Hell´s Bells, para el adiós de un grande.

Cierro los ojos y es como si volviese a ver el PETCO Park, retumbando de emoción porque su héroe aparecía, al son de campanas que hacían que se te pusieran los pelos de punta. Era el primer partido de los Padres que yo podía ver en el PETCO Park, gracias al viaje de luna de miel, que nos codujo a mi esposa y a mí desde España al Sur de California.

 

Lo recuerdo perfectamente, la sensación de emoción de ver en vivo lo que antes sólo había podido ver en televisión o internet, la sensación de cierta sorpresa al comprobar, como algo cotidiano a los sandieganos (ver un save más de Trevor), lo vivían como yo (que era mi primera vez)… Ganábamos tres a uno a Arizona y apareció él.

 

Yo intentaba explicar a Lola, mi mujer, que si lograba ver un save de Hoffman, el partido habría sido perfecto, mientras que Arizona colocaba jugadores en primera y tercera base, con un solo out. Confieso que me puse un poco nervioso, pero él no. Dos strikes outs más tarde, los Padres ganaban el juego, Trevor lograba un save más y yo me marchaba de San Diego, aún más enamorado de los Padres.

 

Cada uno tendrá su momento especial con Hoffman; el mío ya os lo he comentado. Siempre lo recordaré como un momento muy especial, grande. De costumbre me acuerdo de ese juego, pero hoy es un día señalado para recordarlo. El jugador más emblemático de la historia de los San Diego Padres, junto con Tony Gwynn, dice adiós a su increíble carrera deportiva, tras 18 años como lanzador, con 601 rescates (42 más que el panameño Mariano Rivera de los Yankees). Se marcha Trevor Hoffman, como el más grande closer de la historia de las Grandes Ligas.

 


Trevor Hoffman.jpg

Una injusticia del destino con él, fue privarle de un merecido anillo de campeón de las Series Mundiales, que bien pudo conseguir en el 1998, cuando los Padres rozaron la gloria definitiva, en un año en el que conquistamos la Liga Nacional y sólo los Yankees nos privaron de lograr también las Series Mundiales. Pero si el destino fue injusto con él en esto, también lo fue cuando tuvo que marcharse de los Padres a los Brewers, para terminar lejos de su hogar su prolífica y brillante carrera deportiva.

 

Yo aun albergaba esperanzas de poder disfrutar un último año de Hoffman, con la camiseta de los Padres. Pero al final no ha podido ser y no puedo negar que al leer la noticia de su retirada, me pesó un poco en el corazón de tristeza.

 

Pero como él mismo ha comentado, era hora de retirarse y seguir adelante. Y aunque pudo aceptar la oferta que los Padres le hicieron, de terminar con el uniforme de su corazón, finalmente la declinó y ha decidido seguir su camino fuera del diamante. Fuera del diamante, pero no fuera del PETCO Park, los Padres y el béisbol, ya que la buena noticia es que regresa a la familia de los Padres, en un puesto todavía a determinar. De hecho los Padres tienen planificada una rueda de prensa para anunciar de manera oficial su retirada y el nuevo rol que jugará Hoffman en los Padres.

 

Como se podía leer en la web de los Padres, Jeff Moorad, presidente ejecutivo del equipo, dijo que Hoffman pasará el año de aprendizaje, en diferentes facetas de la oficina, incluidas las operaciones de béisbol, antes de que se decida en donde concentrar sus energías. Su incorporación a las oficinas de los Padres, es una decisión totalmente justa, porque de un modo u otro, Trevor tenía que regresar a su casa.

 

Aparte de los 601 saves, termina su carrera con un registro de 856 juegos, un record de 61-75 y una efectividad de 2.87 con 1,133 ponches y sólo 307 caminatas en 1839 entradas y 1/3. En el recuerdo queda su mejor temporada, la de 1998, cuando convirtió 53 de 54 oportunidades de salvamento y permitió 12 carreras limpias en toda la temporada para una efectividad de 1.48 con los Padres, y su único anillo de campeón. No de las Series Mundiales, pero si la Liga Nacional. Y como no, en el recuerdo el día en el que logró batir el record de saves de la historia.

 

Todo eso en el recuerdo, pero el futuro le tiene que reportar grandes alegrías y muy cercanas en el tiempo. Primero su número se retirará y el 51 ondeará orgullo en el PETCO Park, para deleite de todos los fans de los Padres. Después, a esperar al 2016, donde será candidato al Hall of fame. La Clase del 2016 se merece tener al gran closer en sus filas. Entonces otro Padre llegará a Cooperstown y una gorra más de los Padres, adornará tan ilustre lugar.

 

¡GRACIAS TREVOR HOFFMAN, POR TODO! ¡GRACIAS POR SER UN PADRE!

 

AQUI, UN MERECIDO TRIBUTO.

 

 

 

Hasta muy pronto desde España.

 

 

SIGUE PADRES HISPANOS EN FACEBOOK.

 

SIGUE PADRES HISPANOS EN TWITTER.


Berkut Martin 2.jpg

1 Comentario

Hola, amigo, es una pena q se retire Trevor, desde el 2005 q soy fan de los padres y tambien vivi muchos salvamentos, q buena onda, q tu lo hayas podido ver. Solo q no entiendo el titulo de tu Nota “HELLS BELL” es una cancion de AC/DC, q tiene q ver esa cancion con Hoffman? Ojala puedas explicar eso. Saludos!

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: