Tormenta en la dirección de los Padres.

Jeff Moorad ha dimitido de su cargo de director ejecutivo de los Padres.

El miércoles ha saltado la sorpresa y Jeff Moorad ha dado un nuevo giro de tuerca a la situación que los Padres viven en su directiva, al anunciar su dimisión como director ejecutivo del equipo de San Diego, teniendo de telón de fondo la negativa por parte de las Grandes Ligas de la aprobación de la definitiva compra del equipo por parte del grupo que Moorad lidera, así como las negociaciones para ultimar la aprobación por parte de las Mayores del acuerdo televisivo con FOX Sport San Diego.

Según se ha anunciado, Tom Garfinkel se hará cargo de la dirección ejecutiva de manera interina, mientras que Jeff Moorad ostentará el cargo de vicepresidente del club y será responsable de supervisar la implicación de los Padres en el desarrollo de Fox Sport San Diego.

Todo un revuelo que sorprende solo a medias, porque desde el mismo momento en que la MLB no aprobó la definitiva compraventa del equipo de Moores a Moorad y teniendo pendiente la aprobación del acuerdo televisivo de por medio, no se podía decir que en la directiva de los Padres las aguas estuvieran en su cauce normal, hasta no lograr poner en orden estos asuntos (sobre todo el que concierne a la TV). La situación de la compraventa del club y la situación de la directiva estaba un poco enrarecida desde entonces, sobre todo porque por encima de todo, había que salvaguardar los intereses de los Padres, y estos pasaban por Fox Sport San Diego, principalmente. Tanto es así, que en aras de poder lograr no enturbiar el proceso de venta de los derechos televisivos, Moorad retiró la petición de la aprobación de la compra de los Padres, ante la MLB.

Parecía que con ello todo se calmaría, volverían las aguas a su cauce normal y que la aprobación de los acuerdos televisivos, sellaría una normalidad dentro del seno de los Padres que no termina de llegar y como muestra este botón.

La situación que ha derivado en este anuncio, empezó a comienzos de año, cuando los Padres, Moores y Moorad se las prometían muy felices en las pasadas reuniones de propietarios de las Grandes ligas. Los Padres confiaban en que se finalizase el traspaso definitivo de poderes entre Jeff Moorad y John Moores, completando la venta del equipo, a pesar de tener dos años más de plazo para completarse, habiendo realizado las diligencias oportunas para la definitiva venta , agilizándolo todo merced a los acuerdos con FOX Sports y a la petición de Moores de terminar con todo esto lo antes posible. Hacía falta el 75 por ciento de los votos de los propietarios y finalmente eso no se produjo. Con el fin de aclarar aspectos “técnicos” o económicos relativos a la operación, se dilataba un poco más toda esta situación.

Según informó en su día el comisionado de las Grandes Ligas, Bud Selig, se trataría de agilizar el proceso al máximo, para que no hiciese falta esperar a la siguiente reunión de propietarios, pero Moorad, con el objetivo de poder evitar problemas con la aprobación de la nueva TV de los Padres, retiró la propuesta ante el gran organismo. Y es que no en vano, el acuerdo por los próximos 20 años y con una previsión de ingresos de unos 30 millones de dólares para esta temporada, no es algo como para ponerlo en riesgo de que no fructifique.

La negativa de la finalización de la venta de los Padres por parte de la MLB y la posterior retirada de esta petición, sin duda pudo crear algún que otro roce entre los intereses de los dos grandes protagonistas de la directiva de los Padres en la actualidad. Tanto que habrá que ver como afecta esto al sentimiento de Moores acerca de terminar de vender el club en el plazo establecido en el acuerdo inicial o si por el contrario, esta hoja de ruta se verá afectada por los últimos acontecimientos.

Lo que si es seguro que todas las partes coinciden en afirmar que la mayor prioridad ahora de los padres, es que los fan de los Padres puedan disfrutar desde el comienzo de la competición de los juegos de San Diego a través de TV. Un acuerdo por los próximos años y que puede ascender a la cifra de 1 billón de dólares. Algo que los Padres no se pueden permitir el lujo de dejar escarpar-

Tom Garfinkel, nuevo CEO de los Padres (al menos de manera interina), ya se ha apresurado a decir que esta situación no va a afectar al normal funcionamiento de la entidad, ni a su fuerza. Un mensaje tranquilizador, sin duda. Pero esto calará más hondo en el sentir de la fanaticada de los Padres, con el transcurrir de los días y los acontecimientos, más que ahora.

Habrá que estar muy atentos a los próximos movimientos de los Padres y las partes implicadas en el asunto. Seguro que los pasos que se den, se harán teniendo en cuenta lograr generar una situación que sea favorable a los intereses del equipo de San Diego. Esperemos que los objetivos de la dirección ejecutiva se puedan cumplir, con el deseo de que además las aguas puedan volver a su cauce normal y con ello se consolide la fuerza y la estabilidad del club, a unos niveles que superen a los de estos días.

Hasta muy pronto desde España.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: