Frente a los Cubs, siempre surgen los recuerdos.

Es inevitable que siempre que nos enfrentemos a los Cubs, me venga a la mente, el que considero el juego más importante de nuestra historia. El quinto juego de la Serie por el Campeonato de Liga Nacional de 1984.

 

Lo cierto es que he perdido la cuenta del número de veces que habré visto este partido, pero es que no me canso de verlo. Me gustan los partidos históricos, y este en especial, en el que se juega en casa, siendo el partido decisivo de la serie, con remontada incluida, hace que este juego sea sencillamente genial.

 

Así pues cada vez que nos enfrentamos a los Cubs, se me viene a la mente el mayor éxito de los Padres en nuestra historia (hasta la fecha): el título de campeones de Liga Nacional.

 

Pero no sólo se me viene a la cabeza este gran juego. Más recientemente jugamos una decisiva serie frente a ellos, en la última semana de competición de la pasada temporada regular. En esa serie en el PETCO Park no nos fue tan bien, como nos fue en 1984. Sobre todo me acuerdo del último juego de la serie en donde perdimos 1-0, y encajando la única carrera del juego en la parte alta de la novena entrada. Una derrota sangrante, que a la postre fue decisiva, ya que nos dejaba con muy pocas opciones de lograr el título de división, de cara al último fin de semana de competición (a pesar de luchar hasta el último juego por ese objetivo) y porque terminamos a una sólo victoria de haber podido acceder a la postemporada, vía wild-card.

 

Así pues afrontábamos un juego, que no era más que un enfrentamiento primaveral más, pero que evocaba muchos recuerdos. Y en este juego recuperamos la efectividad ofensiva que habíamos demostrado tener frente a los Texas Rangers, el pasado jueves.

 

 

 

 1  

 2  

 3  

 4 

 5 

 6 

 7 

 8 

 R 

 H 

 E 

Chicago Cubs

0

0

0

0

0

0

0

4

0

4

5

1

San Diego Padres

1

0

2

0

2

6

2

1

X

14

15

2

CHICAGO CUBS 4 – SAN DIEGO 14 (3/19/11)

 

 

Hasta en tres ocasiones nos encontramos en la situación de bases llenas. En la tercera entrada y con dos outs, no pudimos aprovechar tan provechosa situación. Tampoco lo pudimos hacer cuando esta situación se repitió en la quinta entrada (en esta ocasión con tan sólo un out). Pero en ambos casos la entrada se saldó con dos carreras, que habían llegado antes de que las bases se llenasen. Pero a la tercera fue la vencida y tras llenarse las bases, en esta ocasión Headley se encargó de mandarla fuera del campo y pudimos ver el primer grand slam del partido.

 

Y no sólo Headley madó la bola fuera del campo, ya que también Maybin en el sexta asalto y Noel en el octavo, lograron un HR (solo HR en ambos casos).

 

Muchos bateadores de los Padres destacaron en el juego. Pero aun así destacaré a Petterson (que está impresionando muy gratamente en esta primavera, así como en el juego, con un doble y un triple, una carrera impulsada y dos anotadas, en dos turnos de bateo), Cunningham, Hudson y Maybin, con dos hits cada uno de ellos y Headly y Hawpe, con cuatro y dos carreras impulsadas, respectivamente.

 

La loma fue dominada únicamente por Harang y Luebke. Harang estuvo durante 5.1 innings, en los que lanzó 78 lanzamientos (45 strikes), en los que apenas si cedió dos hits y tres bases por bolas, sin permitir que los Cubs inaugurasen su casillero. Cuatro strikeouts se llevó en su haber.

 

Marcador que pudieron inaugurar cuando Luebke llegó a la loma, tras sustituir a Harang. Estuvo 3.2 innings, en los que lanzó 63 lanzamientos (37 strikes) cediendo tres hits y cuatro carreras, por culpa del gran slam que cedió en la octava entrada. Ramirez fue el responsable de evitar que los Padres blanqueasen a los Cachorros.

 

En otro orden de cosas, Thatcher le han dado buenas noticias sobre su hombro adolorido, ya que los resultados de la resonancia magnética en su hombro izquierdo, no mostró daños estructurales.

 

Thatcher, que ya ha recibido una inyección de cortisona (en esta primavera) recibirá otra el sábado. Después de esto, habrá que estar atentos a la evolución de su hombro.

 

Para terminar, comentar que las conversaciones entre Heath Bell y Jed Hoyer, para la renovación de nuestro closer, yase han puesto en marcha a pesar de que no haya transcendido que hubiese intercambio de cifras entre ambas partes.

 

Tan sólo ha habido mensajes de buena voluntad, de cara a lograr un acuerdo (que sería muy beneficioso para los fans), así como las declaraciones que recientemente ha hecho Bell, en el sentido de que los fans tendrán un papel muy importante en su renovación (en el sentido de que los Padres puedan contar con mayores recursos, porque los fans se acerquen al PETCO Park, del mismo modo que ya ocurriese el año pasado).

 

Pronto se tendrán que intercambiar cifras de dinero y de número de años. ¿Tal vez tres años por 25-27 millones de dólares? Lo más sensato sería llegar a un acuerdo que no fuerce más tarde al un traspaso de nuestro lanzador a otro equipo, como ya ocurriese con el caso de Peavy, no hace demasiado tiempo.

 

Como en el caso del hombro dolorido de Thatcher, en el caso de Bell, habrá que estar atentos a la evolución de los acontecimientos, de una de las figuras más relevantes del vestuario de nuestro equipo.

 

 

Hasta muy pronto desde España.

 

SIGUE PADRES HISPANOS EN FACEBOOK.

SIGUE PADRES HISPANOS EN TWITTER.

 

PUBLICADO EL 19 DE MARZO DE 2011

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: