julio 2011

Los Padres van en busca de un positivo final de temporada.

Con una clara misión en la segunda mitad.

Por Miguel Ángel Martín / Especial para padresbeisbol.com

Ya quedó atrás el Juego de las Estrellas, donde la Liga Nacional prolongó un poco su racha victoriosa, después de tantos años de sequía. Atrás quedó la entrada triunfal de Heath Bell en el partido y su buena (aunque corta) actuación en el mismo.

Ahora toca centrarse en una recta final de campeonato, en donde se tendrán que decidir muchas cosas importantes para el futuro más inmediato de nuestro equipo, como por ejemplo los rumores de traspaso que pesan sobre algunos de nuestros jugadores, se tendrá que decidir sobre a que jugadores de Ligas Menores se le da la oportunidad de intervenir en las Grandes Ligas en estos próximos meses, etc. Y en todas esas decisiones tendrá un gran peso específico la planificación que se decida hacer, de cara al 2012.

Pero hay una cosa que los Padres no han perder de vista y que en las últimas temporadas ha marcado tendencia: Hay que hacer todo lo posible para terminar con un buen sabor de boca esta temporada. Y es que desde el 2007, los Padres han entrado en una curiosa dinámica, que ha marcado las temporadas que desde entonces hemos vivido. Dependiendo de cómo se termine un año, el siguiente estará marcado por el mismo signo (positivo o negativo) con el que se terminó la anterior campaña.

En el 2007 estuvimos a punto de lograr por primera vez en la historia de los Padres, nuestra tercera participación al hilo en la postemporada. Desgraciadamente los Rockies, en un tremendo final de temporada, frustró todas nuestras esperanzas (a pesar de terminar los Padres con uno de los mejores balances de nuestra historia), en un dramático partido número 163 de la temporada. Un playoff de un solo juego por el comodín, cuya derrota hirió en lo más profundo a los Padres, sumiéndonos en una depresión de que la que a punto estuvimos de salir el año pasado y que sin duda marcó de un modo maléfico el 2008. Un año 2008 en el que pareciese que en cada juego, la cabeza de todos estuviese todavía en Colorado, viendo como perdíamos una ventaja de dos carreras en entradas extra y como la postemporada se alejaba definitivamente. La consecuencia fue clara: un balance de 37-58 antes del parón del Juego de las Estrellas y un balance de 26-41 después del mismo. Sin duda una temporada para el olvido, marcada por el estado de ánimo con que el equipo terminó el año anterior.

Ya en el 2009 las cosas no mejoraron, sumidos todavía en la depresión de haber perdido aquel juego de Octubre en Colorado y que había hecho al equipo sumirse en una oscuridad que cubrió el 2008 y el comienzo del 2009. Antes del parón del Juego de la Estrellas, los Padres tuvieron un balance negativo de 36-52. Sin duda no se podía ser demasiado optimista y el fantasma de vivir otro año tan negro como el 2008, se cernía sobre San Diego. Pero después de llegar a los cien primeros juegos, con un balance de 38-62, los sesenta y dos juegos finales de la temporada hicieron que el equipo empezase una dinámica positiva que se extendería hasta casi el final del 2010. Un tremendo balance de 37-25 hizo que la fanaticada de San Diego recuperase el optimismo y al final, la temporada 2009 supo a poco y todos queríamos que el 2010 empezase lo antes posible, como intuyendo las cosas buenas que vendrían al año siguiente.

Y una vez más, los Padres vivieron una temporada marcada por las sensaciones mostradas en el final de la temporada anterior. Después de tan sensacional final de temporada en el 2009, los Padres del 2010 vivieron una de sus grandes temporadas, llegando a tener un balance de 51-37 cuando llegó el Juego de las Estrellas, que llegó a ser de 60-40 cuando se completaron los cien primeros juegos del año. Pero la historia, desgraciadamente, no pudo tener un final feliz para nuestros queridos Padres y a partir del 25 de Agosto, cuando teníamos un balance de 76-49 y 6.5 juegos de ventaja sobre San Francisco, el equipo se desinfló y el balance final de 90-72 no fue suficiente para lograr lo que se había merecido todo el año. Un balance de 14-23 en la recta final del campeonato, nos permitió llegar vivos al último choque del año, pero al final no se pudo lograr el tan ansiado éxito. Y la ventaja perdida parece como si hubiese vuelto a sumir al equipo en una especie de depresión, que se ha vuelto a extender a la siguiente campaña.

La temporada 2011, no ha comenzado del todo bien. Desde luego no ha sido como esperábamos y el balance al termino de la primera parte de la campaña está ahora en 40-52, pero si algo nos ha enseñado la historia reciente de los Padres, es que a pesar de que las cosas estén difíciles de cara a lograr algo este año, las sensaciones con la terminemos este curso, puede ser el preludio de cómo comencemos el siguiente.

Habrá que estar atentos a los movimientos que los Padres hagan respecto del roster (traspasos, jugadores que suban de Ligas Menores, etc), pero también será importante mirar los resultados que se logren en esta recta final. Hay que seguir apoyando al máximo a nuestro equipo, porque si logramos acabar bien este año, tal vez esa sea la base que necesitamos para que vivamos en el 2012, otro año mágico.

Hasta muy pronto desde España.

SIGUE PADRES HISPANOS EN FACEBOOK.

SIGUE PADRES HISPANOS EN TWITTER.

Dick Williams dejó una huella imborrable en San Diego.

El béisbol pierde a uno de los grandes.

Por Miguel Ángel Martín / Especial para padresbeisbol.com

Con el fallecimiento de Dick Williams (nuestro querido piloto del mágico 1984), debido a un aneurisma aórtico a la edad de 82 años, el béisbol pierde a una de sus grandes leyendas. San Diego también pierde a uno de sus iconos más representativos, porque su paso por los Padres supuso uno de los grandes momentos de nuestra historia. El primer gran éxito de san Diego en las Grandes Ligas.

Williams era un manager de la vieja escuela, un tipo duro, con carácter, que vivió en San Diego una de sus seis aventuras dentro de las Grandes Ligas. Aventuras que por otro lado le dejaron cargado de éxitos y reconocimientos, que finalmente le conducirían al Salón de la fama en el 2008.

Dirigió a los Atléticos de Oakland, los Medias Rojas de Boston, los Padres de San Diego, los Angels de California, los Expos de Montreal y a los Marineros de Seattle, completando un total de 21 años como gerente en las Grandes Ligas, con un balance de 1.571-1.451.

Pero fue con los tres primeros, con quienes logró mayores hazañas, ya que con el equipo de Oakland conquistó dos títulos de campeón de las Series Mundiales (en el 1972 y 1973); con Boston, lograría el título de la Liga Americana, tras 21 años de sequía para el equipo de Nueva Inglaterra, perdiendo las Series Mundiales frente a los Cardinals en siete encuentros; y como gerente de los Padres, llevó a nuestro amado equipo a su primer título de campeón de la División Oeste y nuestro primer título de campeones de la Liga Nacional, lo que supuso que llegáramos a las Series Mundiales en nuestra primera aparición en la postemporada, en toda la historia de los Padres. Hito que le valió para convertirse, junto con el también Hall of Famer Bill McKechnie, como los únicos gerentes que han logrado llevar a las Series Mundiales, a tres equipos distintos.

Todo un logro con San Diego, que a pesar de no poderse completar con la conquista del cetro mundial (los Tigres de Detroit nos batieron en cinco encuentros), supuso un hito en nuestra historia y el primer gran momento de los Padres en su historia. Por fin se dejaba de ser un equipo perdedor, para empezar a pensar que los sueños se pueden hacer realidad, como reza en el anillo de campeones de la Liga Nacional de ese año.

Un año que comenzaba de una manera, que no hacía presagiar el tremendo éxito que supuso para nosotros el 1984. La desgracia se cebaba con el equipo el 14 de enero, al fallecer el dueño del equipo Ray Kroc, a causa de una enfermedad cardiaca, pasando la propiedad del equipo a su tercera esposa, Joan B. CROC (siempre tengo de ella, la imagen de cuando levantó el trofeo el trofeo de campeones de la Nacional, llamando a sus “chicos” para que le ayudasen). Este fallecimiento motivó que los Padres lucirían las iniciales de Ray Kroc, “RAK”, en la manga izquierda de su camiseta, durante toda la temporada (a modo de homenaje).

Pero a pesar de tan turbulento comienzo de año, al final la fortuna se alió con los Padres y logramos terminar con un balance de 92-70. Y eso que el equipo no contó con ningún jugador con 100 carreras impulsadas y con tan solo dos bateadores con 20 HR. Pero magníficamente gestionados por Dick Williams, jugadores memorables para nuestra historia como Steve Garvey, Garry Templeton, Graig Nettles, Alan Wiggins, así como el más grande de los Padres, Tony Gwynn (que ganaría ese año el primero de sus ocho títulos de bateo), lograron guiarnos a la tierra prometida.

Pero el gran momento del año, llegaría en la Serie de Campeonato, cuando los Padres se enfrentaron al campeón del Este de la Nacional: Los Cachorros de Chicago. Unos Cubs que hacían ese año su aparición en la postemporada, por primera vez desde 1945 y que parecían llamados a enfrentarse a los Tigres en el clásico del otoño. Más aún después de ver como Chicago se imponía a San Diego, en los dos primeros juegos de la última Serie de Campeonato que se jugaba al mejor de cinco juegos.

Finalmente los Padres lograrían hacer del Jack Murphy Stadium, un fortín inexpugnable que brindaría a los Padres la más grande de las remontadas realizadas hasta el momento por nuestro equipo, que terminaría logrando vencer la serie por 3-2, mostrando un espíritu de lucha incansable, insuflado por Dick Williams. Espíritu del que fue fiel reflejo la sexta y séptima entrada del quinto juego de la NLCS, en donde pasamos de perder 3-0 a terminar ganando 6-3 y con ello un pedacito de gloria. Y como no, Dick Williams se ganó un lugar en nuestros corazones para siempre.

El record de Williams con los Padres, desde 1982 a 1985, fue 337-311. Cuatro temporadas, en las que se convirtió en el único entrenador en la historia de los Padres en no experimentar una temporada con balance negativo, alcanzando 81 victorias en sus dos primeros años, 92 victorias en el mágico año 1984 y 83 victorias en su temporada final con el conjunto de San Diego.

Deja un recuerdo, una huella imborrable en el mundo del béisbol y de los Padres. Un hito que siempre será recordado porque hizo soñar a este equipo con alcanzar metas nunca antes soñadas. Que su fuerza nos inspire para seguir luchando por alcanzar en el futuro, las metas que todavía nos quedan por alcanzar.

Descanse en paz.

Hasta muy pronto desde España.

SIGUE PADRES HISPANOS EN FACEBOOK.

SIGUE PADRES HISPANOS EN TWITTER.

Debacle en Hollywood.

Sin duda se ha tratado de un guión de terror, el vivido en el fin de semana en la meca del cine. Guión que ya se gestaba en los dos últimos juegos de la serie en la Bahía.

¡Qué diferente es la situación que vivimos ahora, tras los últimos cinco juegos!

Nos las prometíamos muy felices tras las victorias en San Francisco, pero tras caer cinco veces seguidas, en partidos que sin duda podríamos haber vencido con un poquito más de ofensiva, todo se torna bastante oscuro. Tan oscuro que volvemos a estar solitos en el sótano del Oeste, con doce victorias por debajo de la cima y con doce derrotas más que victorias. Pintan bastos.

SAN DIEGO 0 – LOS ANGELES 1 (7/08/11)

SIGUE EL ENLACE PARA VER EL PARTIDO CONDENSADO A TRAVES DE PADRES HISPANOS EN FACEBOOK & TWITTER

  1 2 3 4 5 6 7 8 9       R H E
San Diego Padres 0 0 0 0 0 0 0 0 0       0 5 0
Los Angeles Dodgers 0 0 0 0 0 0 0 1 X       1 5 1

 

Y es que la ofensiva no existió en L.A., porque llegamos a desperdiciar una tremenda joya de Latos, que se llevó la derrota, a pesar de completar 7.1 innings, en la que tan solo cedió cinco hits y una carrera. Una carrera que fue la única que los Dodgers lograrían y que bastaría para que L.A. lograse imponerse a nuestros Padres. Spence completaría la octava entrada.

En cuanto a la ofensiva, solo se puede decir que decepcionó de una manera muy especial. Lo que vivimos en la primera entrada, donde Venable se quedó esperando en tercera base, con tan sol un out, fue un preludio trágico de lo que viviríamos en todo el juego y que en la novena entrada sería ya el culmen. L.A. por delante 1-0, bases llenas sin outs, todo favorable para los Padres y… nada. Tres outs y L.A. gana 1-0.

Una derrota dolorosa, sin duda, pero la derrota del sábado rivaliza (y de qué modo) con la del viernes.

SAN DIEGO 0 – LOS ANGELES 1 (7/09/11)

SIGUE EL ENLACE PARA VER EL PARTIDO CONDENSADO A TRAVES DE PADRES HISPANOS EN FACEBOOK & TWITTER

  1 2 3 4 5 6 7 8 9       R H E
San Diego Padres 0 0 0 0 0 0 0 0 0       0 1 2
Los Angeles Dodgers 0 0 0 0 0 0 0 0 1       1 2 0

 

L.A. no pegó su primer hit, hasta el noveno inning. Y aun así le bastó para ganar. En nada quedó la magnífica labor de Harang (que volvió un mes más tarde a defender la loma de los Padres, lanzando seis innings en los que cedió tres bases por bolas), Spence (0.1 inning), Qualls (0.2 innings cediendo una base por bolas) y Adams (1 innings cediendo una base por bolas). Pero al final, y con outs, los Dodgers lograron dos hits que impulsarían la carrera de la victoria.

Impresionante. Sólo un hit (Maybin) y cuatro bases por bolas no fueron bagaje suficiente para evitar caer de nuevo en el sótano del Oeste.

SAN DIEGO 1 – LOS ANGELES 4 (7/10/11)

SIGUE EL ENLACE PARA VER EL PARTIDO CONDENSADO A TRAVES DE PADRES HISPANOS EN FACEBOOK & TWITTER

  1 2 3 4 5 6 7 8 9       R H E
San Diego Padres 0 0 1 0 0 0 0 0 0       1 6 1
Los Angeles Dodgers 0 0 2 0 1 0 0 1 X       4 5 0

 

La derrota en el juego final ya fue otra historia. Los Dodgers demostraron ser superiores a los Padres de una manera no tan rácana como en los anteriores dos juegos. Stauffer lanzó seis entradas en las que cedería tres hits y tres carreras, Frieri lanzó una entrada cediendo tan solo un hit, Spence completaría 0.1 innings, cediendo una carrera y Qualls no cedería nada en las 0.2 entradas en las que estuvo en la loma de L.A.

Los seis hits que los Padres lograron, no pudieron generar más que una carrera, por parte de Johnson.

Y con todo ello una situación casi dramática de cara a hacer algo en el 2011. Algo que ya suena a quimera y suena a realidad los traspasos que se harán pensando, en lo que haya de venir en la próxima temporada.

Ya se irán viendo los traspasos que los Padres harán de aquí al termino del periodo para los canjes y quien será el primer jugador de los Padres en abrir el camino de marcha del PETCO Park…¿Bell, Ludwick…?

LIGA NACIONAL-DIVISION OESTE

Equipo G P PCT JA
S.Francisco 52 40 .565 -
Arizona 49 43 .533 3.0
Colorado 43 48 .473 8.5
LA Dodgers 41 51 .446 11.0
San Diego 40 52 .435 12.0

Hasta muy pronto desde España.

SIGUE PADRES HISPANOS EN FACEBOOK.

SIGUE PADRES HISPANOS EN TWITTER.

 

 

 

Sensación de oportunidad perdida.

Ciertamente, la victoria en la serie en la bahía nos hubiese reportado una inyección extra de optimismo ahora que el parón por el Juego de las Estrellas está tan cerca.

Todavía estamos muy lejos de la cabeza, pero con todo lo que queda por delante, lo que los Padres han demostrado en la Bahía es que son un equipo con potencial, al que no se puede descartar todavía de la lucha final por el banderín. Insisto, a pesar de que son diez los juegos de diferencia respecto de la cima.

Realmente es una pena que se haya perdido esta ocasión única de haber llegado al parón del All-Star con solo cinco o seis juegos de diferencia con respecto a los Giants, pero al final, tras haber ganado los dos primeros de la serie, la suerte no acompañó al equipo en los dos últimos juegos.

Juegos de tensión los vividos en San Francisco, que denotan bien a las claras la rivalidad existente entre estos dos conjuntos, sobre todo después de lo vivido el año pasado y que tan ilustrativamente quedó reflejado en el Spike que Qualls hizo en la cara de Andres Torres, después de eliminarle (tercer out) en el mismo home, en el juego del martes que los Padres ganaron 5-3. Fiel reflejo de la rabia contenida en estos juegos en los que seguro, no solo se piensa en esta temporada sino también en la pasada.

 

Tras la primera victoria el 4 de Julio, los Padres encauzaron bastante la serie tras una nueva victoria por idéntico marcador que el día anterior.

SAN DIEGO 5 – SAN FRANCISCO 3 (7/05/11)

SIGUE EL ENLACE PARA VER EL PARTIDO CONDENSADO A TRAVES DE PADRES HISPANOS EN FACEBOOK & TWITTER

  1 2 3 4 5 6 7 8 9       R H E
San Diego Padres 0 2 0 0 0 3 0 0 0       5 8 2
San Francisco Giants 2 0 0 1 0 0 0 0 0       3 11 1

Stauffer logró la quinta victoria del año, al completar las seis primeras entradas, cediendo ocho hits y tres carreras, además de una base por bolas. Una gran labor de la loma, que terminaron refrendando tanto Qualls (skipe en el home incluido), Adams y Bell, que logró su vigésimo sexto rescate, aunque tuvo nuevamente una complicada situación de un out y corredores en segunda y tercera base.

Pero el auténtico protagonista del juego, para los Padres, fue Cameron Maybin que en cuatro turnos de bateo, logró tres hits, impulsando tres carreras (dos de ellas gracias a un triple en la sexta entrada que culminó su gran actuación). También destacó Rizzo, que impulsaría dos carreras.

La lástima llegó en el siguiente juego de la serie, en la que tras batallar durante 14 entradas, un solitario HR de Nate Schierholtz cedido por Neshek, brindaría la victoria a San Francisco y dejaría para otra ocasión la posibilidad de poder barrer a los actuales campeones.

SAN DIEGO 5 – SAN FRANCISCO 6 (7/06/11)

SIGUE EL ENLACE PARA VER EL PARTIDO CONDENSADO A TRAVES DE PADRES HISPANOS EN FACEBOOK & TWITTER

  1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14     R H E
San Diego Padres 2 0 1 1 0 1 0 0 0 0 0 0 0 0     5 11 0
San Francisco Giants 1 0 0 2 0 0 0 2 0 0 0 0 0 1     6 12 2

El carrusel de lanzadores que trataron de lograr el triunfo para los Padres, fueron Moseley (7.1 innings, cediendo cinco hits y cuatro carreras), Adams (0.2 innings cediendo un hit y una entrada, desperdiciando en la octava entrada la ventaja que los Padres tenían en ese momento), Gregerson (dos entradas), Spence (una entrada), Frieri (dos entradas) y Neshek (que solo se enfrentó a un bateador, pero que le endosó la derrota).

Finalmente las carreras impulsadas por Headley (una carrera), Ludwick (dos carreras), Guzman (una carrera) y Johnson (una carrera) quedaron frustadas por unas desafortunadas entradas extra, en donde los Gigantes lograron obtener más opciones de anotar la carrera definitiva que los Padres (Frieri tuvo que lidiar más de una vez con una situación difícil).

Pero si esa derrota fue una pena, aun mayor fue la del juego final, en donde los Padres no pudieron anotar más que una carrera, echando por la borda la fabulosa actuación de la loma.

SAN DIEGO 1 – SAN FRANCISCO 2 (7/07/11)

SIGUE EL ENLACE PARA VER EL PARTIDO CONDENSADO A TRAVES DE PADRES HISPANOS EN FACEBOOK & TWITTER

  1 2 3 4 5 6 7 8 9       R H E
San Diego Padres 0 0 0 0 0 0 1 0 0       1 5 0
San Francisco Giants 0 0 1 0 0 1 0 0 X       2 7 0

Luebke, que lanzó seis entradas, se llevó la derrota en el duelo del jueves al ceder cinco hits y dos carreras. Y a pesar de que ni Neshek (que cedió en la jornada anterior el solo HR de la victoria de los Giants en la entrada 14) no tampoco Gregerson cedieron nada, la nula capacidad ofensiva de los Padres, terminó pasando factura y finalmente perdimos el juegos, con tan solo dos carreras encajadas.

Ahora rendiremos visita a nuestros vecinos de Hollywood para tratar de terminar bien la primera parte de la temporada y alejarnos aun más de ellos, que actualmente ocupan la última plaza del Oeste, al tiempo que tratamos de acercarnos a Colorado que no está tan lejos.

Por cierto, antes de terminar, comentar que Nick Hundley se dirige a San Diego para someterse el viernes a una cirugía artroscópica para eliminar las partículas sueltas en el codo derecho, que le ha dado problemas últimamente. Además los Padres han colocado a Clayton Richard en la lista de incapacitados, debido a una lesión en el hombro derecho, convocando a al relevista Luke Gregerson desde Triple-A Tucson (sin ir más lejos, participó en el último juego de la serie en San Francisco). El lunes, Richard lanzó cinco entradas sin permitir anotaciones en la victoria de San Diego por 5-3 sobre los Gigantes. Abandonó el partido después de hacer 73 lanzamientos debido a una rigidez en el hombro.

También hay que destacar que Aaron Harang, podría regresar este sábado desde la lista de lesionados. Está en la lista desde el pasado 13 de Junio.

Pero sin duda hay algo que nos entristece y que hay que comentar. Dick Williams, al manager que llevó a los Padres a las primeras series Mundiales de nuestra historia, ha fallecido a la edad de 82 años, en su casa.

 

Dick Williams, logró con los Atléticos de Oakland, dos títulos consecutivos de la Serie Mundial (1972 y 1973) y dirigió a los Medias Rojas de Boston (título de la Liga Americana en 1967), a los Atléticos, a los Angels de California, a los Expos de Montreal, a los Padres de San Diego (título de la Liga Nacional en 1984) y a los Marineros de Seattle, durante una carrera que abarcó 21 años.  Fue el segundo manager en ganar gallardetes con tres clubes distintos.

Descanse en Paz.

LIGA NACIONAL-DIVISION OESTE

Equipo G P PCT JA
S.Francisco 50 39 .562 -
Arizona 48 41 .539 2.0
Colorado 41 47 .466 8.5
San Diego 40 49 .449 10.0
LA Dodgers 38 51 .427 12.0

 

Hasta muy pronto desde España.

SIGUE PADRES HISPANOS EN FACEBOOK.

SIGUE PADRES HISPANOS EN TWITTER.

Heath Bell es justo representante de Padres en el All-Star.

Merecido reconocimiento para el cerrojero.

Por Miguel Ángel Martín / Especial para padresbeisbol.com

Heath Bell es sin duda uno de los iconos de la franquicia de los Padres en la actualidad, por su carisma dentro del equipo, por el cariño de los aficionados y por sus números sobre la loma y sus logros, como no.

Así pues, la noticia de que Heath Bell será el representante de los Padres en el Juego de las Estrellas, no es nada sorprendente. La magnífica labor que el closer está realizando en San Diego en las últimas temporadas, convirtiéndose en el principal icono de la franquicia, le acredita de manera justa como todo un All-Star. Condición que repetirá en esta edición, por tercera vez de manera consecutiva.

Sus méritos son indiscutibles. Cuando se conocía la noticia de su designación, sus números en el 2011 eran de veinticuatro salvamentos en veinticinco intentos, con una ERA de 2.31, dos victorias y tres derrotas, todo ello en treinta y cinco encuentros. Y no solo eso, sino que ningún closer en las Grandes Ligas atesora más salvamentos que él desde el comienzo del 2009, con 113 rescates con un porcentaje de éxito de 91.9.

Un gran reconocimiento, el recibido este fin de semana, al que sumar al nombramiento de Relevista del Año en las Grandes Ligas el año pasado y a las dos últimas participaciones en el Juego de las Estrellas. Reconocimiento que llega en un año muy especial para él.


Especial primero, porque este año vivió uno de los momentos más dulces de su carrera deportiva al lograr emular todo un hito para la franquicia de San Diego. El record de rescates consecutivos logrados por un cerrajero de los Padres, que el legendario Trevor Hoffman había establecido en 41, se veía igualado por Heath Bell demostrando ser un digno sucesor del mítico closer #51, que verá retirado su dorsal en el próximo mes de Agosto. El escenario fue el mejor posible, el PETCO Park y el rival los Piratas de Pittsburg. La marca que se había forjando desde el 29 de Mayo de 2010, vivió en el intento 41 un momento mágico, quedando igualada la marca de Hoffman, con lo que Bell entraba por derecho propio en la historia de los Padres (si es que no lo había hecho ya) y aunque él mismo señalaba que Hoffman siempre será el número uno, Bell ya ha demostrado ser un digno sucesor de tan gran jugador.

Marca que hasta la fecha ha ido creciendo hasta los 58 rescates en 59 oportunidades desde aquel final de mes de Mayo de un mágico 2010, en el que Heath Bell fue sin duda una de las grandes bases sobre las que se apoyo el tremendo éxito que los Padres cosecharon, logrando 47 saves en 50 oportunidades, terminando en segundo lugar detrás de Brian Wilson de los Giants (quien encabezó la liga con 48 salvamentos) y que supuso la segunda mejor marca en una temporada, para un relevista de los Padres, sólo por detrás de los 53 de la mágica temporada de 1998, con Trevor Hoffman, como protagonista. Terminó además, con un promedio de carreras limpias de 1.93, la mejor de su carrera hasta la fecha, seis victorias y con el mencionado nombramiento de Relevista del Año en las Grandes Ligas.

Pero este reconocimiento para disputar por tercer año consecutivo el juego de las Estrellas, también viene en un año especial para él por la incertidumbre que padece su futuro como jugador de San Diego. Tras haber llegado a un acuerdo con los Padres para seguir en el equipo en el 2011 (en los albores de la primavera de este año), ahora nuestro querido cerrajero ha visto como su continuidad en San Diego no se ha visto refrendada en un contrato a mayor plazo en el futuro, con un contrato multi-anual y cada vez más, se está convirtiendo en el máximo exponente de los rumores de un traspaso.

Su intención era quedarse, no hay duda, pero lo cierto es que su vinculación con los Padres no va más allá del final de esta temporada y si nada lo remedia, se convertirá en el mejor candidato para un traspaso, dentro del vestuario de los Padres, si los números de los Padres no mejoran y dejamos de ser contendientes en la pelea por la postemporada, cuando la fecha límite para los traspasos se acerque. Su estadística es impresionante y esto hace que sea una joya muy valorada dentro de las Grandes Ligas a la hora de pensar en alguien para lograr reforzarse.

Es cierto que la economía de guerra que padecen los Padres y su situación en la tabla no ayudan mucho a mantener la esperanza de poder ver a Bell retirarse en San Diego. Pero eso forma parte del futuro. Un futuro que los Padres irán forjando día a día y sólo el tiempo dictará el veredicto de donde se situarán los Padres tanto en esta temporada como en campañas venideras.

Lo realmente cierto ahora, es que uno de los símbolos más significativos de los Padres de la actualidad, va a representarnos en el Juego de las Estrellas. Un justo premio y reconocimiento para aquel que ha conquistado algo más que un record o un sitio en la historia de la franquicia este año, ya que lo que ha conseguido Bell desde que llegara a San Diego es conquistar el corazón de los fans. Ha demostrado que barreras que parecían inalcanzables, marcadas por jugadores míticos (como el record marcado por Trevor entre las temporadas 1997 y 1998) se pueden alcanzar, forjando nuevos héroes para la fanaticada de San Diego. Y eso es lo que Heath Bell supone para los fans de los Padres: Un héroe en el equipo. El héroe de los Padres.

¿Y quien mejor que él para estar en Arizona, blandiendo nuestros colores y enorgulleciendo a nuestra faniticada?

Enhorabuena.

Hasta muy pronto desde España.

SIGUE PADRES HISPANOS EN FACEBOOK.

SIGUE PADRES HISPANOS EN TWITTER.

Feliz 4 de Julio.

Coincidiendo con tan señalado día, los Padres inauguraron una extensión en su página web, dedicada a las fuerzas armadas norteamericanas: www.padres.com/military. Sin duda un homenaje merecido, que pone a los Padres en vanguardia dentro de las Grandes Ligas, en lo que se refiere al tributo y reconocimiento de un equipo a la comunidad militar de los Estados Unidos.

Y como no podía ser de otro modo, no había mejor manera de homenajear a la fanaticada, en este día festivo para los estadounidenses, que lograr la victoria frente a un viejo rival, como son los Giants. Además ganando el primer juego de la serie en la bahía y recortando algo, la distancia que nos separa de ellos. Algo muy importante, teniendo en cuenta que pronto llegará el parón para el Juego de las Estrellas y esto supone un punto de inflexión para todos.

SAN DIEGO 5 – SAN FRANCISCO 3 (7/04/11)

SIGUE EL ENLACE PARA VER EL PARTIDO CONDENSADO A TRAVES DE PADRES HISPANOS EN FACEBOOK & TWITTER

1 2 3 4 5 6 7 8 9 R H E
San Diego Padres 2 0 0 0 1 0 0 1 1   5 11 0
San Francisco Giants 0 0 0 0 0 2 0 0 1   3 6 1

La victoria, ciertamente supuso muchas cosas, muchos recuerdos. Recuerdos de lo ocurrido el año pasado, deseos de remontada (a modo de vendetta) para este año y la necesidad de terminar la semana (antes de la fiesta de Arizona) con la menor distancia posible respecto de la cima, que nos reconforte moralmente y nos haga pensar que no estamos fuera de la carrera por el banderín, como casi todo el mundo pudiese pensar, viendo la clasificación.

No dudo que todas esas cosas se les pasarían por la mente de los jugadores de los Padres en este primer juego de la serie. Pues de ser así, les funcionó, ya que lograron una importante victoria que permite a Richard alcanzar su quinta victoria del año, tras completar cinco entradas, en las que cedería dos de los seis hits, que los Giants lograrían en el encuentro. Tras él Frieri no pudo contener los bates de los de San Francisco y vio como el marcador reflejaba un 3-2 favorable a los Padres cuando dejó su puesto en la loma a Sxpence, que culminaría la labor en esta sexta entrada, cediendo tan solo una base por bolas. Qualls y Adams conducirían a los Padres hacía la novena entrada con la ventaja que la ofensiva había logrado establecer y ahí, Bell se complicaría algo la vida, antes de lograr definitivamente su rescate número 25 de lo que va de temporada.

Un rescate no exento de emoción tras ver como Tejada lograba un doble y se colocaba en tercera base, con tan solo un out. Luego una base por bolas a Pat Burell y la situación se tornaba cada vez más compleja, con jugadores en las esquinas y tan solo un out. Brandon Crawford, con un sencillo, impulsaría la carrera de Tejada (que estaba en tercera base) y llenaría de más nerviosos a la parroquia de los Padres, más aun cuando un lanzamiento incontrolado permitiría que se llenasen la segunda y la tercera base. Afortunadamente el siguiente out (un globo de sacrificio) no tuvo consecuencias en el marcador gracias al gran brazo de Venable, que no permitió que desde tercera base se intentase el acceso al home. Y tras esto, el tercer out, dejó el intento de remontada de los Giants en agua de borrajas, a pesar de que los nervios asomaron un poco en el banquillo de los Padres.

En cuanto a lo que a la ofensiva se refiere, decir que una de las claves que ayudaron a la hora de poder anotar y llegar a la cifra de cinco carreras anotadas, fueron los robos de base que los Padres protagonizaron y que hicieron que la ofensiva se mostrase bastante agresiva y pudiese anotar una buena cantidad de carreras, después de haberse despedido de la serie frente a los Mariners con tan solo dos carreras anotadas en tres juegos.

El solo HR de Venable, las carreras impulsadas por Headley, Ludwick, Hudson y Hundley (además de la mencionada de Venable) y los once hits de los Padres destacarían sobre manera, en lo que al ataque se refiere.

En definitiva una muy buena manera de empezar las cosas en San Francisco. Ahora hay que esperar que la racha se mantenga en la bahía y podamos quedarnos mucho más cerca de ellos, cuando llegue el Juego de las Estrellas. Pero para eso sólo hay que pensar en el siguiente juego, darlo todo y ganarlo. Que para eso están los Giants en frente y ahora mismo es la mayor de las motivaciones para los Padres.

LIGA NACIONAL-DIVISION OESTE

Equipo G P PCT JA
S.Francisco 48 38 .558 -
Arizona 46 40 .535 2.0
Colorado 41 44 .482 6.5
San Diego 39 47 .453 9.0
LA Dodgers 37 49 .430 11.0

Hasta muy pronto desde España.

SIGUE PADRES HISPANOS EN FACEBOOK.

SIGUE PADRES HISPANOS EN TWITTER.

La serie en Seattle no dicta sentencia.

La serie frente a los Mariners se presentaba importante y ciertamente decisiva para el devenir de los Padres. La racha de victorias en las últimas series, casi obligaban a un buen resultado en Seattle en pos de conseguir mantener nuestras aspiraciones de ascenso en la clasificación, tras haber abandonado el último puesto de la tabla.

 

Pero lo cierto es que ni las cosas resultaron tan buenas como en anteriores series, ni la situación ha variado tanto como antes de la serie, respecto de la cima.

SAN DIEGO 0 – SEATTLE 6 (7/01/11)

SIGUE EL ENLACE PARA VER EL PARTIDO CONDENSADO A TRAVES DE PADRES HISPANOS EN FACEBOOK & TWITTER

  1 2 3 4 5 6 7 8 9       R H E
San Diego Padres 0 0 0 0 0 0 0 0 0       0 6 1
Seattle Mariners 1 0 3 0 1 1 0 0 X       6 9 0

En el primer juego los bates quedaron silenciados por los Marineros de Seattle, que comenzaban con buen pie la serie en su casa. Por el contrario los lanzadores de San Diego no lograron contener para nada a los bateadores del mar. De hecho Moseley no pudo cubrir más que 4.2 innings, cediendo siete hits y cinco carreras que sentenciaban el choque. Bass (2.1 innings, dos hits y una carrera) y Neshek (un inning) completaron la terna de lanzadores de San Diego que intervinieron en el primer choque.

Headley con tres hits, Maybin con dos y Hundley con uno, destacaron en la ofensiva, pero lamentablemente ninguno de ellos sirvió para lograr anotar ni una sola vez.

Las sensaciones tras el primer envite no podían ser peores. Se había perdido el primer juego de la serie y con él se  rompía la racha de victorias que habían atesorado los Padres en las últimas semanas. Por si fuera poco SF no cedía terreno, continuando con su magnífico estado de forma y encima hasta Hudson tenía que abandonar el partido con un golpe.

Con todo eso el segundo juego se antojaba clave. Primero para tratar de no ceder la serie, segundo para recuperar algo de la moral perdida en el primer juego de la serie y para tratar de devolver al equipo a una senda de victorias que necesitamos para reducir terreno respecto de la cima y no pensar en los posibles traspasos de nuestras figuras.

SAN DIEGO 1 – SEATTLE 0 (7/02/11)

SIGUE EL ENLACE PARA VER EL PARTIDO CONDENSADO A TRAVES DE PADRES HISPANOS EN FACEBOOK & TWITTER

  1 2 3 4 5 6 7 8 9       R H E
San Diego Padres 0 0 0 0 1 0 0 0 0       1 6 1
Seattle Mariners 0 0 0 0 0 0 0 0 X       0 2 0

Y la victoria llegó por tan sólo una victoria y con una extraña polémica, ya que Cameron Maybin, recibió base por bolas con sólo tres lanzamientos del abridor Doug Fister y después anotó la única carrera del partido gracias al sencillo del venezolano Alberto González en la quinta entrada. Con un out en la quinta entrada, Maybin avanzó a primera base cuando un lanzamiento fue considerado bola alta por el ampáyer del plato Phil Cuzzi. Una revisión del video del turno al bate realizado por el oficial de anotaciones Dan Peterson confirmó que la base por bolas fue otorgada a Maybin a cuenta de 3-2.

Ningún jugador discutió por la jugada y la pizarra del estadio mostró una cuenta de tres bolas antes del lanzamiento de Fister (3-9). Maybin anotó cuando el sencillo de González llegó al jardín izquierdo.

Fue la única carrera de los Padres y del encuentro. Un juego a la vieja usanza de la ofensiva de los Padres y a la vieja usanza de la loma, ya que se comportó una forma tan sensacional que recordaba a la loma de los Padres en el 2010.

Cory Luebke (2-2) permitió dos hits en seis entradas, mientras Chad Qualls, Mike Adams y Heath Bell conseguían tres outs cada uno para completar el partido de dos hits de los Mariners (Bell consiguió su 24to salvamento en 25 oportunidades).

¡Blanqueada y  cediendo tan solo dos hits y ninguna base por bolas!

¡Eso sí que es recuperar la moral en el equipo!

Pero como comentaba al principio, las cosas no variaban demasiado respecto de la cima y eso hace mella. San Francisco arrasaba a los Tigres y todo permanecía inalterable. Así que la victoria fue algo bueno pero sin variar las cosas, del mismo modo que la derrota final en la serie (unida a la derrota de los Giants en Detroit), tampoco se hacía notar en exceso. Eso sí, fue una oportunidad perdida más de recortar algo de distancia respecto de los rivales de división.

SAN DIEGO 1 – SEATTLE 3 (7/03/11)

SIGUE EL ENLACE PARA VER EL PARTIDO CONDENSADO A TRAVES DE PADRES HISPANOS EN FACEBOOK & TWITTER

  1 2 3 4 5 6 7 8 9       R H E
San Diego Padres 0 0 1 0 0 0 0 0 0       1 4 0
Seattle Mariners 1 0 2 0 0 0 0 0 X       3 6 0

Latos en seis innings cedió demasiado terreno, teniendo en cuenta la escasa ofensiva que tenemos. Cuatro hits y tres carreras, en los albores del encuentro bastaron para que los Mariners alcanzasen la victoria. La buena labor de Frieri y Spence, que tan solo cedieron un hit cada uno de ellos, en las dos entradas que lanzaron entre ambos, no fue suficiente para lo Padres.

En ataque tan solo destacar la carrera que impulsaría Venable y que anotaría González en la tercera entrada. Supuso el momentáneo empate. Y también destacar la oportunidad que los Padres tuvieron de bases llenar y dos eliminados, ya en la fase final del juego. Oportunidad que de haberse podido aprovechar otro gallo nos hubiese cantado, pero no fue así.

Y al final todo quedó de manera muy parecida a como empezó el fin de semana. Y si todo sigue igual, nos terminaremos convirtiendo en un equipo vendedor y nos tendremos que empezar a despedir de jugadores emblemáticos para el equipo. Pero para que eso llegue o no, habrá que ver de que son capaces los Padres en los próximos juegos y todavía queda mucho que decir y que hacer en esta temporada.

Para despedirme, decir que los Padres ya conocen que Heath Bell, representará al equipo en el Juego de las Estrellas de Arizona. Lo hará por tercer año consecutivo y en esta ocasión será el único jugador de los Padres que acuda al magno evento.

La lista de jugadores seleccionados ha sido dada a conocer el domingo 3 de Julio y ha sido esta: 

Liga Americana

Titulares
1B: Adrián González, Medias Rojas
2B: Robinson Canó, Yankees
3B: Alex Rodríguez, Yankees
SS: Derek Jeter, Yankees
OF: José Bautista, Azulejos
OF: Curtis Granderson, Yankees
OF: Josh Hamilton, Rangers
DH: David Ortiz, Medias Rojas
C: Alex Avila, Tigers

Liga Nacional

Titulares
1B: Prince Fielder, Cerveceros
2B: Rickie Weeks, Cerveceros
3B: José Reyes, Mets
SS: Plácido Polanco, Filis
OF: Lance Berkman, Cardenales
OF: Ryan Braun, Cerveceros
OF: Matt Kemp, Dodgers
C: Brian McCann, Bravos

Los reservas y lanzadores son los siguientes:

Liga Americana

Reservas
Russell Martin, Yankees
Miguel Cabrera, Tigres
Howard Kendrick, Angelinos
Asdrúbal Cabrera, Indios
Matt Joyce, Rays
Adrián Beltré, Rangers
Jacoby Ellsbury, Medias Rojas
Carlos Quentin, Medias Blancas
Michael Young, Rangers
Matt Weiters, Orioles
Michael Cuddyer, Mellizos

Lanzadores
Justin Verlander, Tigres
James Shields, Rays
Josh Beckett, Medias Rojas
Jered Weaver, Angelinos
Félix Hernández, Marineros
Mariano Rivera, Yankees
Chris Pérez, Indios
Brandon League, Marineros
Gio González, Atléticos
David Price, Rays
C.J. Wilson, Rangers
Aaron Crow, Reales
José Valverde, Tigres

Liga Nacional

Reservas
Yadier Molina, Cardenales
Joey Votto, Rojos
Brandon Phillips, Rojos
Troy Tulowitzki, Rockies
Chipper Jones, Bravos
Matt Holliday, Cardenales
Jay Bruce, Rojos
Hunter Pence, Astros
Carlos Beltrán, Mets
Justin Upton, Diamondbacks
Starlin Castro, Cachorros
Gaby Sánchez, Marlins
Lanzadores
Roy Halladay, Filis
Cole Hamels, Filis
Cliff Lee, Filis
Jair Jurrjens, Bravos
Clayton Kershaw, Dodgers
Joel Hanrahan, Piratas
Jonny Venters, Bravos
Brian Wilson, Gigantes
Ryan Vogelsong, Gigantes
Tim Lincecum, Gigantes
Matt Cain, Gigantes
Heath Bell, Padres
Tyler Clippard, Nacionales

LIGA NACIONAL-DIVISION OESTE

Equipo G P PCT JA
S.Francisco 48 37 .565 -
Arizona 45 40 .529 3.0
Colorado 41 43 .488 6.5
San Diego 38 47 .447 10.0
LA Dodgers 37 47 .440 10.5

 

Hasta muy pronto desde España.

SIGUE PADRES HISPANOS EN FACEBOOK.

SIGUE PADRES HISPANOS EN TWITTER.

Empezamos un mes muy importante.

Atrás a quedado ya el tercer mes competición. Lo abandonamos con buena cara y optimismo, ya que ciertamente la racha de victorias que atesoramos en las tres últimas series, han maquillado algo nuestras sensacionales en la liga. Veníamos de perder seis juegos al hilo y la cima se disparaba hacía arriba, mientras que nosotros nos hundíamos un poco más hacia abajo.

Pero ahora algo ha cambiado y nos reconforta ver como la cima está a nueve victorias (pudiera haber estado mucho más lejos), que hemos ganado siete de los últimos ocho juegos y que ahora podríamos incluso alcanzar al tercero del Oeste (Colorado), tras haber dejado atrás a los Dodgers en el sótano de la división.

Sin duda hay más sonrisas en los rostros de los Padres en estos días que hace dos semanas, pero no olvidemos que estamos en el mes de Julio y ahora habrá que tomar decisiones importantes. Y estas decisiones tienen nombres y apellidos.

La principal de estas decisiones a tomar se llama Heath Bell, el cual tras haber llegado a un acuerdo con los Padres para seguir en el equipo en el 2011, ha visto como su continuidad no se ha visto refrendada en un contrato a mayor plazo en el futuro. Su intención era quedarse, no hay duda, pero lo cierto es que su vinculación con los Padres no va más allá del final de esta temporada y si nada lo remedia, se convertirá en el mejor candidato para un traspaso, dentro del vestuario de los Padres. Sus números son impresionantes y esto hace que sea una joya muy valorada dentro de las Grandes Ligas a la hora de pensar en alguien para lograr reforzarse.

Bell estaba dispuesto a aceptar menos dinero, aceptando un descuento en lo que podría percibir de nuestro equipo, con tal de alcanzar un acuerdo con los Padres, pero lo que sería ilógico sería volver a repetir lo ocurrido con Jake Peavy, que firmó un contrato que supuso con el tiempo un lastre demasiado grande para la economía de los Padres, lo que finalmente obligó a la franquicia a traspasarle a los Medias Blancas.

Es cierto que la economía de guerra que padecen los Padres y su situación en la tabla no ayudan mucho a mantener la esperanza de poder ver a Bell retirarse en San Diego. En los tiempos que vivimos al comienzo de la temporada (tras la marcha de un personaje tan importante para la franquicia, como era Adrian Gonzalez), que se mantuviesen en el equipo figuras tan importantes para los fans, como Heath Bell, es algo que sencillamente necesitábamos. Y ni los fans, ni la franquicia, nos podíamos permitir el lujo de prescindir de ellos en ese momento.

Pero ahora la temporada está más avanzada y la clasificación será un implacable juez, cuando se acerque la fecha límite para los traspasos.

¿Están los Padres en situación de poder prescindir de Bell o Ludwick?

En mi opinión sí. Es doloroso, por supuesto. El potencial ofensivo de nuestro jardinero es sensacional y que decir de la maestría de Bell en la novena entrada. Pero o cierto es que el bullpen (que al comienzo de la temporada se sacrificó bastante para lograr reforzar otras posiciones), está listo para cubrir el hueco que dejaría Bell en la novena entrada en la figura de Adams. Esto ya se venía barruntando de lejos.

Y en cuanto a Ludwick, bueno decir ha mejorado su rendimiento respecto del año anterior, pero al igual que Bell, el montante económico que arrastran sus nóminas es bastante serio y aunque es clave para la ofensiva, lo cierto es que el ataque no es nuestro fuerte y es mucho mejor obtener algo a cambio ahora , que perderlo sin más al final de la temporada.

Pero todo esto está supeditado a lo que ocurra en los juegos venideros y si la distancia respecto de la cima continua como hasta ahora o no. Esa será la calve para ver si los Padres se convierten en un equipo comprador, como lo fuimos el año pasado o si por el contrario nos convertimos en un equipo vendedor (como todo parece indicar a día de hoy).

Sólo el tiempo nos lo dirá.

Hasta muy pronto desde España.

SIGUE PADRES HISPANOS EN FACEBOOK.

SIGUE PADRES HISPANOS EN TWITTER.

El antesalista Headley bateó sensacional en junio.

Headley termina el mes con una marca de prácticamente .300.

Por Miguel Ángel Martín / Especial para padresbeisbol.com

Termina el mes de Junio y casi todo continúa del mismo modo en que comenzaba. El balance parejo que los Padres han cosechado en estos 27 juegos del mes, nos deja casi en el mismo punto de la clasificación que hemos mantenido desde el comienzo de esta temporada.

Trece victorias por catorce derrotas, ocho victorias por debajo del balance equilibrado y una distancia considerable respecto de la cima, es la consabida situación de nuestros Padres, ahora que rebasamos el ecuador de la temporada y los equipos empiezan a posicionarse entre los compradores y los vendedores, al tiempo que los fans esperan impacientes ver como se conforman definitivamente las escuadradas para el Juego de las Estrellas.

E inmersos en toda esta vorágine, destaca un nombre sobre el resto, tras haber cosechado un excelente mes, que sin duda pasará a su recuerdo de manera muy grata.

Headley ha logrado terminar el mes como un bateador prácticamente de .300, por primera vez en su carrera deportiva. De hecho, llegados al ecuador de la temporada (los primeros 81 juegos del 2011), Headley lograba tener un excelente promedio de .303, lo que supone un tremendo avance en este aspecto del juego para nuestro tercera base, aunque finalmente el mes de Junio termina para él con un porcentaje de bateo de .299, no superando la barrera de los .300, por culpa del último juego del mes, en donde no acertó en los cuatro turnos de bateo de que dispuso, lo que llevó a bajar ligeramente su marca.

Lo tremendamente cómodo que se siente Chase al bate, supone un enorme incremento para el potencial ofensivo de San Diego, sobre todo si tenemos en cuenta que nuestro tercera base tenía un porcentaje de bateo de .211 el pasado 29 de Abril. La confianza que está obteniendo en los últimos juegos está siendo asombrosa, con números que sin duda están siendo los mejores de su carrera, de terminar la temporada así.

De este modo podemos ver como el bateador ambidiestro, está bateando mejor tanto con la zurda como con la diestra. Mientras que sus números el año pasado estaban en un porcentaje de bateo de .264 (.285 con la zurda y .217 con la derecha), ahora vemos como en el mes de Junio, prácticamente ha alcanzado los .300 manteniendo su constancia con zurda (respecto del año pasado), pero mejorando casi 150 puntos su balance con la diestra.

Pero eso no es todo. Su porcentaje en base, roza la barrera de los .400 (.394), cosa que hasta ahora no ha logrado mantener en temporadas completas, siendo su mejor registro en este sentido el cosechado en 2009, con un porcentaje de .342. Esto le coloca entre los mejores de la Liga Nacional, concretamente el quinto mejor pelotero en esta estadística.

Sin duda sus números han sido un importante valor que ha ayudado a los Padres a terminar el mes de Junio con muy buena cara. La racha final de los Padres ha ayudado a mejorar la imagen del equipo y la confianza en nosotros mismos ya que de los últimos ocho juegos, siete de ellos han terminado en victoria y eso ha permitido terminar el mes abandonando la última plaza del Oeste de la Nacional. Puesto al que lamentablemente nos habíamos acostumbrado en esta temporada.

Así pues la mencionada buena racha de resultados, la primera barrida del año, en casa frente a los Reales de Kansas City justo para terminar el mes, volver a ver la cima a menos de dos dígitos de diferencia, el debut de Anthony Rizzo (que en 19 juegos ha logrado impulsar cuatro carreras, teniendo un porcentaje de bateo de .175 y porcentaje en base de .329) y el anuncio de la retirada del dorsal 51 de Trevor Hoffman han sido las mejores noticias del mes y que nos invitan al optimismo, ahora que empezamos un mes clave en el devenir de la temporada.

No solo entramos en el mes del Juego de las Estrellas, sino también el mes en el que los equipos con aspiraciones de postemporada querrán pescar en los ríos revueltos de los equipos que se encuentren en el sótano de la clasificación. Y los Padres tienen a muchos peloteros que protagonizan muchos rumores. Jugadores muy apetecibles y tan importantes para reforzarse para muchos equipos, como importantes para las aspiraciones de los Padres en el propio 2011 (porque hasta el final no nos podemos dar por vencidos) y para nuestras aspiraciones en años venideros.

Habrá que estar muy atentos a nuestro caminar en Julio, ya que será este mes el que finalmente terminará de marcar tanto nuestro futuro más inmediato, como nuestro futuro a medio plazo.

Hasta muy pronto desde España.

SIGUE PADRES HISPANOS EN FACEBOOK.

SIGUE PADRES HISPANOS EN TWITTER.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.