Adrián González y Padres se vuelven a ver las caras en Boston

Se enfrentan a un viejo conocido.

Por Miguel Ángel Martín / Especial para padresbeisbol.com

Los Padres empiezan una semana llena de emociones en la que es inevitable mirar al pasado. El enfrentamiento de San Diego contra Boston nos reencuentra con un viejo (y querido) conocido de la fanaticada de los Padres y es que Adrián González fue un símbolo muy importante para el equipo, que marcó una época en la reciente historia de nuestros queridos Padres.

Cuando terminó la pasada temporada, era un secreto a voces que Gonzo terminaría marchándose de San Diego, hacia algún otro destino en donde sus aspiraciones contractuales fuesen mejor satisfechas que lo que pudieran serlo en San Diego. Y Boston, que en el pasado había tratado de optar a su fichaje, parecía el mejor candidato a lograr hacerse con sus servicios, como así fue finalmente.

Los Medias Rojas apostaron muy fuerte para lograr hacerse con Gonzo, incluso a pesar de que Adrian Gonzalez fue operado del hombro derecho el pasado 20 de octubre, lo que no fue ningún impedimento para que ambos equipos llegasen a un acuerdo, sin que hubiese demoras en el tiempo. La necesidad de los Padres de encontrar el mejor trato posible para un filón de oro que se nos podía escapar de las manos y la necesidad de los Red Sox, de dar un golpe de efecto en su eterna lucha con los Yankees, hizo que nada se interpusiese en esta ocasión.

Muchos se vieron decepcionados con la marcha de Gonzo, pero lo ocurrido fue perfectamente normal con la economía en la que nos manejamos. No podíamos hacer frente a un contrato multimillonario a final de temporada y no obtener nada a cambio, de un jugador de la valía de Gonzo, pudiendo hacer un trato con otro equipo, hubiese sido un enorme absurdo. El canje de Gonzo era necesario e inevitable, a pesar de que todos esperábamos verle algún tiempo más defendiendo los colores de los Padres.

Atrás quedaron sus marcas. El zurdo bateó .298 con 31 HRs y 101 remolcadas la temporada pasada. En cinco temporadas con San Diego, González conectó 161 cuadrangulares (a dos del récord del equipo de Nate Colbert) y remolcó 501 carreras.

Así pues la pasada offseason significó un punto de inflexión muy importante para nosotros. Gonzo se había marchado y con ello se iniciaba la nueva senda que marcaría el futuro de San Diego en años venideros, no solo por su propia marcha, sino por la llegada de jóvenes talentos que llenarán de alegría las andanzas de los Padres en las Grandes Ligas. El destino hacia el que se dirigió Gonzo, fue quizás el mejor posible para los Padres. Nuestro Manager General, Jed Hoyer conocía mejor que nadie lo que se podía pescar en Boston y el tiempo demostrará que la pesca en Boston, nos traerá en el futuro los frutos que todos anhelamos.

Los Padres recibieron al lanzador derecho Casey Nelly, el primera base Antonio Rizzo y el jardinero Reymond Fuentes, además de a Eric Patterson, con lo que Nelly y Rizzo se convertían en los mejores prospectos de los Padres.

Un Rizzo que en la primera quincena del mes de Junio debutó en las Grandes Ligas logrando inyectar optimismo y esperanza a la fanatica de los Padres, con unos números en las dos primeras series series, antes de iniciar los encuentros de interliga de 21 turnos al bate, con 4 hits, 1 carrera impulsada, 2 carreras anotadas, 1 HR, 9 strike outs, 7 bases por bolas y un porcentaje de bateo de .190.

Sin duda un aire fresco muy necesario para el equipo, como también lo será Kelly. Un primera ronda del draft, que era considerado una de las mejores promesas de la organización de los Medias Rojas, y fue considerado la joya del acuerdo con los Medias Rojas, aunque con el reciente debut de Rizzo en las Grandes Ligas, su nombre se ha visto algo eclipsado. A los 21 años, fue el jugador más joven en la Doble-A de la Liga del Este en 2010 y, en su primera temporada completa en el montículo, tuvo un balance de 3-5 con una efectividad de 5.31, mostrando buena velocidad y un gran avance en el manejo del Changeup.

Ya solo queda esperar el choque entre San Diego y Boston y por supuesto desearle lo mejor a Adrian Gonzalez, que tanto y tan bueno dejó para nuestros queridos Padres y que tanto y tan bueno está dejando ahora en Boston, ya que llegado el ecuador del mes de Junio y antes de las series de interliga, atesoraba la mejor marca en las Grandes Ligas de carreras impulsadas con 61 y la mejor marca de la Liga Americana en porcentaje de bateo con .347.

Pero la vida sigue y ahora el pasado, se ve las caras con el presente y el futuro de San Diego, en una semana ciertamente emotiva para los Padres.

Hasta muy pronto desde España.

SIGUE PADRES HISPANOS EN FACEBOOK.

SIGUE PADRES HISPANOS EN TWITTER.

1 Comentario

Saludos desde Santiago de Chile.

Sin duda que el reencuentro con una vieja figura del equipo conlleva una fortísima carga emocional. Y el hecho de que Adrián lo esté haciendo bien en su nueva casa maximiza ese efecto. Pero los Padres son un equipo fuerte y con una buena mezcla entre jóvenes y veteranos, y deberían plantarle cara a un Juggernaut como Boston.

A propósito, los Marlins al fin pudieron festejar en casa, tras once derrotas al hilo. Parece que el cambio de técnico sirvió para inyectar nueva vida a la pecera.

Me despido diciendo que sigo esperando al mes de julio para que Frailes y Peces midan sus fuerzas con todas las de la ley.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: