Cory Luebke firma extensión con los Padres.

Cory Luebke ha llegado a un acuerdo con los Padres, para prolongar su estancia en San Diego  hasta el año 2015, con opciones para club para las temporadas 2016 y 2017.

Los números del acuerdo nos dicen que nuestro querido lanzador zurdo tendrá garantizado 12 millones de dólares y que potencialmente la cifra de sus ganancias podría ascender a los 27,75 millones de dólares (con un bono de 500.000 dólares pagados en dos cuotas por firmar, además de 500,000 dólares  en el 2012, 1 millón en 2013, 3 millones en 2014, 5,25 millones en 2015, una opción de 7,5 millones para 2016 y una opción de 10 millones para 2017 y una compra de 1.75 millones para 2016 y de 250.000 para 2017).

Pero al margen de lo que los fríos números señalan, se puede intuir un mensaje subliminal tanto en esta extensión de contrato como en las otras dos extensiones que hemos vivido recientemente en las figuras de Cameron Maybin y de  Nick Hundley.

En los últimos movimientos realizados se refleja el espíritu de cimentación de este proyecto de futuro. Anteriormente, desde aquel fatídico juego número 163 del 2007 en Colorado, donde nos vimos privados de la tercera participación consecutiva de los Padres en la postemporada, hemos vivido en un constante ambiente de reconstrucción radical del equipo sin terminar de ver cuando se verían los frutos de dicha reconstrucción. Es más, parecía que no había movimientos que nos indicasen que se tenía un plan maestro para retornar a la cima del Oeste. Pero ahora las cosas son distintas.

Y distintas sobre todo desde que en esta pasada offseason, se realizaron determinados movimientos que pusieron la guinda a una excelente granja, con la que soñar con hacer cosas importantes a medio plazo. Y estas extensiones vienen a reafirmar este compromiso con el futuro, porque son renovaciones que los Padres necesitan poder alcanzar la excelencia, cuando el fruto de la granja esté maduro para dar lo mejor de sí mismo.

Hasta hace muy poco veíamos como jugadores de la envergadura de Adrian Gonzalez, Jake Peavy, Chris Young (estos tres fueron los últimos protagonistas de extensiones de peloteros que estaban bajo control de los Padres), Mike Adams y Heath Bell, se alejaban del Sur de California por no poder hacer frente a los contratos a los que ellos aspiraban.

Pero ahora el cambio de tendencia, aun con el tumulto vivido en la dirección del equipo reciente y sin una solución clara hasta la fecha, es patente y pone más serena a una fanaticada que necesitaba sentir que la eterna reconstrucción no era tan eterna. Una fanaticada que necesitaba sentir no se marcharán determinados peloteros de prestigio y que serían fundamentales en unos Padres competitivos. Una fanaticada que necesitaba sentir que con una apuesta fuerte por retener de peloteros de calidad y con la excelsa granja que tenemos, el momento de vivir otra vez la época de vacas gordas no está tan lejano.

Volviendo a los fríos números, cabe menciones que la estadística con la que Luebke puede presumir hasta la fecha con San Diego, ha sido el de un record de 7-11 (6-10 en 2011), con una ERA de 3.38 (3.29 en 2011), los 50 juegos y 157.1 innings lanzados hasta la fecha (46 juegos y 139.2 innings en 2011), cediendo 122 hits (105 en 2011), 62 carreras (54 en 2011), 15 HRs (12 en 2011) y permitiendo 50 pasaportes a primera (44 en 2011), mientras que en esta primavera de momento atesora un record de 1-0, con una ERA de 3.93, en los cinco juegos y 18.1 innings en los que ha intervenido, cediendo 20 hits, 8 carreras y 3 HRs, además de cuatro bases por bolas.

Ahora afrontará su tercera temporada en las Mayores y con los Padres con la serenidad de saber que ha firmado un buen contrato y que es apreciado por los Padres como una de los pilares importantes sobre los que sustentar un brillante futuro para la franquicia de San Diego.

Nuestro lanzador zurdo no llegó a las Mayores hasta los 26 años (recientemente ha cumplido los 27 años, concretamente el 4 de Marzo) y no se convirtió en una pieza de la rotación de los Padres hasta mediados de la pasada campaña, sin embargo los Padres no han sido ajenos a todo el potencial que Luebke tiene para convertirse en uno de los mejores lanzadores zurdos de las Grandes Ligas. Ahora Luebke será el número dos de la rotación de los Padres a partir de Abril y tendrá en su repertorio de lanzamientos, además de su bola rápida y su deslizante, una más trabajada curva y change-up que en esta primavera ha preparado junto con el entrenador de pitcheo Darren Balsley y el manager Bud Black, por lo que afrontará un año más que ilusionante, en el que demostrar a todos porque los Padres han depositado tantas expectativas en el él.

Hasta muy pronto desde España.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: