su aparición en el lineup de los Padres, supondrá un impulso en la competitividad del equipo. Algo que necesitamos con urgencia, para mejorar nuestro pobre balance.

Las dos recientes victorias frente a los Phillies esperemos que sirvan de estímulo para afrontar esta semana y los próximos retos a los que nos hemos de afrontar. El inicio de campaña y solo eso, el inicio de lo mucho que todavía nos espera de temporada. Hay que seguir con ánimo y fe a este equipo, que por las circunstancias propias de cualquier temporada, todavía está encontrando su sitio en el campo.

Hasta muy pronto desde España.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: