San Diego por fin con un lanzador de 10 victorias.

Por Miguel Ángel Martín  / Especial para padresbeisbol.com

Apenas si ha transcurrido una semana desde que terminase el plazo que determinaba los traspasos que reforzarían a los equipos que permanecen en la contienda, de cara a lograr un puesto en la postemporada. Uno de los nombres que sonaban para esos traspasos era Aaron Harang, que lanzaba el pasado fin de semana con la intención de poder lograr la décima victoria de la temporada y convertirse en el primer lanzador de los Padres que alcanzaba dobles dígitos de victorias en este 2011.

En aquella ocasión no pudo ser y esa oportunidad perdida, dejó un poco la sensación de que si finalmente Harang era traspasado, se había perdido la única oportunidad que teníamos de ver a un lanzador de los Padres con al menos 10 victorias este año. Pero Harang no fue traspasado y este fin de semana volvimos a disfrutar de la oportunidad de ver la décima victoria del año, de uno de nuestros lanzadores. Y esta llegó, justamente en un juego en el que el triunfo se alcanzó mucho más gracias al poder ofensivo del que hicieron gala los Padres frente a los Piratas, más que por una labor de contención de los bates de Pittsburgh.

Pero lo importante es que la victoria llegó y con ello, los Padres pueden enorgullecerse, por fin, de poder tener a un pitcher con dobles dígitos en el casillero de victorias en este año. Algo que el año pasado fue mucho más común que en este 2011.

Y es que el pasado 16 de Agosto de 2010, Kevin Correia, que precisamente ahora está con los Piratas, nuestros rivales en la serie de este fin de semana, se mantuvo en la loma del Wrigley Field, seis innings, cediendo tan sólo cinco hits y una base por bolas, por ninguna carrera, en la victoria por 9-5 frente a los Cubs. Esa victoria suponía la décima de su cuenta en el pasado ejercicio y se sumaba al club de los dobles dígitos de victorias, del que ya formaban Clayton Richard, Mat Latos y Jon Garland.

A pesar incluso del bajón en juego y resultados de la recta final de la pasada campaña, tanto Clayton Richard, Mat Latos como Jon Garland, terminaron el 2010 con 14 victorias cada uno de ellos, además de las diez de Correia (en un año muy duro para él a nivel personal). Esos números son muy diferentes a los que estamos viendo en los lanzadores de la rotación de los padres en el 2011.

Tan solo Harang, que ya ha ingresado en el club de los dobles dígitos, tenía opciones reales de poder obtener al menos diez triunfos este curso. Tal vez Tim Stauffer pueda lograrlo si tiene un final de temporada acertado, ya que actualmente cuenta con siete triunfos, pero es más que probable que tras haber tenido a cuatro de los cinco lanzadores de la rotación con al menos diez victorias en el 2011, ahora tan solo tengamos a uno (Latos y Richard cuentan con cinco cada uno de ellos y Moseley con tres).

Sin embargo, si analizamos la ERA del 2010, con la ERA de lo que llevamos de 2011, vemos que los números no son muy diferentes y que incluso los números del 2011, son mejores. El año pasado, que tan buenos resultados cosechamos, gracias a un pitcheo que era la envidia de la liga, tuvimos una ERA de 3.39, siendo de las mejores de la competición, como no podía ser de otro modo. Ahora que parece que nuestro pitcheo no resulta tan efectivo como el del año pasado, vemos que la ERA que acumulaban nuestros chicos antes de iniciar la serie frente a los Piratas era de 3.29, la tercera mejor de las Grandes Ligas.

Entonces… ¿por qué de los malos resultados en comparación con el 2010? La ofensiva estuvo en el sótano de las estadísticas el año pasado, pero la falta de poder en el bate este año, ha resultado aun más evidente, habiendo impulsado mas o menos la mitad de las carreras impulsadas en el 2010 (que fueron 630), pero habiendo ya cubierto dos tercios de competición (366 carreras en 112 juegos, antes de la serie frente a los Piratas). Hemos sido blanqueados en al menos 16 ocasiones, cayendo en veinte juegos por tan solo una carrera de diferencia, siendo seis de esas derrotas por 0-1. Eso unido a que el relevo desde el bullpen no ha resultado tan eficaz como el año pasado (relevo que a lo largo de este año ha tenido que sacrificar algunas de sus piezas para reforzar otras posiciones en el campo), nos dan pistas de porque los Padres del 2010 no han resultado tan competitivos como en el curso anterior.

Todo esto, después de que haya pasado el límite para los traspasos, ha generado cierto debate en la fanaticada. Sin lugar a dudas, la estrella de esos movimientos, fue Heath Bell al optar los Padres por preservar en San Diego a uno de los iconos más representativos de la franquicia y con ello también se transmitir un mensaje de apuesta por él en el futuro que conllevará un esfuerzo económico que el lanzador se merece. Todos los fans están entusiasmados de seguir viéndole vestido de Padre, pero a pesar de ello, surgen las voces que claman… ¿Para cuando la apuesta por los jugadores con poder en el bate y no solo por la loma?

A aquellos que reclaman algo de más esfuerzo de cara a fichar a peloteros con poder en el bate, decirles que tienen toda la razón en reivindicar que a San Diego lleguen ese tipo de jugadores, pero también comentarles que a lo mejor la ofensiva tan solo necesita un par de piezas de calidad (sin que tengan que ser fichajes de súper estrellas), para volver a ver a los Padres arriba.

Si el año pasado la ofensiva estuvo en los últimos puestos en la estadísticas y fuimos contendientes por el banderín, gracias a la loma, en el futuro lo que realmente necesitamos es que la loma funcione, por que si la loma funciona, los Padres competirán por el triunfo en cada juego y eso es fundamental para los fanaticada y para nuestros sueños de ver a nuestros queridos Padres llegar a la gloria.

Para las aspiraciones de los padres en el futuro, la loma es fundamental y preservar la calidad de esta, es la senda por la que deben de transcurrir los caminos de los Padres para poder aspirar a hacer algo grande a medio plazo, pero se está demostrando que si hablamos de loma, tenemos material humano de sobra como para alcanzar un nivel que nos permita ser competitivos. Donde no podemos decir lo mismo en el aspecto ofensivo, que obviamente necesita ser potenciado.

Si lográsemos potenciarlo, algo más de lo que está en la actualidad, el actual plantel de lanzadores de los Padres está capacitado para poder devolver a los Padres a la postemporada.

¿Podremos encontrar las piezas que necesitamos en ataque, para el año que viene? ¿Podremos encontrarlas si seguimos apostando por la loma como hasta ahora? Mi respuesta para ambas preguntas es que sí, y aun más si hablamos de una división como la nuestra, que es realmente el salvaje oeste.

Hasta muy pronto desde España.

SIGUE PADRES HISPANOS EN FACEBOOK.

SIGUE PADRES HISPANOS EN TWITTER.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: