enero 2012

¿Serán los Juegos Olímpicos del 2020, los del retorno del béisbol?

Hoy se ha presentado el logo oficial de la candidatura de Madrid para albergar los Juegos Olímpicos del año 2020. Un logo que supone el tercer intento consecutivo de la capital de España, para ser la sede de la gran macrocompetición deportiva por excelencia.

Y cada vez que pienso en los Juegos, no puedo evitar pensar en el posible retorno de nuestro deporte a esta gran competición. Siempre leemos y hablamos acerca de la polémica que rodea a esta vuelta a los Juegos y si debemos participar o no en ellos.

Yo soy de la opinión de que el Béisbol debe de estar en los Juegos Olímpicos, y la fiesta en la que siempre se convierte el Clásico Mundial, lo demuestra con creces. Aún más después de las magníficas actuaciones de equipos nacionales, sin gran tradición beisbolística, como fue el caso de Holanda en la pasada edición del 2009, dándole una enorme universalización a este deporte. Siempre pongo el mismo ejemplo y con la ampliación que va a disfrutar la edición de 2013, se viene a confirmar que la competición beisbolística a nivel de selecciones se consolida a pasos agigantados.

En el año pasado la federación Internacional, estuvo analizando el modo de reestructurar los torneos que la federación organiza, para lograr que los profesionales de las Grandes Ligas, puedan participar y así el COI (Comité Olímpico Internarcional), pueda considerar como muy atractivo (incluso a nivel económico), la vuelta del béisbol. Ciertamente esto no es algo que creo que suceda, aunque sería algo increíble ver otro “clásico mundial” en Madrid en 2020. Pero lo importante es ver el béisbol en esa cita, juegue quien juegue.

Ahora el gran arma que usar para su propio beneficio, de cara esta gran lucha, que es devolvernos a los Juegos Olímpicos y el desarrollo universal de nuestro deporte, no es otra que el Clásico Mundial, que tan buenos resultados ha dado en las dos primeras ediciones.

Por lo pronto la IBAF y las Mayores han ampliado la participación de 16 equipos a 28, en la edición del año que viene, por lo que se empieza a dar los pasos oportunos para demostrar al COI que la competición a nivel de selecciones se universaliza en todos los continentes. Una competición que cada vez se espera con mayor y mayor expectación.

Hablando en plata, siempre digo que la MLB no necesita al movimiento olímpico para su desarrollo en el futuro, pero el olimpismo, sí que es un ingrediente fundamental para el desarrollo de este deporte alrededor del mundo. Países en donde este deporte no es tradicional, apuestan por él (miremos a Holanda, Italia y España, que participará por primera vez en la próxima edición del WBC), para poder competir en una competición tan sumamente importante como son los JJ.OO., y de no estar en el movimiento olímpico, su apuesta no sería tan intensa.

¿Quién dice que mañana, no entre en el mapa de futuros jugadores de la MLB, otro país que ahora no cuenta demasiado en el mundo del Béisbol? Yo no creo que sea Ciencia-Ficción, decir que el movimiento olímpico ayudaría a dar una mayor dimensión mundial al Béisbol y que a la larga la MLB, se beneficiaría de ello. Y mucho.

Luchemos todos juntos para el desarrollo de este deporte a nivel de equipos nacionales. Fundamental para ello, es el desarrollo del World Baseball Classic, así como el mundial que organiza el IBAF y los torneos sub 23, sub 21, sub 18, etc.

Ojalá se pueda ver en Madrid, al equipo nacional de béisbol español y a los equipos de otros muchos países, disputar los Juegos Olímpicos del 2020. En España, el béisbol escribió su primer capítulo en los Juegos (Barcelona 1992). Su regresó, sería muy bonito que también fuese en mi patria… en el 2020.

Hasta muy pronto desde España.

SIGUE PADRES HISPANOS EN FACEBOOK.

SIGUE PADRES HISPANOS EN TWITTER.

Everth Cabrera busca consolidarse en las Mayores.

Ahora que los entrenamientos primaverales están a la vuelta de la esquina, todos empezamos a pensar en cómo se desarrollará el Spring Training y quienes serán los peloteros que terminarán haciéndose un hueco en los Padres que estén en San Diego en el Opening Day. A mí, en estos días, hay un pelotero en concreto que me viene a la mente. Un pelotero latino que es una eterna promesa de nuestro equipo y al que sin duda, sería una tremenda satisfacción verle triunfar en los Padres: Everth Cabrera.

Ya el año pasado, Everth Cabrera estuvo a punto de comenzar la temporada en el equipo dela GranCarpa, pero finalmente lo tuvo que hacer en Tucson. Trabajó durísimo en la pelota invernal, demostrando tenacidad, constancia y sacrificio, a pesar de que se le aconsejara descanso. Pero su incansable sueño de lograr afianzarse en las Mayores, le llevo a seguir preparándose en el inverno de cara a la temporada 2011, logrando junto con los Yaquis de Obregón hacer historia para México, al lograr ganar la Serie del Caribe.

Afrontaba su periplo mexicano, con muchas dudas e incertidumbre en como se desarrollarían las cosas en el 2011, después de haber irrumpido sorpresivamente en el roster de los Padres en un buen 2009 y de perdiese en las profundidades el abismo tras un negro 2010 para él. Pasó de batear .255, con un porcentaje de embasarse de .342, con 25 robos, 8 triples y 18 dobles en 103 juegos, a no recuperarse de un mal inicio de campaña al bate en el 2010, unido a una lesión que terminaría arruinando su temporada.

Y fue precisamente ese mal 2010, lo que hizo que Cabrera no quisiese bajar la guardia, ni rendirse ante la adversidad y tratar de lograr mejorar con un intenso invierno, en donde brilló al bate con Obregón, con promedio de .301 en 83 turnos, con porcentaje de embasarse de .404 y ocho bases robadas. Esto le condujo a una prometedora primavera con los Padres, en donde disputó 28 juegos, con un porcentaje de bateo de .237, con 59 turnos de bateo, logrando 14 hits (dos dobles y un triple), con cinco carreras impulsadas y habiéndose robado cuatro bases. Unos números que parecía que le darían la oportunidad que estaba buscando tan arduamente.

Pero justo en el último momento, el fichaje de Alberto González, para profundizar en el infiled de los Padres, le dejaba fuera del roster de los Padres y le forzaba a comenzar el año en las Menores. Un año 2011, en donde terminó disputando tan solo dos juegos enla GranCarpa, defendiendo nuestros colores.

Sin embargo en este invierno, la estrategia de Cabrera ha sido distinta a la del año pasado. En parte debido a sus circunstancias personales, ya que a pesar de haber tenido algo de pelota invernal con los Yaquis de Obregón, finalmente el nacimiento de su hijo le llevó a dejar el equipo en la recta final del año, para centrarse en ese momento tan especial para su familia y plantearse la preparación para el Spring Training de otra manera.

Como él mismo comentaba, los Yaquis estaban clasificados para los play offs dela Liga Mexicanadel Pacífico, que arrancaban su postemporada el primero de enero, y no sería justo ir a México y luego devolverse a Estados Unidos para el nacimiento de su hijo. Esto no le daría muchos turnos de bateo y tampoco estaría el tiempo que necesita para tomar el ritmo necesario para rendir óptimamente para Obregón ni tampoco para tomar el ritmo que él desea alcanzar de cara al Spring Training.

Así pues, debido a su situación, con pocos turnos de bateo en el horizonte del mes de Enero, no habría mucha diferencia entre jugar con Obregón o descansar junto a su familia en el mes pasado, pensando en la preparación para pelear un puesto en el Spring Training y lograr el objetivo de quedarse en el equipo grande de los Padres de San Diego. La decisión de abandonar la pelota invernal y centrarse un poco en la familia, le condicionaba a tomar una estrategia para estos meses, distinta a la tomada en el 2011.

Con todo ello, ahora su plan de actuación es partir ala RepúblicaDominicanaa comienzos de la presente semana, donde estará tres semanas preparándose en el complejo que la franquicia tiene allí, para llegar al 100% a los entrenamientos primaverales de los Padres.

Tres semanas en las que Cabrera ha asegurado que piensa trabajar duro para llegar en óptimas condiciones al mes de febrero y en las que tratará de ajustar detalles y tener mejores opciones de pelear un puesto en los Padres del 2012, que es su sueño.

El joven y talentoso pelotero quiere volver a brillar, justo como lo hizo hace un par de años, lo que le llevó a ser considerado una de las mejores bazas de futuro para la franquicia y ser considerado como Atleta del Año del deporte Nicaragüense. Además, teniendo en cuenta que el centro del cuadro de los Padres es caro para nuestro payroll y que durante esta offseason ha estado abierto a posibles canjes, las opciones de Cabrera aumentan si demuestra la evolución necesaria al bate y en defensa.

Quedarse fuera del roster el año pasado, fue un duro golpe para él, pero este año renace una nueva oportunidad. Sin duda su hijo recién nacido le brindará muchas fuerzas para la pelea que tiene que afrontar ahora. Esperemos que Cabrera, uno de los talentos latinos de los Padres, pueda en el 2012 empezar a forjar su carrera en las Grandes Ligas y consolidarse como una de las opciones de futuro de los Padres. Un futuro que se plantea brillante por el potencial que atesora San Diego y en el que esperemos que Everth Cabrera sea uno de los grandes protagonistas.

Para terminar, comentar que los Padres han firmado por una temporada al zurdo Clayton Richard para evitar el proceso de arbitraje salarial. Finalmente el acuerdo es por 2.705 millones de dólares. La pasada semana, Richard había solicitado 3.1 millones, mientras que los Padres argumentaban 2.35 millones, por contra de los  $468,000 que ganó la pasada temporada. Con esto tan solo Dustin Moseley queda sujeto al arbitraje, de momento.

Hasta muy pronto desde España.

SIGUE PADRES HISPANOS EN FACEBOOK.

SIGUE PADRES HISPANOS EN TWITTER.

Un buen porvenir para los Padres.

Todo el mundo indica que el futuro de los Padres es brillante sobre el papel y es cierto. En nuestra baraja tenemos las cartas adecuadas para jugar grandes partidas en el futuro de las Grandes Ligas y es por eso que no es raro ver como los últimos artículos de la web en inglés de los Padres, se hayan centrado en los análisis de los mejores prospectos de la competición. Lo cierto es que salimos muy bien parados en el análisis, teniendo a un top 10 en muchas posiciones que serán clave en nuestro futuro.

En las posiciones más destacadas de las listas de Top 10, que se han visto últimamente, se puede observar que muchos peloteros han estado inmersos en los canjes que los Padres realizaron antes de que terminarse el año, de lo que se desprende que desde las oficinas, se ha apostado decididamente por lograr un buen futuro para los Padres y no solo se ha pensado en el hoy sino también en el mañana.

Ejemplo de ello son las incorporaciones del receptor Yasmani Grandal y del primera base Yonder Alonso.

Grandal, se ha colocado en el sexto puesto del Top 10 de los prospectos en esta posición. Un gran pelotero de futuro que llegó recientemente a San Diego tras el canje que mandaba a los Rojos a uno de los más talentosos lanzadores del momento, Mat Latos. Sin embargo, el sacrificio de Latos suponía para los Padres un bien mayor, ya que la llegada del paquete de jugadores que recalaron en San Diego, dotaba de unas fabulosas perspectivas de futuro a nuestro equipo. Grandal, con una gran capacidad defensiva, está dotado de una inclinar la balanza a nuestro lado en el robo de bases, además de tener la capacidad de dotar a la receptoría de San Diego de lo que tanto busca desde los últimos años: estabilidad.

Pero Grandal no ha sido la única gran promesa que llegó a San Diego de la mano del canje de Latos. Yonder Alonso no es solo uno de los mejores prospectos en su posición (Nº 2), sino que revolucionó el futuro de esta posición dentro de la franquicia y es que el Nº 1, Anthony Rizzo se quedaba fuera de los planes de los Padres, merced a que en Alonso se unían no solo el futuro, sino que también se aglutinaba el presente, que también era necesario para los Padres.


Alonso, que se enteró del canje cuando se encontraba de vacaciones en España, se plantea como el pelotero que realmente puede ser el verdadero sucesor de Gonzo en la primera base, después de ver como los proyectos de Hawpe, Cantu y Rizzo no cuajaron en el PETCO Park. Sin duda alguna, a Rizzo le aguarda en brillante futuro en la ciudad de viento, pero entre él y Alonso quedaba claro, que la opción de Alonso era la mejor de las posibles y que aceleraría el salto de calidad para San Diego (eso teniendo en cuenta que mantener en el equipo a ambos peloteros no era una opción viable). En Alonso recaen muchas esperanzas, pero no hay que olvidar que es una promesa de futuro, con un bate de presente que ayudará a tener mejores números a la ofensiva de San Diego, pero aún así habrá que tener paciencia.

Sin embargo la granja de los Padres no solo presume de calidad por los canjes recientes, sino que además de las adquisiciones de Alonso y Grandal, podemos presumir de tener otros peloteros de gran nivel en otras posiciones, como son los casos del segunda base Cory Spengenberg y el tercera base Jedd Gyorko.

Spangenberg, Nº1 de los prospectos en su posición, supone una de las grandes joyas en la corona de la granja de los Padres, ya que es una gran promesa en una  posición en la que los Padres necesitan regeneración y estabilidad para el futuro. Con un centro del diamante cargados de años y experiencia, con Hudson y Bartlett, tener en la recámara a Spangenberg es un gran alivio para nuestro equipo. Mucho se ha hablado de un posible canje entre los Padres y algún equipo que pudiera interesarse por alguno de estos peloteros, que finalmente regresarán a San Diego para el 2012. Esto indica que no son una opción duradera para los Padres, pensando en un futuro a medio plazo, por lo que la llegada de Spangenberg a las Grandes Ligas será recibida con los brazos abiertos por los Padres.

En el caso de Jedd Gyorko, el tema es algo diferente, ya que la tercera base de los Padres está muy bien dotada para afrontar el futuro a corto y medio plazo, antes de que Gyorko pueda llegar a las Grandes Ligas, por lo que su proceso de maduración no precisa de precipitaciones, motivadas por las urgencias. Headley es el dueño de la posición y está muy bien respaldado por los distintos componentes del actual roster. Pero sin duda el talento de Gyorko (Nº 6 de los prospectos de su posición), le convierten en el heredero natural de la tercera base del PETCO Park.

Esto no es más que un ejemplo del potencial de nuestra granja, que está capacitada para dotar a los Padres de un brillante futuro. Así pues, tenemos talento para pensar en positivo. Lo que hay que esperar es que podamos ver a todos estos peloteros en su madurez plena de Grandes Ligas, rendir al máximo y al mismo tiempo con los Padres y así poder disfrutar de otro grandioso año, como lo fueron 1984 y 1998, y así San Diego pueda soñar con un anillo de campeones del mundo, que es lo que todos los amantes de los Padres anhelamos.

Paciencia y fe.

Hasta muy pronto desde España.

SIGUE PADRES HISPANOS EN FACEBOOK.

SIGUE PADRES HISPANOS EN TWITTER.

Estamos a un mes de los entrenamientos primaverales.

Ya queda menos para el regreso de lo que todos ansiamos… el béisbol de Grandes Ligas y nuestros queridos Padres.

Apenas estamos a un mes para que los lanzadores y receptores comiencen el trabajo, como preludio del comienzo del trabajo del resto de peloteros, y con esto se dará paso a una nueva temporada en la que las caras nuevas serán lo más destacado.

Los lanzadores han sido uno de los grandes focos de los cambios vividos por los Padres, respecto a la pasada temporada. Ni Mat Latos, ni Aaron Harang, ni Heath Bell, ni Mike Adams, ni Wade Leblanc, volverán a la disciplina de San Diego el mes que viene, con lo que la loma ha sufrido un lavado de cara radical, en busca de una regeneración que también vivió el año pasado, respecto del 2010.

Ya en la primavera pasada, los Padres vieron como varios de sus más destacados lanzadores se marchaban lejos de San Diego, como fueron los casos de Jon Garland y Kevin Correia, además de Edward Mujica y Ryan Webb, en algunos casos por no poder llegar a un acuerdo con los jugadores y en otros casos por la búsqueda de reforzar otras posiciones. Sin embargo en este año, el cambio ha sido más radical si cabe, ya que las salidas de lanzadores de la envergadura de Latos, Bell o Harang es muy significativa y suponen un cambio muy radical para una loma que presumía de ser de las mejores de las Grandes Ligas. Pero las llegadas son ilusionantes, de cara a mantener ese status de excelencia. Andrew Cashner, llegado de Chicago por el canje de Rizzo, Edinson Volquez, llegado del canje de Latos a los Rojos de Cincinnati y Huston Street, sustituto natural de Bell, serán las caras más destacadas y buscadas en los primeros días de entrenamientos primaverales, en lo que a la loma se refiere.

Cambios también se advierten en la receptoría que ve como Hundley es el único que repite, de los que están dentro del 40-man roster. Los otros dos receptores que están en el roster y que estarán en Peoria el mes que viene (John Baker y Yasmani Grandal), han llegado de la mano de dos canjes de lanzadores por ellos.  Atrás quedan Kyle Philips, Luis Martínez que jugará en Texas y Rob Johnson que lo hará con los Mets. Entre todos ellos, sumaron 125 juegos disputados. Ahora le tocará el turno a Grandal y Baker, para lograr el reto de darle a Hundley la réplica oportuna como receptores suplentes y lograr dar estabilidad a una posición, que busca la busca desde hace tiempo.

En lo que se refiere al diamante, la primera base vuelve a ser la gran protagonista de la primavera de los Padres. En el 2011, todos los ojos estaban puestos en ella, añorando a Adrian Gonzalez que acababa de marchar a Nueva Inglaterra, para jugar con los Medias Rojas y nos preguntábamos si Hawpe, Cantu y Rizzo podrían dar réplica (a lo largo de la pasada campaña y en el futuro) a lo logrado por Gonzo en su estancia en San Diego. Pero ahora miramos esa posición y volvemos a ver caras nuevas que nos regresan las mismas preguntas que el año pasado. ¿Habremos logrado por fin encontrar la fórmula que nos permita tener una primera base de garantías, como en la época de Gonzo? Esperemos que sí. Alonso, llegado del canje de Latos a los Reds y Guzman, jugador revelación de los Padres en el 2011, serán los encargados de batallar por esta posición. Aunque en mi opinión la batalla está decidida, antes de que empiece (si no hay lesiones de por medio). Y aunque parezca raro, ambos pueden salir como ganadores. Alonso porque se hará con la titularidad de la primera base y Guzman, porque si su bate demuestra seguir siendo tan contundente como en el 2011, logrará hacerse un hueco y lograr acumular partidos sino en una posición en otra, lo que a final de temporada le permitirá afianzarse aún más en los Padres y en las Grandes Ligas.

En cuanto al resto de posiciones del diamante, vemos como no habrá demasiados cambios respecto de lo visto en el 2011, con Hudson y Bartlett como dueños de centro del diamante (a pesar de haber habido rumores de canje de algunos de estos peloteros) y con Headley como dueño de la tercera base y como uno de los referentes más claros en la ofensiva de la próxima campaña.

El jardín también verá caras nuevas. El año pasado veíamos como Tony Gwynn Jr. dejaba el centro del jardín del PETCO Park a un recién llegado de Florida, llamado Cameron Maybin. En él se depositaron esperanzas que se están viendo cumplidas hasta el momento.

Ahora vivimos una situación similar con la llegada de Carlos Quentin. Si bien Maybin venía con el objetivo de cumplir en el aspecto defensivo, en el vasto PETCO Park, al tiempo de brindar velocidad al equipo en las bases, ahora Quentin viene a san Diego con un objetivo un poco más productivo: Incrementar el poder ofensivo de los Padres. Algo que sin duda necesitamos como agua de mayo a tenor de las estadísticas cosechadas en las últimas temporadas en este sentido. Mark Kotsay será otra de las caras nuevas de un jardín, que no se ha transformado tanto como si lo han hecho otras posiciones dentro del equipo.

Fuera del roster, otros peloteros han sido invitados a los entrenamientos primaverales, como son el jardinero Jeremy Hermida (el cual firmó un contrato de ligas Menores), los lanzadores Brad Boxberger y Cory Burns (adquiridos de los Reds y los Indians), el infielder Jedd Gyorko (uno de los mejores prospectos del momento) y otros peloteros que sin dudad lucharán al máximo para mostrar su calidad.

Muchas expectativas tenemos con los Padres de cara a esta temporada y de cara al futuro. Pero ahora lo más destacado es que ya queda menos para el regreso de lo que todos ansiamos… el béisbol de Grandes Ligas y nuestros queridos Padres.

Hasta muy pronto desde España.

SIGUE PADRES HISPANOS EN FACEBOOK.

SIGUE PADRES HISPANOS EN TWITTER.

Cuatro peloteros más se unen a la lista de acuerdos antes del arbitraje.

Volquez, Gregerson, Venable y Quentin, también evitan el arbitraje.

Los peloteros Edinson Volquez, Luke Gregerson y los jardineros Will Venable y Carlos Quentin, se unen a sus cinco compañeros que ya habían alcanzado un acuerdo con los Padres (Chase Headley, Nick Hundley, John Baker, Joe Thatcher y Tim Stauffer), evitando todos ellos el arbitraje con el conjunto de San Diego. Con esto, tan solo son dos los peloteros que todavía no han llegado a un acuerdo con nuestra franquicia y son susceptibles de poder entrar en el proceso de arbitraje que tendría lugar entre el 1 y el 21 de febrero.

La loma ya conocía los acuerdos que se habían llegado con Tim Stauffer y Joe Thatcher. Ahora a ellos se unen otro conocido de la afición, Luke Gregerson y una figura que es desconocida para la fanaticada como es Edindon Volquez, pero que es muy esperada por ella, ya que fue una de las piezas clave para el canje que tuvo lugar entre los Padres y los Reds y que mandó a Latos a Cincinnati.

Volquez, de 28 años de edad, es un All-Star, que logró esa distinción en el 2008,  su primera temporada con los Rojos. Una temporada en donde tuvo un más que un excelente año, logrando unos números que se desean repetir de nuevo, ahora que lanzará en el espacioso PETCO Park. Entonces acababa la temporada con un balance de 17-6, una ERA de 3.21 y 82 carreras permitidas, aunque una lesión en el hombro hizo que sus números desde el 2009, no fuesen los de su primera temporada en Cincinnati.  El año pasado tan solo lanzó 20 juegos, logrando un balance de 5-7 y una ERA de 5.71. Pero en sus últimas intervenciones, Volquez ya daba indicios de la recuperación de su velocidad en los lanzamientos, que hacían presagiar el retorno de un gran Vozquel de cara a la próxima temporada, más aun ahora que el espacioso PETCO Park será un muy buen aliado suyo.

Otros dos peloteros que llegan a un acuerdo son Will Venable y Carlos Quentin, dos jardineros que se plantean como dos grandes opciones dentro del jardín de los Padres y para la ofensiva del equipo en el 2012.

Venable, cuyo bajo rendimiento en los primeros compases de la temporada le llevaron a las Ligas Menores, al final de la temporada, terminó habiendo jugado 121 juegos en la Gran Carpa, con nueve HRs, .246 de porcentaje en bateo y .310 de porcentaje en base, además de acumular dos errores en defensa lo que le dejó un fildeo de .989.

Mientras que Quentin fue el protagonista del final del año para los Padres. El 31 de Diciembre se daba a conocer que los Medias Blancas y los Padres, habían realizado un canje en el cual, Quentin pasó a San Diego a cambio de dos lanzadores de liga menor. Un movimiento que buscaba sin duda reforzar el poder ofensivo del jardín de los Padres de una manera inmediata. De 29 años de edad, tiene entre sus logros el hecho de haber sido convocado al Juego de Estrellas en dos ocasiones. Además, ha conectado al menos 21 HRs en cada una de las últimas cuatro temporadas para Chicago. Números que sin duda se desea que se puedan repetir o mejorar en San Diego y así poder otorgar mejores resultados ofensivos a los Padres. En la pasada temporada, logró promediar .254 de bateo, .340 de porcentaje en base, con 107 hits, 24 HRS, 31 dobles, 53 carreras anotadas y 77 carreras impulsadas, todo ello en los 118 juegos que disputó. A esto hay que añadir que su slugging PCT se situó en .499. Esto en lo que se refiere al 2011, puesto que en su estancia en Chicago acumuló un porcentaje de bateo de .257, con un porcentaje en base de .352 y un slugging PCT de .505, además de los mencionados 21 HRs como mínimo, por temporada. En el acumulado de su carrera, atesora 125 dobles, 6 triples, 121 HRs, 383 carreras impulsadas, 321 carreras anotadas, 214 pasaportes a primera, .252 de porcentaje de bateo, .346 de porcentaje en base y .490 de slugging PCT.

Así pues los acuerdos a los que se han llegado, por parte de los Padres, para evitar el arbitraje, son los siguientes: Thatcher ($700,000), Baker ($750,000), Headley ($3.475 millones), Quentin ($7.025 millones), Hundley ($2 millones), Gregerson ($1.55 millones), Volquez ($2.2375 millones), Venable ($1.475 millones) y Stauffer ($3.2 millones).

Hasta muy pronto desde España.

SIGUE PADRES HISPANOS EN FACEBOOK.

SIGUE PADRES HISPANOS EN TWITTER.

Cinco peloteros llegan a un acuerdo con San Diego.

Los Padres perfilan aun más el roster, a través de los últimos acuerdos antes del proceso de arbitraje.

El roster de los Padres se va a ultimar en breve, a través del proceso de arbitraje y de los acuerdos que van a evitar dicho proceso.

Once eran los peloteros que estaban inmersos en el arbitraje, pero cinco de ellos han querido evitar el proceso y han llegando a un acuerdo con el conjunto de San Diego, con lo que tan solo son seis los que todavía no tienen determinado su salario en el payroll del 2012. Los peloteros que han llegado a un acuerdo, antes de la fecha límite han sido Chase Headley, Nick Hundley, John Baker, Tim Stauffer y Joe Thatcher.

En cuanto a nuestro tercera, hay que destacar la importancia de llegar a un acuerdo con él lo antes posible, ya que Headley se ha convertido en una de las piezas clave para los Padres de la próxima temporada y uno de los puntos calientes de la offseason, en lo que ha rumores se refiere. No olvidemos que los números cosechados por Headley, llamaron la atención de muchos equipos que preguntaron por la posibilidad de un posible canje. Llegados al ecuador de la temporada (los primeros 81 juegos del 2011), lograba tener un excelente promedio de .303, lo que suponía un enorme incremento para él, que tenía un porcentaje de bateo de .211 el pasado 29 de Abril. La confianza que obtuvo le llevó a terminar la temporada con un porcentaje de bateo de .289 y en base de .374, en 113 juegos disputados y 381 turnos de bateo, con 44 carreras impulsadas y 43 anotadas. Esto unido al salario que se prevee que tenga en los próximos años, le convertirían en uno de los focos de atención de los posibles movimientos que San Diego pudiera realizar, aunque finalmente no sucediese nada al respecto.

Otra pieza importante en los remozados Padres de cara al2012, hasido Nick Hundley que atesoró un porcentaje de bateo de .288 y porcentaje en base de .347. Sin duda él fue de lo más positivo vivido en la receptoría el año pasado, a pesar de que las lesiones mermaron algo su actuación en la pasada campaña. Llegó a batear para un porcentaje de .367 después del parón por el Juego de las Estrellas, con un porcentaje en base de .404 en los 1128 turnos de bateo de que dispuso en los 37 juegos disputados. Esto supuso el cuarto mejor registro en porcentaje de bateo, en ese periodo en las Grandes Ligas, algo que sin duda vino bien a un equipo mermado en la ofensiva. Además en los juegos disputados en el PETCO Park, nuestro catcher hizo historia en los Padres al ingresar en el selecto de los jugadores de los Padres, que con al menos 100 turnos de bateo, logró superar la marca de .300 de bateo en nuestro vasto parque. Solo le superó esta temporada Jesús Guzmán, con un porcentaje de bateo en casa de .346 (37 de 107), marca que es la más alta de un jugador de los Padres en el PETCO Park, en sus ocho temporadas de historia (con un mínimo de 100 turnos de bateo por campaña). Pero Hundley también ha logrado una sensacional marca en casa, al tener 137 turnos de bateo, logrando un porcentaje de bateo de .307, con 42 hits, 9 dobles, 4 triples y 6 HRs, además de tener un porcentaje en base de .373. Todo ello en los juegos que Hundley ha disputado en nuestro hogar, con lo que logra el cuarto mejor registro de la historia en el PETCO Park.

Otro pelotero que evita el arbitraje es John Baker, que viene a fijar definitivamente la receptoría de la próxima campaña. Su contratación era un pendiente quela Gerencia Generaltenía encima de la mesa. Todos sabíamos que tarde o temprano los Padres iban a traer un nuevo receptor a San Diego, que le diese cobertura a Nick Hundley. Y la llegada de John Baker desde Florida, viene a reforzar una posición que anhela estabilidad, después de que hasta cuatro receptores participaron en la temporada de los Padres del 2011. Y el que menos, lo ha hecho en más de 20 juegos, por lo que la dinámica de un receptor titular en la figura de Nick Hundley más otro receptor con experiencia y solvencia, no se resolvió del todo en la pasada temporada. Baker además viene con la intención de agregar al equipo, un bate zurdo, además de profundidad en la receptoría (no olvidemos que San Diego ocupó el último lugar en las Grandes Ligas en promedio contra derechos con un porcentaje de bateo de .229). En su carrera Baker tiene promedio de .271 en partes de cuatro campañas con los Marlins, aunque estuvo limitado a 39 partidos en las últimas dos temporadas luego de someterse a una cirugía en el codo, en mayo del 2010. Este bateador tiene un promedio de por vida de .284, un promedio de embasarse de .365 y 12 de sus 14 cuadrangulares contra los lanzadores derechos.

Los otros dos peloteros que han evitado el proceso de arbitraje, han sido Joe Thatcher y Tim  Stauffer. Dos lanzadores que regresan a una loma muy reformada respecto a como había sido los últimos años. Una loma que por cierto, ve como todavía cuatro de sus miembros no tienen determinado su salario para el 2012 y por tanto siguen inmersos en el proceso de arbitraje. Clayton Richard, Edison Volquez, Dustin Moseley y Luke Gregerson, todavía tendrán que esperar un tiempo antes de saber como se resuelve el arbitraje entre ellos y los Padres o si se llega a un acuerdo fuera del proceso. Lo mismo les sucede a Will Venable y Carlos Quentin.

Con esto, los Padres van terminando de poner los puntos y las comas, del roster que defenderá nuestros intereses en la próxima campaña. Si llega o no un nuevo acuerdo que incremente el actual roster, vía agencia libre o a través de un canje, no lo se, pero cada vez está más cerca el campamento primaveral y con sus entrenamientos y juegos de pretemporada, volveremos a disfrutar de nuestros queridos Padres de San Diego en acción.

Hasta muy pronto desde España.

SIGUE PADRES HISPANOS EN FACEBOOK.

SIGUE PADRES HISPANOS EN TWITTER.

La era de John Moores deja un gran legado.

A pesar del aplazamiento en la aprobación de la compra de los Padres, la era de Moores toca a su fin.

Por Miguel Ángel Martín / Especial para PadresBeisbol.com

Tras las recientes reuniones de propietarios de las Grandes ligas, los Padres confiaban en que se finalizase el traspaso definitivo de poderes entre Jeff Moorad y John Moores, completando la venta del equipo. Hacía falta el 75 por ciento de los votos de los propietarios y finalmente eso no se produjo, con el fin de aclarar aspectos económicos relativos a la operación, dilatando un poco más una situación que se había acelerado en los últimos tiempos, a pesar de tener hasta el 2014 para que se finalizase el proceso.

Según informó el comisionado de las Grandes Ligas, Bud Selig, se tratará de agilizar el proceso al máximo y tal vez no se tenga que esperar a la siguiente reunión, que tendrá lugar en Mayo, para que se alcance el consenso que ahora no se ha podido lograr. Ya pasó lo mismo en el proceso de venta de los Astros de Houston, que tuvieron que esperar algunos meses para poder efectuarse, por lo que este retraso tan solo supone una demora en el tiempo de ago que ya está prácticamente consumado. Lo más importante a tener en cuenta tras esto, es que la conclusión del acuerdo televisivo con FOX, no se verá afectado por estos últimos acontecimientos.

Pero como he mencionado, con retraso o no, el proceso de finalización de la venta es un hecho que en breve será una realidad. No es más que cuestión de tiempo, muy poco tiempo, y con ello llegará de manera definitiva, el fin de la era de John Moores en los Padres. Una era que toca a su fin, dejando momentos inolvidables para la historia de nuestro equipo, con éxitos sobre el terreno de juego (cuatro títulos divisionales y un viaje a las Series Mundiales) y en los despachos (logrando para la ciudad un nuevo estadio que es una verdadera joya), lo que ha ayudado a asegurar un mejor futuro para los Padres en San Diego.

Una era que comenzaba a finales del año 1994 cuando adquiría el equipo de Tom Werner, que poseía a los Padres desde 1990, junto con otros 14 inversores del Sur de California, tras haber pagado 75 millones de dólares a Joan Kroc. Pero el 22 de diciembre de 1994 Moores se hacía con el 80 por ciento del equipo por 80 millones de dólares, iniciando uno de los momentos más mágicos de la historia de la franquicia.

No fue en el primer año de la era de Moores, la temporada en la que los Padres destaparían el tarro de las esencias, ya que terminaríamos con un balance de 70-74. Pero sería el punto de partida de una era que no tardaría en vivir su primera gran alegría.

En el 1996, los Padres alcanzarían la postemporada, por segundo año en nuestra historia, terminando con un balance de 91-71 lo que nos daría el segundo título divisional para la franquicia. El balance logrado sería el segundo mejor de los Padres, hasta ese momento, a tan solo una victoria de las 92 logradas en el 1984 y hasta la fecha tan solo ha sido superado por las 98 victorias de 1998. Sin embargo la alegría del segundo título divisional, no se vería correspondido con un éxito más en la postemporada. Los Cardenales de Saint Louis nos eliminaron por la vía rápida, sin dejar opción a la esperanza, para unos Padres que vieron como el sueño de volver a las Series Mundiales tendría que esperar para otro año. Pero no tendríamos que esperar demasiado para lograr esa satisfacción.

Fue en el 1998 cuando los Padres y Moores lograrían vivir su mejor momento, al lograr terminar el año con 98 victorias (la mejor marca de los Padres hasta el momento), logrando el tercer título divisional y nuestra tercera participación en la postemporal. Una postemporada que en nada se parecería a lo vivido dos años antes y que recordaría lo vivido en San Diego en el 1984.

Primero fueron los Houston Astros, que cayeron 3-1 en la serie divisional y tras ellos fueron los Bravos de Atlanta, quienes mordieron el polvo por 4-2, dejando vía libre al segundo viaje de San Diego a unas Series Mundiales. Allí nos esperaban unos inmensos Yankees que no permitieron que el gran sueño de ser campeones del mundo se hiciese realidad. Moores no pudo traer a San Diego el primer titulo mundial del deporte profesional, pero el año fue sensacional y recordado como el mejor año de los vividos por nuestra franquicia hasta la fecha. Ha sido la única vez en nuestra historia que hemos logrado vencer dos series en una misma postemporada.

Moores y sus Padres no volverían a vivir momentos tan especiales para nuestra historia, hasta mediados de la siguiente década, la primera del nuevo siglo. Momentos inolvidables, que volvieron en el 2004, cuando nos trasladamos del Qualcomm Stadium al PETCO Park, pasando de jugar en Mission Valley, a jugar en el centro, cerca de Gaslamp District. Una auténtica joya, que tanto revitalizó el centro de la ciudad y que catapultó a los Padres al siglo XXI. Revestida en piedra arenisca india y estuco, su acero expuesto está pintado de blanco y los más de 42.000 asientos fijos son de color azul oscuro. El diseño pretende evocar el color arena de los acantilados y las playas de San Diego, el azul del océano, y las blancas velas de los barcos en la bahía cercana, como se describe en muchas citas.

A diferencia de muchos estadios al aire libre, en el que el bateador se enfrenta al noreste, en el PETCO Park, el bateador se enfrenta con rumbo norte, y los aficionados en las gradas, tienen una vista de la bahía de San Diego y a la ciudad de San Diego más allá de los asientos del jardín izquierdo, así como una visión de Balboa Park. Una maravilla que el esfuerzo de Moores brindó a los Padres, asegurando un futuro mejor para nuestra franquicia. Una joya adornada a la perfección con el Park at the Park, la estatua de Tony Gwynn (que tantas alegrías dio a los Padres en el período en el que Moores estuvo al frente de la nave de San Diego) y el edificio del Western Metal Supply Co., de más de cien años y estructura de ladrillo antiguo, el cual estaba previsto que se demoliera, para dar paso al PETCO Park, pero que afortunadamente se salvó y se incorporó en el diseño del estadio.

Pero si el 2004 supuso un año grandioso, por el legado que se le brindaba a los Padres (PETCO Park), Moores pudo disfrutar en el 2005 de un nuevo éxito en lo deportivo, cuando los Padres terminaron como campeones divisionales, con tan sólo un balance de 82-80. Tres equipos de la división este terminaron con mejores registros que San Diego, pero no pudieron clasificarse para la postemporada. Algo insólito, pero la competida división Oeste brindó la gloria a San Diego y con ella una nueva postemporada en la que Saint Louis, volvería a ser el verdugo de los Padres, barriéndonos una vez más.

En el 2006, los Padres comenzaron el mes de abril con un récord de 9-15 y se quedaron atrapados en el sótano del Oeste de la Liga. Sin embargo, después de ir 19-10 en mayo, se pusieron en primer lugar en la división. Trevor Hoffman fue elegido para el 2006 MLB All-Star Game en Pittsburgh, Pennsylvania, y lanzó una entrada en ese partido. El 24 de septiembre (el último partido de la temporada regular), Hoffman se convirtió en el líder de todos los tiempos de Saves al lograr el número 479 de su carrera, rompiendo el récord de Lee Smith 478 (su record al final de la temporada fue de 482). El 30 de septiembre de 2006, los Padres aseguraron los playoffs con una victoria 3-1 sobre los Diamondbacks de Arizona. En el juego final de la temporada, los Padres derrotaron a los Diamondbacks de 7-6 para ganar consecutivamente el título de división por primera vez en nuestra historia (primera y única hasta el momento). Pero los St. Louis Cardinals volvieron a batir a los Padres, en los playoffs divisionales, impidiendo a Moores convertirse en el primer dueño de los Padres en llevar al equipo a más de una Serie Mundial.

Tras eso, el 2007 nos trajo una temporada llena de ilusiones, con un equipo de lanzadores que podríamos habernos llevado muy lejos en la postemporada, pero fallamos en el momento clave. En el último fin de semana de competición perdimos en los partidos clave y la ventaja que llevábamos a Colorado, y en el partido de desempate, caímos en entradas extra, cuando teníamos dos carreras de ventaja.

Esto fue el principio del fin de la era de Moores en San Diego. Una era plagada de grandes recuerdos y de grandes éxitos para nuestra historia. Una era a la que le queda muy poco para ser del todo un recuerdo para los Padres y dar paso a una nueva era, la de Jeff Moorad, que ya estamos viviendo y que se presenta ilusionante de cara al futuro. Esperemos que sea aun más exitosa que la que vivió Moores al frente de los Padres.

Hasta muy pronto desde España.

SIGUE PADRES HISPANOS EN FACEBOOK.

SIGUE PADRES HISPANOS EN TWITTER.

Moorad cerca de lograr dos grandes objetivos.

Estamos a punto de ver como Jeff Moorad logra terminar la semana, consiguiendo dos de los más importantes objetivos que tenía en su agenda en el comienzo de año: La finalización de la compra de los Padres y lograr el acuerdo definitivo con FOX, para el nuevo contrato televisivo.

En cierto modo, parece que ambas cosas iban de la mano y que la llegada de FOX a San Diego, hacía pensar que la finalización de la compra de los Padres por el grupo que lidera Moorad, se acelerase para poder disponer libremente, de los fondos que el nuevo acuerdo televisivo aportará a los Padres y aplicarlos en el plan de futuro que Moorad tiene en mente para nuestro equipo.  Unos fondos que son ciertamente muy importantes de cara al futuro que se está forjando, ya que el aumento en el payroll para los años venideros es algo que se antoja fundamental para lograr armar un equipo que contienda por el anillo de campeones del mundo.

El acuerdo televisivo, se pretende que reporte a San Diego unos 25 millones para el 2012, por contra de los 15 millones recaudados en este concepto en el 2011 y poco a poco esto irá haciéndose sentir en el payroll y por consiguiente en el roster. Ya hace tiempo se conoció que a lo largo de los próximos cinco años, se irá incrementado la nómina del equipo, hasta llegar a los 70 millones de dólares. Esto ha podido ser un factor importante en la aceleración de la finalización de la compra del equipo a Moores, a pesar de tener hasta 2014 para poder completar la compra.

Se prevee que el cien por cien de la venta de los Padres, sea aprobada en la reunión del jueves de los propietarios de las Grandes Ligas, en donde necesitará el 75 por ciento de los votos favorables al cambio.

Con esto terminará de manera definitiva la era de Moores en los Padres. Una era que duraba desde finales de 1994 y que deja a San Diego cuatro participaciones en la postemporada (de las cinco que hemos tenido en nuestra historia), la llegada a las Series Mundiales de 1998 y la gran joya de los Padres y del centro de San Diego, que no es otra cosa que el magnífico PETCO Park.

Ya con la mayoría del control del equipo y con el apoyo económico del nuevo contrato televisivo, habrá que diseñar el plan de futuro para afrontar, primero el reto de las extensiones de contrato de aquellos peloteros que necesitaremos que estén en nuestro horizonte y segundo, para poder afrontar en campañas venideras, las contrataciones necesarias para poder dar el salto de calidad oportuno, con el objetivo de armar el equipo que nos logre dar la alegría definitiva.

Hasta muy pronto desde España.

SIGUE PADRES HISPANOS EN FACEBOOK.

SIGUE PADRES HISPANOS EN TWITTER.

Extensiones de contrato serían el siguiente paso para Padres.

Ahora toca afianzar el futuro.

Por Miguel Ángel Martín / Especial para padresbeisbol.com

Los Padres empiezan el año con la sensación de haber hecho los deberes y contemplan lo que queda de offseason con la relajación de ver como el roster está prácticamente definido de cara a la próxima primavera. La llegada de Byrnes a la Gerencia General, se ha traducido en un mayor movimiento en las contrataciones y en los canjes, de lo visto en años anteriores.

Sin embargo, eso no quiere decir que el resto de la offseason vaya a ser relajada, ya que todavía quedan muchas cuestiones en el aire, lo que supone que hay varios frentes abiertos que Byrnes deberá de afrontar. Algunos de ellos antes de que lleguen los entrenamientos primaverales, mientras que otros tal vez sean afrontados mucho más adelante.

Con el roster casi definido, parece que las miradas se pueden centrar ahora en las extensiones de contrato de algunos peloteros que pueden ser piedras angulares en el futuro de los Padres, como es el caso de Maybin, y de algunos peloteros que serán agentes libres al final de la temporada próxima, como son el caso de Quentin, Volquez, Denorfia o Kotsay.

La extensión de contrato de Cameron Maybin, es quizás el tema que con más empeño vaya a tratar Byrnes, a la hora de valorar que peloteros se quieren amarrar para el futuro de los Padres. La calidad indiscutible de Maybin y su adaptación al vasto PETCO Park, en su primera campaña en San Diego, han dejado claro que un futuro brillante para nuestra franquicia pasa, entre otras cosas, por contar en nuestras filas con el joven jardinero.

Maybin se terminó convirtiendo en el jardinero referencia de los Padres en pasada campaña, demostrando tener un calibre de futuro Guante de Oro y de futuro All-Star. Terminó atesorando 40 robos de base, que dejaban muy claro que una de sus mayores cualidades ha sido la velocidad a la hora de correr las bases, lo cual resulta muy efectivo e importante para un equipo como el nuestro, que no se caracteriza por tener un bate contundente.

Además resultó siendo uno de los jardineros que más destacaron a la hora de acumular turnos al bate (516), logrando 136 hits, 9 HRs, 82 carreras anotadas, 40 carreras impulsadas, 24 dobles, 8 triples y en 44 ocasiones ha sido recibido boleto para primera, siendo su porcentaje de bateo de .264 y su porcentaje en base llegó a .323, además de tener un porcentaje de fildeo de .986, con 5 errores.

Todo esto le llevó a convertirse en uno de los preferidos de la afición y uno de los peloteros que se plantean como pilar sobre el que se sustentará el futuro de la franquicia, por lo que se hace vital encontrar un acuerdo con él, sobre todo si tenemos en cuenta el historial de los Padres en los últimos tiempos, en los que no pudimos retener a peloteros significativos para la fanaticada como fueron Adrián González o Heath Bell.

¿Quizás podríamos estar hablando de cinco años y unos 22 millones de dólares? Tal vez. Eso no lo sabremos hasta más adelante, pero quizás serían cifras que podrían satisfacer al jugador y ser razonables para el payroll de los Padres, que no olvidemos tendrá que ser mayor que el actual, conforme pasen los años.

En cuanto a las posibles extensiones de contrato de otros peloteros, como son los casos de Quentin, Volquez y Kotsay, quizás sean temas que se traten más adelante. De todos ellos se tendrá que tener en cuenta su actuación en los primeros meses de la campaña 2012, para ver si se adaptan a los Padres y al PETCO Park como se espera de ellos y así ver si se empieza a pensar en ellos de cara al futuro, o si por el contrario se plantean como posibles canjes, una vez que el mes de Agosto se vaya acercando. Sobre todo en el caso de Carlos Quentin, ya que llega a San Diego con la misión de poder hacer más fuerte el bate de los Padres y su salario estará en torno a los 7 millones de dólares. De su evolución ofensiva y defensiva en los primeros meses de competición, puede depender el estudio de su extensión de contrato o no.

Pero las extensiones de contrato no serán los únicos temas de discusión en los próximos meses, ya que si bien el roster está casi cerrado, no lo está del todo y la búsqueda de un nuevo brazo para la loma de los Padres (vía agencia libre) podría ser el siguiente objetivo en el capítulo de contrataciones. Y el nativo de San Diego, Joel Zumaya, parece que está en radar de los Padres, como ya indicó Byrnes en un artículo en el San Diego Union-Tribune.

Una vez resuelto el tema de la saturada primera base de los Padres, plagada de peloteros de potencial, pensando en el presente y en el futuro, tras el canje de Anthony Rizzo a los Cachorros de Chicago y la llegada de un nuevo brazo que rearma nuestra loma (Andrew Cashner), queda por ver como se gestiona el tema del centro del diamante de los Padres, que actualmente está ocupado por Bartlett y Hudson, mientras no haya ningún traspaso que libere algo el payroll de este año. Este será otro tema candente, del que habrá que estar atentos en fechas venideras.

Así pues, los Padres todavía tienen muchas tareas pendientes, a pesar de tener casi todos los deberes hechos en la confección del grupo de peloteros que lucharán por entrar en el roster de los Padres, que saldrá después la próxima primavera y que defenderá nuestros colores e intereses en el 2012.

Hasta muy pronto desde España.

SIGUE PADRES HISPANOS EN FACEBOOK.

SIGUE PADRES HISPANOS EN TWITTER.

¿Cuáles serán los próximos movimientos de los Padres?

Los recientes acontecimientos, relativos a los traspasos de Rizzo a los Cubs, unido al canje de Latos a los Reds, dejan un panorama más despejado pensando en conocer quienes serán los peloteros que defenderán nuestros colores en la próxima campaña.

Aún así quedan todavía algunas dudas respecto a los próximos movimientos que los Padres realizarán antes de la llegada del campamento primaveral. Y es que a pesar de que este año la Gerencia General a hecho los deberes con tiempo, todavía hay algunas posiciones que generan duda, como son por ejemplo la loma (¿se añadirá un nuevo brazo o no?) y el centro del diamante (¿formarán Hudson y Bartlett la dupla del centro del diamante o habrá un nuevo canje en el horizonte de los Padres?)

En cuanto al tema de si un nuevo brazo llegará a San Diego o no, hay que comentar que los rumores apuntan a que Joel Zumaya es el lanzador que podría estar en el punto de mira de los Padres.

Byrnes ya comento a la prensa de San Diego que sería una interesante adquisición, si se llega a dar, pero la llegada de Cashner tras la marcha de Rizzo, me da que pensar si los Padres apostarán por añadir un nuevo lanzador al roster (y al payroll) o si por el contrario se centrarán en otras áreas. Yo pienso que la idea de llegar a un acuerdo con algún lanzador, vía agencia libre, no está descartada después del último movimiento vivido en San Diego. Y ese lanzador bien podría ser Zumaya.

Tampoco será sencillo, porque los Angels y los Mets, también parecen que están interesados en poder alcanzar un acuerdo con el nativo de San Diego. Su estado físisco será fundamental a la hora de sopesar si se le ofrece contrato o no, aunque los últimos reportes acerca de sus entrenamientos nos dicen que su control de la bola es decente y ha lanzado a 96 mph.

Pero si la loma es un punto a tener en cuenta, también lo es el centro del diamante, ya que los Padres tenían la intención de poder desprenderse de Hudson o de Bartlett (preferentemente Hudson), con la intención de poder aliviar algo el payroll (habida cuenta que la productividad ofensiva de ambos no era como para pagar 11 millones de dólares entre los dos).

Sin embargo la transacción de alguno de estos peloteros no ha sido posible de momento y es posible que ambos regresen a San Diego para el 2012. Especialmente porque la opción de Bartlett, era la preferida para que se quedase en San Diego y no ha habido manera de poder atraer el interés de otros equipos sobre la figura de Hudson.

Así pues…¿qué ocurrirá? El tiempo dictará sentencia, pero ante la posibilidad de poder trabajar ahora en las extensiones contrato de algunos peloteros del roster, habiendo casi confeccionado la plantilla y teniendo en mente añadir a otro pelotero, hacen pensar que la posibilidad de que regresen Bartlett y Hudson está más cerca que nunca. Parece difícil que haya canje, pero sería conveniente que lo hubiese. Ya se verá.

Para terminar decir que recientemente, los Padres firmaron al receptor Brad Davis.

De 29 años de edad, es nativo de San Diego, y en el 2010 con los Marins, tuvo un porcentaje de bateo de .211, 3 HRs y 16 carreras impulsadas en 33 juegos.

Tendrá un contrato de Ligas Menores que incluye una invitación para el campamento primaveral.

Con esto, los Padres han invitado a 19 jugadores al campamento primaveral, incluyendo a 10 lanzadores.

Habrá que estar atentos, para comprobar si la vorágine de canjes que han vivido los Padres en los últimos tiempos ha terminado o no.

Hasta muy pronto desde España.

SIGUE PADRES HISPANOS EN FACEBOOK.

SIGUE PADRES HISPANOS EN TWITTER.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.