febrero 2012

La República Dominicana es la nueva dueña del Caribe.

México no pudo hacer historia, conquistando por segundo año consecutivo las Series del Caribe. Si bien el año pasado, los Yaquis de Ciudad Obregón llevaron la gloria al béisbol Mexicano, en esta ocasión se han quedado cortos y no han podido hacer nada frente a los anfitriones dominicanos, que han dominado sin ningún tipo de dudas esta gran cita del béisbol invernal.

Los Leones de Escogido conquistaron su cuarta Serie del Caribe, lo que sube la cuenta del béisbol dominicano en esta cita a 19 triunfos, por contra de 14 triunfos Puertorriqueños, los 7 de los Cubanos y Venezolanos, los 6 Mexicanos y el único triunfo que logró el béisbol Panameño, allá por el año 1950.

Un triunfo que como el año anterior, se dio sin que tuviesen necesidad de jugar en la penúltima jornada de campeonato. Con la derrota a primera hora de México ante Puerto Rico el lunes, los Leones del Escogido se coronaron campeones de la 54 edición del Clásico Caribeño, sin demasiada gracia, al no haber celebración en el campo, sino en el vestuario.

Este hecho, que ya se repitió en el histórico triunfo del béisbol Mexicano el año anterior (con Everth Cabrera como uno de los protagonista más destacados), ha generado no pocas críticas, por ser fruto de un formato de priva de la emoción de dilucidar el título en una final, en donde en el campo se dirima la suerte de la Serie Caribeña, en un enfrentamiento directo por el triunfo final. Y es que los tres últimos juegos del torneo carecieron de toda emoción e importancia (República Dominicana una vez se vio campeona, perdió los dos últimos juegos que disputó y que eran intranscendentes).

Para la última jornada solo quedó por dilucidar quien sería segundo en el torneo, en la que Venezuela, México y Puerto Rico llegaron a la última jornada con dos triunfos y tres derrotas. Curiosamente, México que había ganado dos juegos en la primera vuelta, terminó último en la clasificación, al perder los tres juegos disputados en la segunda vuelta, mientras que Venezuela y Puerto Rico terminaron con tres victorias en segundo puesto.

El cerrador dominicano Jairo Asencio fue elegido como el Jugador Más Valioso, liderando a cinco miembros del equipo campeón en el equipo de Estrellas. Pablo Ozuna fue seleccionado como el mejor segunda base, Andy Dirks como jardinero; Raúl Valdés (lanzador zurdo) y Ken Oberkfell (manager).

Venezuela tuvo a Héctor Giménez (primera), Miguel Rojas (campocorto), Adonis García (jardinero) y Luis Jiménez (bateador designado).  Puerto Rico aportó con Luis Figueroa (tercera base) y Jesús Feliciano (jardinero) y Nelson Figueroa (lanzador derecho). México sólo colocó a un jugador, el receptor Iker Franco.

La única pena de estas Series es la falta de grandes nombres que den brillo a este evento invernal caribeño, pero eso ya difícil solución tiene en un mundo de las Grandes Ligas en las que los invierten auténticos capitales en determinados peloteros, como para tener el riesgo de que estos se puedan lesionar en algún juego en otra liga de otro país. Situación que en cierto modo me recuerda a algunos vetos que la NBA imponen a algunos jugadores europeos, cada vez que se acerca el Eurobasket, impidiendo que defiendan su camiseta nacional en la cita continental.

Pero sea como sea, el béisbol invernal sigue teniendo atractivo para el aficionado. Y es que hay parón de Grandes Ligas y además de poder disfrutar de béisbol competitivo en el largo estadio invernal, podemos disfrutar de una cita como esta (Serie del Caribe), que va más allá de una competición entre clubes, sino que se convierte en una auténtica cita de “selecciones” nacionales caribeñas. Una competición de “selecciones” caribeñas que se circunscribe solo a cuatro países, entre otras cosas por razones económicas que impiden el aumento de participantes a día de hoy.

Esperemos que el año próximo vuelva a vencer en la cita caribeña el país organizador, ya que en el 2013 la ciudad mexicana de Hermosillo será la sede del torneo.

Nos despedimos de la Serie del Caribe y con ello le damos la bienvenida al FanFest del 2012 y el comienzo de los entrenamientos primaverales para los Padres. Y ahora sí que empieza lo que con tanta ansia estábamos esperando desde el mes de Octubre: Las Grandes Ligas y los Padres.

Hasta muy pronto desde España.

SIGUE PADRES HISPANOS EN FACEBOOK.

SIGUE PADRES HISPANOS EN TWITTER.

La última pieza del engranaje de la loma.

Era un secreto a voces que los Padres deseaban añadir un nuevo brazo a la loma de San Diego para el 2012. Un nuevo brazo que llegase vía agencia libre y que concediese más profundidad a una loma que no tiene otro objetivo que no sea mantener el gran nivel mostrado en los últimos años.

Y ese nuevo brazo se llama Micah Owings, tras haber alcanzado un acuerdo para el 2012 por un millón de dólares. Un lanzador diestro que es un viejo conocido de nuestro Gerente General, de su etapa con los chicos del desierto. Owings, de 29 años de edad, estuvo con Arizona en el 2007 y 2008, al mismo tiempo que Byrnes era el Gerente General de los Diamondbacks.

Una primera etapa en Arizona, que junto con su primer año completo con los Reds, supuso su mejor etapa en las Grandes Ligas, logrando disputar un total de 64 juegos como el lanzador de inicio, venciendo en 21 ocasiones y con 29 derrotas, además de atesorar un más que aceptable porcentaje de bateo que llegó a ser de .333 en el 2007. Números que no son equiparables a los cosechados en sus dos últimas campañas en las que tan solo ha podido disputar cuatro juegos como titular, a pesar de haber participado en 55 juegos en estas dos campañas.

El año pasado el diestro terminó con una marca de 8-0 con efectividad de 3.57 en 33 juegos, incluyendo cuatro aperturas, con Arizona, mientras que el global de sus cinco temporadas en las Mayores, nos dejan ver que ha logrado tener un balance de 32-31 en 132 juegos (68 de ellos como titular), con dos juegos completos lanzados en el 2007, 1 shutout, con una ERA acumulada de 4.91, 473.1 entradas lanzadas y con un porcentaje de bateo de .286, lo cual no deja de ser significativo para un equipo como el nuestro que no posee un poder ofensivo muy destacado y que además somos de la Liga Nacional, con lo que el bateador designado no es una arma a nuestro alcance para paliar la falta de acierto al bate, que generalmente suelen tener los lanzadores.

Y es que este detalle de su potencial ofensivo (para ser un lanzador) no es algo para ignorar así como así, ya que Owings es uno de los mejores bateadores de las Mayores de entre los lanzadores de la Gran Carpa. Su porcentaje de bateo de .286 se ve adornado además por 9 HRs, 35 carreras impulsadas en 203 turnos de bateo, un porcentaje en base de .313 y un porcentaje de slugging de .507. De hecho, Owings tiene el record en Georgia High School con 69 HRs en carrera en esa institución, e incluso ha sido usado como pinch-hitter durante su carrera en las Mayores.

Así pues, con la llegada de este nuevo miembro de la organización,  los Padres dan una vuelta de tuerca más a su lavado de cara de la loma, que verá muchos rostros nuevos respecto del año pasado, ahora que está muy cerca la llegada de los entrenamientos primaverales.

Ni Mat Latos, ni Aaron Harang, ni Heath Bell, ni Mike Adams, ni Wade Leblanc, volverán a la disciplina de San Diego dentro de dos semanas, cuando el trabajo empiece en Peoria. Además de Micah Owings, también Andrew Cashner, llegado de Chicago por el canje de Rizzo, Edinson Volquez, llegado del canje de Latos a los Rojos de Cincinnati y Huston Street, sustituto natural de Bell, serán las caras nuevas más destacadas y buscadas en los primeros días de entrenamientos primaverales, en lo que al montículo se refiere.

Unas caras nuevas que sin duda tendrán un gran peso específico en la loma, ya que Volquez estará en la rotación, Huston Street será el nuevo closer, Cashner está llamado a ser uno de los lanzadores más importantes de la parte final de los juegos y Owings y su importante bate puede estar llamado a reverdecer los laureles logrados en sus primeros años en la Gran Carpa.

Ahora ya está todo casi listo para empezar a disfrutar de un mes de Febrero, en donde el montículo empezará la lucha por perfilarse como un puntal importante en el éxito de los Padres en el 2012. Las respuestas acerca de qué peloteros formarán definitivamente parte del roster, de quienes formarán parte de la rotación y los roles que todos ellos desempeñarán en la temporada que está por comenzar, las encontraremos muy pronto en el camino que está a punto de comenzar.

Hasta muy pronto desde España.

SIGUE PADRES HISPANOS EN FACEBOOK.

SIGUE PADRES HISPANOS EN TWITTER.

El acuerdo con Moseley termina con el arbitraje en SD.

Era el último de los peloteros de los Padres que todavía no había llegado a un acuerdo con San Diego para el 2012, pero finalmente también él ha terminado evitando el arbitraje.

En su página web, los Padres anunciaron que han llegado a un acuerdo con el lanzador derecho Dustin Moseley que ganará $2.0125 millones en el 2012. Él había pedido $2.55 millones, y el equipo le ofreció $1.5 millones, por lo que el acuerdo alcanzado resulta ventajoso para ambas partes, puesto que el acuerdo alcanzado sitúa el salario en el punto medio de las pretensiones de ambas partes.

Con esto Moseley afrontará sin distracciones un Spring Training que está a punto de comenzar y que será fundamental para él, ya que peleará por hacerse con un puesto en la rotación del equipo para la próxima temporada. Tuvo marca de 3-10 con efectividad de 3.30 en 20 aperturas con los Padres en la temporada, antes de que su temporada terminara después de ser colocado en la lista de incapacitados el 31 de julio con una lesión en su hombro izquierdo. Esto le obligó a una cirugía para repararle el hombro que se dislocó dos veces durante la temporada.

Sin duda esto será un handicap para él y sus aspiraciones de tener mayor protagonismo en el equipo en el 2012, pero lo cierto es que luchará para estar junto con Tim Stauffer, Cory Luebke, Clayton Richard y Edinson Volquez en la rotación. Anthony Bass quizás sea su mayor reto a la hora de lograr este objetivo, pero se planta en esta primavera con muchas opciones de lograrlo.

Y con esto los Padres afrontan con todos los sentidos puestos en el Spring Traning y sin distracciones salariales de por medio, ya el proceso de arbitraje ya se terminó para San Diego. El zurdo Clayton Richard evitó hace muy poco el proceso de arbitraje salarial, al llegar al acuerdo de 2.705 millones de dólares (había solicitado 3.1 millones, mientras que los Padres argumentaban 2.35 millones, por contra de los  $468,000 que ganó la pasada temporada), y anteriormente a él habían llegado a un acuerdo Thatcher ($700,000), Baker ($750,000), Headley ($3.475 millones), Quentin ($7.025 millones), Hundley ($2 millones), Gregerson ($1.55 millones), Volquez ($2.2375 millones), Venable ($1.475 millones) y Stauffer ($3.2 millones).

Ahora, con esta noticia y la llegada del mes de febrero, se hace más patente la cuenta atrás, antes del comienzo de la actividad en el campo, siendo todos más conscientes de lo cercana que está la puesta en marcha de la maquinaria de la Gran Carpa.

Ahora la duda que todos tenemos en la cabeza, es saber si habrá o no más movimientos entorno al equipo antes del inicio de la actividad. En caso de haber movimientos de última hora, lo que habría que ver es si estos tendrán que ver con la incorporación de un nuevo lanzador (es una posibilidad bastante probable) o por el contrario se centrarán en el centro del diamante, ya que surgen rumores acerca del interés de ciertos equipos (Boston Red Sox) por Jason Bartlett.

Sea como sea, ya queda menos para la llegada de lo que todos deseamos: el béisbol y nuestros queridos Padres de San Diego.
Hasta muy pronto desde España.

SIGUE PADRES HISPANOS EN FACEBOOK.

SIGUE PADRES HISPANOS EN TWITTER.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.