Las cosas cambian poco.

Tras unos días de vacaciones, en los que he estado fuera de España (teniendo algo restringido el acceso a Internet y no he podido actualizar el blog todo lo que hubiese deseado), ahora de regreso a casa me encuentro que la situación de los Padres no ha variado demasiado respecto de lo que teníamos entre manos hace apenas diez días.

Tres series han transcurrido desde que iniciase mis vacaciones y curiosamente, a pesar de que el balance es positivo para los Padres, en cuanto a que en dos de ellas nos hemos alzado con el triunfo, también el balance es negativo, ya que en esos nueve encuentros hemos logrado vencer sólo cuatro por contra de cinco derrotas.

Atrás queda ya la barrida de los Twins a los Padres, en tres juegos en los que tan solo una carrera separó a los Padres de la victoria. Victorias que no llegaron y que finalmente pusieron muy muy abajo a los Padres dentro del Oeste.

Atrás queda ya la serie en Boston, la del reencuentro con Adrian Gonzalez.  Una serie en la que los Medias Rojas cayeron en tres juegos, después de haber apalizado a los Padres en el primer juego, con una ofensiva brutal que hizo que tuviésemos que encajar 14 carreras (Adrián González empujó el lunes tres carreras con un sencillo y un doble), diez de ellas en una séptima entrada en que Boston aniquiló a San Diego.

Gracias a Dios los cosas mejoraron a partir de ahí.  Y es que a partir de esa cuarta derrota consecutiva (de las series de interliga, sexta derrota consecutiva si contamos las anteriores frente a Colorado) llegaron cuatro victorias en los siguientes cinco juegos.

Curiosamente se había tocado fondo (en esa racha negativa de derrotas), teniendo a un viejo conocido como protagonista. El resurgir tendría el sello del futuro, cuando en el segundo juego de la serie en Boston, Anthony Rizzo remolcó la carrera de la diferencia en la séptima entrada, superando 5-4 alos Medias Rojas. Pero el resurgir también tendría el sello de las condiciones meteorológicas que apoyaron a los Padres en juego final de la serie, cuando con 5-1 afavor se tuvo que interrumpir definitivamente el juego en siete entradas y media (hasta cuatro veces se llegó a interrumpir el partido).

Pero ahora ya todo eso ha quedado atrás, del mismo modo que ha quedado atrás la serie frente a los Braves. Una serie en la que Tim Stauffer registró el viernes la mejor marca de su carrera con nueve ponches a lo largo de siete efectivas entradas y los Padres de San Diego superaron a Atlanta con una victoria de 11-2 (la mayor cantidad de carreras anotadas en su propio estadio esta temporada.

Tercer triunfo consecutivo de los Padres, y moral de cara a aspirar a ganar la serie. Moral algo truncada tras el varapalo del segundo encuentro de la serie, en la que caímos por 10-1. Pero afortunadamente, estando muy cerca de casa, pude disfrutar de un final de partido vibrante en el juego del domingo, en el que remontamos en la recta final (Jason Bartlett bateó el domingo un sencillo al cuadro con las bases llenas para impulsar la carrera del empate en la octava entrada, Orlando Hudson lo siguió con un sencillo de dos rayas y los Padres de San Diego remontaron para vencer 4-1 alos Bravos de Atlanta), alzándonos con la victoria por 4-1 y dejando una serie más en nuestro casillero positivo.

Atrás queda todo eso y mucho más. Como la despedida de Jorge Cantú de los Padres, tras la derrota en la serie frente a Colorado, justo antes los juegos de interliga y de mi partida hacía mis días de relax (mis mejores deseos para el mexicano), la retirada del 51 de Trevor Hoffman (al que hay que darle su merecida enhorabuena), etc.

Atrás queda todo eso. Atrás quedaron también las vacaciones, tiempo de relax en el que no he podido actualizar el blog tanto como hubiese deseado, a pesar de haber publicado algunos artículos con noticias importantes que han surgido. Atrás queda todo eso.

Ahora estoy a muy pocas horas de mi hogar y del regreso pleno de la actividad de Padres hispanos. A partir de ahora todo vuelve a la normalidad, a la rutina. Bendita rutina, que se abraza con ganas tras unos días de descanso.

Hasta muy pronto desde España.

SIGUE PADRES HISPANOS EN FACEBOOK.

SIGUE PADRES HISPANOS EN TWITTER.

1 Comentario

Me alegra mucho saber que volverás a la rutina bloggera, estimado amigo. Al menos los Padres van mejor que los Marlins, puesto que ustedes han podido ganar más partidos en este condenado mes.

Curiosamente, yo voy en la dirección opuesta, puesto que me tomaré un descanso temporal del blog, principalmente por motivos académicos.

Nos veremos en agosto. Muchos saludos desde Santiago de Chile, y ojalá que la serie entre nuestras escuadras sea memorable.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: