Kyle Blanks busca su sitio en los Padres 2012.

En esta offseason, los Padres han sufrido una profunda reforma. Y si hay un jugador de nuestro equipo, al que le ha afectado especialmente todos estos movimientos, ese es Kyle Blanks.

En primer lugar, cuando la salida de Andrian González de los Padres no era más que un rumor, todo el mundo confiaba que en Blanks, tuviésemos a un primera base de garantías que se adueñase de esta posición en el diamante. Y esas expectativas estaban bien fundamentadas, ya que el 2009 fue el año de su sensacional irrupción en la recta final de la temporada, en las que disputó 54 partidos, tuvo 148 turnos de bateo, 37 hits, 10 HRs, impulsó 22 carreras, anotó 24 carreras, con un porcentaje de bateo de .250 y un porcentaje en base de .355.

Sin embargo las cosas no salieron del todo bien al año siguiente y buena parte de culpa la tuvo las desafortunadas lesiones que interrumpieron su progresión (codo y fascitis plantar).

Tras la salida de Gonzo, llegaron nuevos retos para Blanks. Él ya se había acomodado en el jardín izquierdo, como alternativa a una primera base que esta ocupada, pero el canje realizado por San Diego y Boston (con la llegada de Anthony Rizzo) y la contratación de Brad Hawpe, le volvían a cerrar la puerta del diamante y le volvían a confinar en el jardín.
Todo el mundo estaba expectante acerca de la evolución de Blanks, porque tras su irrupción en las Mayores, no se había refrendando todo lo que de él se esperada, pero un rayo de luz se arrojó sobre si futuro, cuando en la pasada temporada, Blanks se incorporaba al equipo de Grandes Ligas dejando buenas sensaciones. Pero una vez más, la llegada de Guzman al equipo (con un poder de bateo que sorprendió a los Padres y su fanaticada) y la posterior llegada de Yonder Alonso y de Carlos Quentin, le dejaban en una situación que le es conocida para nuestro pelotero. Volver a luchar por hacerse un hueco en el equipo.

Ahora Blanks se centra en esta primavera en incrementar su poder de bateo, lo cual es fundamental en un pelotero de los Padres que busca hacer un hueco en el equipo. La rivalidad por obtener tiempo de juego será grande, en las posiciones en las que Blanks puede jugar, pero él sabe que si logra hacer más hits, de los que ha logrado hasta ahora, su presencia en el terreno de juego se puede hacer imprescindible para el equipo. Un equipo que por otro lado, busca como agua de mayo, un jugador que sea referencia en ataque y guíe al resto a conseguir las carreras necesarias, para amarrar victorias que la loma nos deje en bandeja de plata.
“Creo que Kyle está en un buen lugar mental y físicamente”, dijo nuestro manager Bud Black, hace unos días. “Para un jugador joven, él ya ha pasado por todo tipo de cosas. Ha tenido pruebas de éxito y duro”. Una muestra de confianza en el potencial de Blanks, que pasará en el 2012 una nueva reválida en busca de afianzarse definitivamente en el roster del equipo. Algo que busca con ahínco desde hace algunas temporadas.

Con los entrenadores de bateo, Phil Plantier y Alonzo Powell, lleva ya tiempo trabajando en su nuevo reto y ahora en Peoria, está tratando de demostrar sus mejoras. No hay grandes cambios en su modo de batear, pero se está centrando en el contacto y dirección de la bola, lo cual se antoja fundamental si pensamos en el PETCO Park.

Con la salud como aliado, tratará de luchar por un puesto en el roster y en el jardín del PETCO Park, teniendo a un elenco de jardineros que hará muy atractiva la pelea por jugar con los Padres.
Demostrar que sabe generar los hits que San Diego necesita, demostrar que la fuerza que demostró tener no se ha ido y tener fe en sí mismo, serán las piedras angulares en las que se basará su candidatura a ser un pelotero de relevancia en los Padres del 2012.

De momento, en los cinco primeros en los que él ha participado, ha gozado de 15 turnos de bateo, logrando tres hits (uno de ellos un HR), anotando tres carreras, e impulsando una carrera, además de recibir una base por bolas. Su porcentaje de bateo, de momento se sitúa en .200 y su porcentaje en base en .294.
Habrá que estar muy atentos a la evolución de Blanks. Siempre ha sido un pelotero sobre el que han recaído muchas miradas expectantes en San Diego. Y ahora no van a ser menos.

Hasta muy pronto desde España.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: